HUV, Salud y Corrupción

Compartir

Como la grave situación que enfrenta hoy el Hospital Universitario del Valle (HUV), están muchos hospitales públicos en el país, donde son las masas, muchas de ellas con enfermedades de “alto costo”, las que pagan las consecuencias.

Revolución Obrera respalda la justa lucha de los obreros de éste y todos los hospitales del país, anima a seguir el ejemplo de apoyo y lucha de los estudiantes de la Universidad del Valle contra el cierre del hospital y llama a todos los luchadores a unir su fuerza en un mismo movimiento para enfrentar la enorme carga de un Estado opresor que está a favor de los que se han robado la salud pública convirtiéndola en un inhumano negocio.

¡La principal culpa de este problema la tienen los capitalistas y su Estado corrupto, no las masas trabajadoras!

Son ellos quienes desmontaron el “Estado de bienestar” obligado para los imperialistas desde los años 30’s en todos los países bajo el dominio del capital, para que la revolución proletaria mundial no avanzara en sus zonas de influencia.

Mientras los países capitalistas se hundían en la peor crisis económica que habían sufrido hasta los años 30’s, la Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas (URSS) con un sistema socialista a todo vapor, al servicio de los trabajadores, alcanzó un promedio de vida entre sus habitantes de 70 años, como fruto del esfuerzo por mejorar la calidad de vida. Era la primera república del mundo donde el número absoluto de médicos era más alto en proporción al total de la población. Tan sólo en un semestre, el socialismo puso en servicio nuevos hospitales para 12 mil camas y nuevas policlínicas para 23 mil visitas por turno.

Lo anterior muestra lo desoladora que es la situación en Colombia, donde al contrario se quitan camas por miles y se le cierran hospitales públicos a los usuarios de las masas. Es que un país capitalista oprimido, donde el mayor costo del Estado es el pago al capital financiero internacional mediante la deuda externa, el gasto militar para oprimir y el sostenimiento de la burocracia corrupta, no hay dinero para mejorar la calidad de vida de los trabajadores. Y mientras persista este sistema de opresión y explotación la situación será peor si los trabajadores no luchan como una sola fuerza.

Hoy a los obreros jubilados, el gobierno de Santos les cobra el 8% de la cotización en salud, mientras los capitalistas se zafan de pagarle este beneficio y demás prestaciones sociales a más de 12 millones de obreros que la estadística oficial los reporta como en la “informalidad”.

El actual Plan Nacional de Desarrollo, aprobado por el Congreso al que hoy Santos le sube el sueldo, redujo del presupuesto nacional el rubro para la inversión social en salud, pero dichos funcionarios no tiene reparo para poner a los gerentes a los hospitales que sobre facturan para pasarle la tajada a estos “padres de la patria” que les han puesto en el cargo.

El mismo Emilio Tapia – capo del “cartel de la contratación en Bogotá”—reconoció que “todas las EPS son un negocio. Giran una plata por afiliado y realmente se gastan menos de la mitad.” Esto lo dice un bandido que manejó el negocio junto con los hermanos Moreno-Polo, en la capital. Pero a desmentir estos argumentos sale el Ministro mentiroso Alejandro Gaviria –protector de las ratas de las EPS’s entre ellas la familia Uribe Moreno–, sosteniendo sin sonrojarse que el problema de la crisis de la salud es que está cargando con mucha gente que no cotiza, cuando los mismos capitalistas excluyen a los obreros de este derecho, donde por ejemplo el 68 % de los más de 22 millones de obreros que laboran en el país no tienen plena seguridad social; es decir, no están afiliados a salud, entre otros.

Así es que la corrupción del Estado es una de las causas medulares de la crisis de la salud pública. En Bogotá por ejemplo, los hospitales de tercer nivel terminaron el 2010 con 30.000 millones de déficit, en la administración del Polo donde se dio la feria de la contratación. Las masas pagaron los platos rotos de dicho saqueo. Por ejemplo La EPS que se creó, Capital Salud en la administración del Polo- Morenos, luego de que les resolvió el problema a otras EPS que se salieron del negocio y les recibió a sus pacientes, fue liquidada.

Por esto, trabajadores, estudiantes y usuarios deben unir en un solo puño su lucha, porque los causantes de la situación no son los obreros, sino los capitalistas y su Estado.

Por lo anterior, si se quiere salvar la salud pública definitivamente, hay que acabar con el principal responsable de su crisis: el régimen capitalista y el Estado que lo sostiene.

Por ese camino debe transitar la actual lucha de las masas, porque ni el Estado, ni los politiqueros salvarán los hospitales y la salud que ellos mismos han saqueado. Solo el pueblo colombiano podrá poner freno a este robo del sistema y tragedia de los usuarios, mientras se preparan las batallas decisivas para acabar con el sistema de esclavitud asalariada que convierte todo en negocio, hasta la salud.

Tomado de: Revolucion obrera No. 438

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Milagros dice:

    Muy buen aporte, muy recomendable! Un cordial saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *