ENCARANDO A UN DIRIGENTE SINDICAL

Compartir
ENCARANDO A UN DIRIGENTE SINDICAL 1

Ha llegado a nuestro correo esta comunicación, que nos parece importante dar a conocer a todos nuestros lectores, en la que se evidencia la discusión de los dos caminos del paro; una muestra de la posición concertadora de los dirigentes de las centrales, que al final ha beneficiado al régimen para seguir aplicando sus medidas antiobreras y antipopulares.


Los medios modernos de comunicación, son una herramienta excelente; permiten enterarse y aprender de muchos temas, intercambiar opiniones, participar en discusiones con simpatizantes y opositores de algunas posiciones, ideas o políticas; difundir noticias, compartir artículos variados,… Precisamente esto me permitió conocer un comentario subido a un grupo de WhatsApp, hecho por alguien sobre lo que sucedió el 20 de febrero en Medellín durante la movilización de profesores en el marco del paro de 48 horas, y el ataque del Esmad a los estudiantes de la Universidad de Antioquia.

El comentario dice: “Muy triste escuchar a los dirigentes de los sindicatos gritar “unidad y lucha” y luego desviar la marcha que iba hacia el parque de los deseos, llevando a los docentes a la sede de Adida, cuando deberíamos unirnos a los estudiantes de la UdeA, y fortalecer su protesta por el respeto a la autonomía universitaria y la exigencia de no permitir la entrada del Esmad al campus universitario. No comprendo ¿qué entienden estos dirigentes por unidad? Unidad mientras sea una protesta cómoda, lucha si no es con riesgos? Hablamos y salimos al paro por los riesgos de los compañeros docentes, de aquellos que han dado su vida cumpliendo con su labor, pero los dirigentes se mueren de susto ir a acompañar a los estudiantes porque “allá está el Esmad”. Marchar y protestar en la comodidad no nos va a llevar a ningún lado. Triste saber que las instituciones quedaron vacías ayer y hoy, no obstante, la marcha no fue multitudinaria, nos falta compromiso, nos falta verraquera, parece que nos falta indignación. Tal vez nos sobra miedo, comodidad o resignación”

Me pareció un comentario muy bueno y por eso lo compartí a otros grupos. Al momento llegó a mi WP personal la respuesta del señor Diógenes Orjuela, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores –CUT-. Esto generó un intercambio de mensajes, los cuales transcribo a continuación porque considero que la discusión no debe ser cerrada, sino pública, de cara al importante ascenso que ha tenido el movimiento de masas en Colombia y el papel que han jugado los jóvenes, y que debe tener el movimiento sindical, los campesinos, los obreros y demás sectores, para la preparación y realización del Paro Nacional Indefinido, o Huelga Política de Masas.

Diógenes Orjuela: “La pregunta es al revés. Por qué los estudiantes de la UDEA no fueron a la marcha y se quedaron en la universidad. Eso no fue lo orientado por el CNP. Claramente se orientó a nivel Nal. Todos a la Movilización con Fecode!”.

ACTIVISTA: Respondan ustedes como debe ser, y deberían pronunciarse rechazando los brutales ataques del Esmad a los estudiantes en Medellín y Bogotá. Método terrorista de los respectivos alcaldes con su protocolo de seguridad.

D.O.: Nuestras marchas fueron pacíficas y no fueron agredidas ni por la policía ni por el Esmad, vuelvo y pregunto por qué no van a las marchas pacíficas?

ACTIVISTA: Porque los estudiantes y muchos otros sectores ya no creen en esas marchas pacíficas, que no están afectando realmente al Estado ni a los grandes empresarios, ni al capital financiero. Ya no creen en esos llamados a paro de un día o dos; están cansados de oír hablar de paro, y nada que se da algo contundente. El pueblo quiere ya Paro Nacional Indefinido; paro de la producción preparado por la base y al calor de la lucha callejera, en unidad de campesinos y demás sectores explotados por la burguesía, terratenientes e imperialistas. Un paro preparado y realizado confiando en la fuerza de las masas organizadas, y no confiando en el Estado, ni en la farsa electoral que cada cierto tiempo se da para seguir llevando al pueblo a confiar en sus enemigos de clase.

