El Estado asesina a los excombatientes de las Farc, ¡responder con la lucha revolucionaria!

Indepaz reveló una cifra aterradora: este año van 39 firmantes del Acuerdo de paz entre las Farc y el gobierno de Santos asesinados; y en total, son 288 exguerrilleros desde que este se firmó. No han valido las «medidas» ordenadas por la JEP a diferentes instituciones estatales para supuestamente proteger a los firmantes y a sus familias. Y no se podía esperar nada diferente, pues esto es como si el ratón le pidiera al gato que le garantice la vida.

El régimen narcoparamilitar en cabeza del títere Iván Duque, no le interesa en lo más mínimo, proteger la vida de los antiguos combatientes de las Farc. Por el contrario, una de las promesas con que el uribismo se hizo nombrar fue la de «hacer trizas los acuerdos». Es por eso que muchos de ellos y sus familias han sido víctimas de homicidios, estigmatización, extorsiones, persecución en motocicletas, atentados y amenazas de diferente tipo, como lo han denunciado varias veces. Así opera el terrorismo de Estado contra estas mujeres y hombres que confiaron, tanto en la democracia burguesa, como en sus jefes y camaradas de lucha, lo que les llevó a entregar las armas y finalmente, quedar desarmados y no tener materialmente con qué responder ante los ataques del enemigo.

¡La paz de los ricos es la paz de los sepulcros! Lastimosamente esta es una verdad comprobada con los cientos de muertos que están poniendo los exFarc; pero que ya había sido más que comprobada con el genocidio de la Unión Patriótica la cual fue exterminada por el Estado y sus fuerzas militares y paramilitares, pero de lo cual no aprendieron la lección todos aquellos que hoy vuelven a ser asesinados por las balas estatales. Y esto es apenas un ejemplo de lo que le sucede a los luchadores de base cuando confían en el Estado burgués terrateniente.

Rechazamos estos ataques por parte de las clases dominantes y su podrido Estado y llamamos a los excombatientes a que no confíen en la democracia burguesa que es dictadura contra el pueblo. Muchos de los que otrora militaron en las Farc, lo hicieron convencidos de que ese era el camino para acabar con las injusticias del podrido sistema capitalista, contra la ignorancia y el hambre en que las clases dominantes han sometido a las masas populares del campo y la ciudad, a pesar de que los objetivos de dicha organización no pasaran de ser reformistas.

Invitamos a esos hombres y mujeres honestos a tomar el camino de la lucha revolucionaria, que hoy exige construir el Partido político del proletariado, uniendo en sus filas a su vanguardia que dirija y organice la revolución Socialista en Colombia como parte de la Revolución Proletaria Mundial. Exige, no bajar las armas y mucho menos entregárselas a los enemigos del pueblo, sino, vincularse a las masas para organizar Grupos de Choque, Guardias y Milicias Populares, y en ese terreno, sí que pueden contribuir, guiados por una política revolucionaria, todos los excombatientes que hoy son el blanco de ataque del Estado y el régimen narcoparamilitar.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.