Entre el GEA y Daniel Quintero No Hay Menos Malo

Compartir
Entre el GEA y Daniel Quintero No Hay Menos Malo 1

Hace unos días circuló por redes sociales el video de un debate en el consejo de Medellín en donde un radiólogo realizó duras críticas al alcalde de Medellín y salió en defensa del Grupo Empresarial Antioqueño (GEA) mostrando a Medellín como un ejemplo de democracia.

En el trasfondo de esta disputa interburguesa en marcha, están los 2 billones de inversiones de EPM, los escándalos de corrupción y la repartición de los puestos burocráticos en la administración de la empresa.

En el video se comienza indicando que la ciudadanía está harta de la politiquería, que la gente buena son la mayoría y que la burguesía paisa son “los empresarios y arrieros que han apoyado al sector público y Medellín es un orgullo”.

El radiólogo no menciona que “los empresarios y arrieros” son el gran conglomerado empresarial, encabezado por la fundación pro Antioquia que aglutina a grandes empresas como: Conconcreto, Grupo Argos, grupo Bancolombia, Fundación Hospitalaria San Vicente de Paul, Grupo Nutresa, Grupo Familia, Grupo de Inversiones Suramericana, New Stetic S.A; y que desde hace más de 40 años ha utilizado las empresas estatales de Medellín como fortín económico para lucrarse con los contratos y proyectos de infraestructura, tecnológicos y sociales mediante la forma de organización llamada gobierno corporativo. Tal como se pudo evidenciar en los casos recientes como ISA, Tigo Comunicaciones e Hidroituango, en donde estuvieron involucrados en graves hechos de corrupción.

Además, estos “emprendedores” han estado vinculados con el cartel de Medellín y las bandas delincuenciales que azotan las comunas populares de la ciudad, con toda la tragedia de violencia y descomposición social que padece la población.

No es cierto que con el GEA exista democracia en Medellín, esconden tras el regionalismo, que el grupo empresarial cuando fundió lo público y lo privado, fue para beneficiar los monopolios y no la población, convirtiéndose en monopolistas internacionales apoyándose en la corrupción.

Es cierto que el alcalde Daniel Quintero, como cualquier mandatario del Estado burgués, no escapa a la improvisación, la ineptitud y el despotismo como le señalan frente al problema de comunicaciones durante los confinamientos, con los trinos de última hora que llevaron a un caos a la ciudad cada fin de semana; resolver el problema del hambre generalizada en los barrios populares y el alto desempleo y trabajo informal de la ciudad.

La verdad es que desde el consejo de la ciudad, tanto Quintero como el GEA, han emprendido acciones comunes en contra de los trabajadores como aumentar impuestos, elevar el costo de los servicios públicos, descargar la crisis económica sobre el pueblo, como lo han hecho hasta ahora.

Por esa razón los trabajadores en la ciudad no deben caer en la trampa de ponerse del lado del GEA impulsando la tal «Revocatoria YA», ni salir a defender al alcalde, porque ninguno de los dos bandos de la burguesía representa sus intereses. Si el GEA emprendió una campaña de revocatoria en contra del alcalde de Medellín no es porque le preocupe el rumbo de la ciudad, sino porque se están afectando sus intereses económicos.

Participar en propuestas como las revocatorias desvían al pueblo del verdadero camino para garantizar mejores condiciones económicas, sociales y políticas; es con el Paro General Indefinido como se puede hacer retroceder al Estado frente a todas las medidas antiobrera y antipopulares, que aplicarán los mandatarios, llámese Duque, Quintero, López, Petro, Pepito, etc.

El Estado burgués es un instrumento al servicio de los explotadores; por tanto, empresas como EPM que se dicen ser “publicas” generan en realidad ganancias para los grandes capitalistas; el proletariado no tiene acceso a su administración en el capitalismo, es mentira que les pertenece al pueblo, y si bien es correcto luchar porque no sean privatizadas para no dejarles todas las ganancias y el control a los monopolios, la única manera para que sean verdaderamente del pueblo y estén a su servicio, es destruyendo el Estado burgués e instaurando un nuevo Estado de Obreros y Campesinos.

También te podría gustar...