D.O.: Ahh bueno entonces no pida que nuestras marchas vayan a donde están ustedes. Sea coherente. Eso sí las nuestras son más grandes que sus actos aislados y sin masas. Y deje de hablar a nombre del pueblo. Quién lo autorizó. No suplante a las masas.

ACTIVISTA: ¿”nuestras marchas”? ¿Quiénes son los que suplantan a las masas? Uds., los dirigentes de las Centrales, que han dicho que el 21N y 22N el pueblo salió masivamente a las calles porque ustedes convocaron. Lo que pasó es que se vieron presionados a llamar a paro por el ascenso del movimiento. Pero luego se dedicaron a apaciguar la lucha y pensar solo en reunirse con el gobierno y participar en la mesa de concertación del salario, desconociendo que el pueblo estaba en las calles y pedía era exigir con la lucha, un alza general de salarios.

D.O.: Por qué se empeña en hablar a nombre del pueblo. Cuándo se reunió el pueblo para nombrarlo vocero. No suplante las masas le vuelvo a decir. Quién dijo que lo que Ud. piensa es lo que piensa el pueblo.

ACTIVISTA: A ustedes, los dirigentes de las Centrales, ¿quién los eligió, en qué asamblea los eligieron para hablar a nombre de los obreros y de todo el pueblo para dirigir el Comité Nacional de Paro, y para ir a hablar con el gobierno? ¿No ha escuchado las opiniones mayoritarias en las reuniones del CNP y del 30 y 31 de enero, donde el pueblo les manifestó el rechazo a su actuación? Yo le expreso lo que se ha visto y lo que hacen saber las masas, quienes no se sienten representadas por las direcciones de las Centrales Obreras.

D.O.: En la CUT nos eligieron por voto directo. Este ejecutivo lo eligieron 500 mil afiliados. Para ingresar se necesitan, mínimo 10 mil votos.

¿A ud., quién lo eligió y para qué?

Oiga compañero ¿y en donde se reunió el pueblo 30 y 31?

Hasta ahí llegó el intercambio de mensajes, no respondí a estas últimas preguntas porque no es un asunto personal.

En primer lugar, aclaro, no estoy hablando a nombre del pueblo ni suplantando a las masas, ni me han elegido como vocero, como insiste en preguntar el señor Orjuela. Soy una persona del pueblo, trabajador, luchador, pero que conozco algo del movimiento de masas, y he visto cómo el movimiento obrero y todo el pueblo trabajador se ha esforzado para organizarse, luchar por conquistar y defender sus derechos a través de la lucha directa, y cómo este movimiento viene en un gran ascenso; pero también he visto cómo algunos dirigentes arrodillados y traidores empotrados en las direcciones de las Centrales Obreras por años, han entregado las luchas, se han vendido al Estado y a los explotadores sirviendo a sus intereses; unos dirigentes que solo piensan en sus beneficios personales haciendo de puente para llevar al pueblo a confiar en sus eternos enemigos, que son los burgueses, terratenientes e imperialistas.

Hago parte de un Comité que trabaja realmente por interpretar y recoger el sentir de las masas; soy apenas una parte de los activistas que hoy en día se alzan y luchan por defender los verdaderos intereses de los trabajadores, en contravía a lo que dicen los burócratas sindicales que al final siempre se venden por un plato de lentejas, como lo han hecho en la farsa de negociación del salario mínimo.

Las opiniones del señor Diógenes Orjuela son la clara expresión del comportamiento de los dirigentes de las Centrales Obreras y del Comité Nacional de Paro, quienes se creen los dueños del movimiento de masas, se atreven a pensar que son ellos los que deciden cuándo y cómo se moviliza el pueblo, y que deben ir a donde ellos digan como si fueran borregos; desconocen totalmente el papel protagónico que tienen las bases creyéndose ellos los únicos actores en la lucha.

