Por Esteban y por todos los caídos, a las calles a tumbar el régimen paramilitar

Por Esteban y por todos los caídos, a las calles a tumbar el régimen paramilitar 1

Hace dos años a Esteban Mosquera el Esmad le arrancó un ojo con una granada aturdidora cuando luchaba por educación para los jóvenes. Ayer, los paramilitares amparados en el Estado le arrebataron la vida a balazos por luchar para que la juventud y el pueblo trabajador tuvieran un futuro mejor. Cuando en un país se asesina por exigir un mínimo de dignidad, ¡la rebelión de justifica!

Los responsables del crimen de Esteban y de todos los que han caído, especialmente en el reciente levantamiento popular, hipócritamente lamentaron su muerte: el alcalde y el comandante de Policía de Popayán, así como el títere Iván Duque, con desfachatez “condenaron el crimen”, llamaron a hacer “una investigación exhaustiva”, pero ya todos sospechan que este será otro crimen que quedará en la impunidad.

¡Justicia exige el pueblo! Pero ella solo será posible con la lucha revolucionaria del pueblo en las calles. Que sea este 28 de agosto en el que se cumplen 4 meses del Paro Nacional, para reivindicar la justa rebelión popular y a los dirigentes caídos, y para llamar al todo el pueblo nuevamente al Paro Nacional, parando la producción, con las Primera Línea mejor preparadas para defender a los manifestantes e ir a la ofensiva contra el Esmad, con las guardias y milicias populares para proteger a los dirigentes, con las Asambleas Obreras, Campesinas, Populares… mejor organizadas como verdaderos embriones del nuevo poder que surja desde abajo, preparando así las fuerzas para derrocar el régimen paramilitar con la insurrección popular.

No es hora de escuchar a quienes invitan a movilizarse el 26 dizque para presionar sus miserables propuestas de reformas en el congreso, ni a quienes están embolatando la preparación de la lucha y el paro organizando listas para los inservibles consejos juveniles, o dando consejos o apoyando politiqueros para votar el año entrante. En las urnas no se logrará que los asesinos paguen por sus crímenes, ni se conquistarán las justas reivindicaciones por las que luchaba Esteban Mosquera y los demás compañeros caídos por las balas asesinas del Estado y el régimen mafioso.

Por nuestros muertos, ¡A las calles a tumbar el régimen paramilitar!

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.