«ESTAMOS SUFRIENDO MÁS QUE CUANDO NOS LEVANTARON A PLOMO»

Compartir

"ESTAMOS SUFRIENDO MÁS QUE CUANDO NOS LEVANTARON A PLOMO" 1

Con esa frase, tomada de uno de los dirigentes de Bojayá, se titularon varias columnas en los medios. Es una frase contundente desnudando la tragedia que no termina para un pueblo hace años bombardeado por las Farc y los paramilitares, y hoy bombardeado por los politiqueros y el gobierno.

Sin acueducto, sin energía, sin salud, sin educación… Bojayá padece la tragedia de las regiones solo tenidas en cuenta por la ganancia de los grandes grupos que destruyen su entorno y se roban su riqueza, o recordadas cada cuatro años por los politiqueros en campaña que le prometen el cielo y la tierra.

Y justo ahora en medio de la farsa electoral, la gente de Bojayá volvió a ser noticia, esta vez, cuando las autoridades acudieron presurosas a disuadir a los habitantes de su decisión de tomarse la Registraduría e impedir las elecciones hasta que no se les resolviera el problema de los servicios públicos.

¡Ahora si escucharon la voz del pueblo! La protesta obligó a una visita de urgencia del gobernador de Chocó, Jhoanny Carlos Palacios, y todo su gabinete, junto con los altos mandos militares y de policía, anunciando la compra de una planta para dar salida inmediata al problema del fluido eléctrico. Pero nada habían hecho desde el 5 de diciembre de 2017 cuando el pueblo decidió irse a «paro cívico», como tampoco nadie había hecho absolutamente nada en estos dos meses y medio cuando el pueblo se quedó sin energía.

Solo ahora prestan atención y firman un acuerdo para garantizar la farsa electoral y para impedir lo sucedido hace un mes en Unguía, donde por la misma problemática el pueblo se insurreccionó, se tomó las calles, incendió el Palacio Municipal, las instalaciones de la empresa de energía y algunos vehículos oficiales obligando a las autoridades a firmar un acuerdo.

Los pobladores de Bojayá siguen sufriendo la tragedia pero ya no están dispuestos a soportarla. Su mensaje es diáfano como las voces de sus representantes, para quienes está claro que la única voz que escuchan los representantes de la democracia de los ricos, es la de la rebeldía, de la lucha directa y en las calles, del boicot a la farsa electorera, de impedir la engañifa del circo de cada cuatro años.

Una magnífica lección brindan las masas de Bojayá cuando se atreven a oponerse al mecanismo con el que los ricos legalizan su dictadura contra el pueblo, ejercida allí no solo con las armas militares, paramilitares y guerrilleras sino con la indiferencia de las Instituciones del Estado.

Una vez más son las grandes masas populares quienes despliegan la iniciativa y descubren nuevas formas de lucha en oposición a la farsa electoral, reafirmando una consigna que ya es patrimonio de la mayoría del pueblo colombiano: ¡Ni el Estado, ni los Politiqueros, Solo el Pueblo Salva al Pueblo!

También te podría gustar...