Son unos dirigentes que confían en el Estado y desconocen el papel decisivo que tienen las masas; han venido apaciguado la lucha, y desde el mismo cuatro (4) de octubre del año pasado en el Encuentro Nacional de Emergencia, cuando se vieron obligados a llamar al paro del 21 de noviembre, manifestaron que esta lucha debía encaminarse a las elecciones de ese mismo mes.

Este señor Orjuela, se ufana de sus marchas pacíficas y cuestiona por qué los estudiantes no van a donde ellos ordenan. A estos dirigentes y sus marchas pacíficas, solo les interesa salir en unas caminatas de carnaval que no vayan a perjudicar ni tocar el bolsillo de los explotadores; salen ellos encabezando la marcha, se limitan a posar para la foto y tomarse la tarima con sus discursos mentirosos. Dejan solos a los estudiantes y a la juventud en general que ha sido vanguardia en los últimos meses; les dan la espalda, mostrando con ello un apoyo abierto e incondicional a la fuerza represiva del Estado y a los protocolos de seguridad aplicado por los alcaldes reformistas de Bogotá y Medellín.

Respecto a la última pregunta que hizo el señor Orjuela: “Oiga compañero ¿y en donde se reunió el pueblo 30 y 31?”, no sé a qué se refiere. ¿Será que no se percató? ¿o se está haciendo el bobo? ¿o desconoce quiénes estuvieron en el evento del Jorge Eliécer Gaitán y posteriormente en la Universidad Nacional? ¿Será que sigue comiéndose el cuento que él y sus amigos dirigentes fueron los protagonistas?

Bueno, pues habrá que refrescarle la memoria un poquito. El 30 y 31 de enero de 2020, estaba convocado por el CNP, el II Encuentro Nacional de Organizaciones Sociales, el cual generó mucho descontento y críticas por la forma como fue organizado desde los mismos dirigentes del CNP, quienes pretendieron cerrar las puertas a la inmensa mayoría del pueblo que venía en lucha desde el 21N, y hacerlo solo para un reducido número de personas, controlado a través de inscripciones, que finalmente tampoco respetaron; querían imponer de nuevo sus métodos burgueses de dirección, con el orden del día y la declaración política. La asistencia sobrepasó la expectativa de estos señores, las masas estaban en todo su derecho a estar en este evento porque era de ellas, no de esos dirigentes burócratas, que son en realidad los divisionistas del movimiento; por eso se presionó y se consiguió la entrada para todos.

Al verse de nuevo derrotados y desenmascarados, se fueron, no sin antes hacer saber que quienes no estuvieran de acuerdo con ellos, hicieran el encuentro por aparte. Efectivamente, continuando con su política divisionista, consiguieron dos lugares para el día siguiente; la dirigencia de las Centrales Obreras se reunió con quienes quisieran irse con ellos, en el auditorio de Cafam, Floresta; y mandaron a otros de su combo para seguir manejando a los que se fueron para la U.N.

Las posiciones críticas que repudian dirigentes sindicales como Diógenes Orjuela, no son propias de una persona; son el sentir de la inmensa mayoría del pueblo trabajador colombiano, que no se siente representado por ellos. Como activista y parte de un Comité de Lucha confío precisamente en la fuerza poderosa de las masas y, como seguidora y lectora de Revolución Obrera, he decidido enviar esta comunicación a ellos para que sea publicada, pues he visto en este medio cómo explican, educan y concientizan a la clase obrera, a los campesinos, a los estudiantes,… en temas tan importantes como: los dos caminos propuestos para la lucha, el papel del Estado, el verdadero significado de fechas importantes para el proletariado (por ejemplo, Primero de Mayo, 8 de Marzo, y muchas otras).

Muchas gracias,

Fraternal y combativamente,

Activista y lectora de Revolución Obrera

También te podría gustar...