Coronavirus: un Motivo Más Para Acelerar el Paro General Indefinido

Compartir
Coronavirus: un Motivo Más Para Acelerar el Paro General Indefinido 1

Los casos positivos con Coronavirus en Medellín y Bogotá, de viajeros provenientes de Europa, originó toda una campaña exagerada por parte de los medios de información al servicio del poder, cuya finalidad ha sido generar pánico, distraer y desviar la atención del público para resguardarle la espalda al gobierno mafioso, que nuevamente se ha visto sacudido por otro bochornoso escándalo de financiación y compra de votos por un reconocido narcotraficante para la campaña presidencial de Duque. Como en otros países, al COVID-19 se le pretende sacar provecho político por parte del gobierno, prohibiendo las concentraciones y manifestaciones, un argumento más para reprimir y violentar al pueblo en pie de lucha.

Sobre el coronavirus se ha especulado mucho, por ejemplo, en redes circula información asegurando que es un arma biológica desarrollada por Estados Unidos con el fin de agudizar la guerra comercial con China, otros aseguran que son las terroríficas pestes apocalípticas del fin del mundo con que amenazan las religiones reiteradamente, algunos se aterran por el fin de la humanidad, otros cuestionan el asunto críticamente y dan cifras exactas, pero para no caer en el campo especulativo, objetivamente se puede asegurar lo siguiente:

  1. El coronavirus no es un virus nuevo, es un virus que ha cohabitado con el hombre por muchísimos años, lo nuevo es la reciente mutación conocida como COVID-19, que al parecer es más infecciosa, pero que aun así ha sido incluso llamada por muchos expertos como “epidemia mediática”.
  2. Los síntomas son casi idénticos al de un resfrío común para la inmensa mayoría de la población, el mismo sistema inmune combate el virus y los síntomas no se agravan para esa inmensa mayoría, los cuales desaparecen aproximadamente en 15 días. La capa de la población vulnerable son las personas mayores y personas con sistemas inmunes comprometidos o que padecen otras enfermedades como diabetes o del sistema respiratorio, en esas personas el virus puede ejercer un efecto devastador, como lo hace cualquier gripa en esta población.
  3. La tasa de mortalidad reconocida por la Organización Mundial de la Salud para el coronavirus en Wuhan (China) es del 2 al 4%, por fuera es del 0.7%, es decir, se pueda catalogar como un virus con una baja tasa de mortalidad, comparado por ejemplo con la influenza estacional en Estados Unidos y que el año pasado generó 10 mil muertes, o con el Ébola, un virus altamente letal que tiene una tasa de mortalidad superior al 90%, u otras enfermedades endémicas generadas por microorganismos, muchas de ellas curables, que ocasionan cientos de miles de muertes al año en el mundo como la malaria, el cólera o el dengue, pero que a los medios no les merece las campañas publicitarias —o mejor dicho, las campañas de pánico y miedo— porque no van a invertirse montañas de dinero en atenderlas ya que las sufren las personas más pobres del planeta.
  4. El coronavirus es un “tester” de los sistemas de salud y la capacidad de maniobra de los distintos países, y para el caso, en países como Italia, muestran que a pesar de ser un país más avanzado, la inmensa mayoría de la población cuenta con un sistema pésimo de salud, hecho que nos previene ya que al desatarse en Colombia la epidemia, la tasa tendería a crecer un poco más del 4% por la bancarrota y las condiciones paupérrimas del sistema de salud y las altas tasas de desnutrición de la población, siendo ésta última uno de los principales factores que aumentan el riesgo frente a cualquier enfermedad.
  5. El virus se esparce más fácilmente en poblaciones altamente concentradas, o sea, en ciudades y poblaciones urbanas, y por tal motivo, afecta especialmente al proletariado por ser más precaria su forma de vida, más insalubres y hacinadas sus viviendas, más paupérrimo su sistema de salud, más pésimo el sistema de transporte, siendo una característica peculiar y condición de contagio, el constante hacinamiento en la habitación, en el colegio, en la fábrica, en el transporte, etc.
  6. Los países imperialistas como Estados Unidos, Rusia, China y otros poseen todo un arsenal biológico conservado en laboratorios para una eventual guerra mundial. Estados Unidos ha usado en el pasado a gran escala tal armamento para aniquilar poblaciones enteras, como en las guerras de Corea y Vietnam, una práctica que debe ser denunciada y combatida por ser armas usadas para el genocidio y el exterminio masivo, para la preservación de los intereses más mezquinos y sucios de unos cuantos grupos financieros y monopolísticos.
  7. Las teorías de que el más inofensivo microorganismo puede condenar a la humanidad al exterminio son apocalípticas y mitos sembrados por la religión, el cine y los gobiernos con el fin de mantener el dominio a través del miedo y el pánico general, para la manipulación y la preservación de los intereses de las clases dominantes. Así ha ocurrido históricamente, por ejemplo, en la gran peste bubónica en la Europa feudal en el Siglo XV, los reyes y monarcas la usaron como pretexto para eliminar y masacrar a los judíos con el sofisma de que eran ellos quienes envenenaban el agua y por eso la gente se enfermaba y moría.
Coronavirus: un Motivo Más Para Acelerar el Paro General Indefinido 2

Ahora bien, la pretensión del gobierno de Duque de prohibir las manifestaciones y concentraciones públicas, precedida de toda la retahíla periodística de los medios de “evite las reunionitis, los tumultos y concentraciones”, se encamina a fortalecer aún más la violencia y el terrorismo de Estado, ahora con el nuevo pretexto de la “defensa de la salubridad pública”. Con el coronavirus pretenden desmovilizar por el miedo o disolver por la fuerza los movimientos de masas, las manifestaciones, los paros y las luchas cotidianas que se vienen desarrollando en el país; una pretensión que se debe revertir con la educación real de lo que implica la epidemia y con la agudización y exacerbación de la lucha del pueblo que objetivamente se encamina hacia un gran Paro General Indefinido.

El peligro de contagio por el Coronavirus es real, pero no debe impedir la lucha. Por el contrario, debe ser un motivo más para arreciar la rebelión popular por salud, educación y vivienda dignas para el pueblo, para lograr mediante la Huelga Política acabar con las EPS y las AFP en manos de los criminales capitales privados.

Lo que debe hacer el movimiento obrero y popular es incentivar entre los trabajadores las medidas preventivas bastante difundidas en los medios:

  • En cada casa y en lo personal, lavado frecuente de las manos con jabón, tomar agua constantemente, estornudar cubriéndose la boca con el codo flexionado o un pañuelo desechable, hacer el auto-test de respiración, utilizar la careta en caso de advertir los síntomas y abstenerse de salir en caso de confirmarlos.
  • En todas las empresas exigir y controlar la implementación de las medidas preventivas y sanitarias necesarias para evitar la propagación y atender la emergencia en caso de presentarse el primer caso.
  • En los sitios de concurrencia públicos como estaciones de transporte masivo, centros comerciales, escuelas, colegios, universidades, iglesias, edificios… exigir la instalación, habilitación y funcionamiento gratuito de lavamanos y suministro de jabón o gel antibacterial, papel higiénico, etc.
  • En las manifestaciones y concentraciones populares: llevar los implementos necesarios y habituales de pañuelos, caretas, agua abundante, agregando el gel antibacterial y marchar en destacamentos o agrupaciones escalonados de 300 personas, si no se tiene la fuerza suficiente para desafiar la medida represiva de impedir la concentración de más de 500 personas.

La verdadera amenaza contra la sociedad colombiana no es el Coronavirus, sino el capitalismo y las clases dominantes, ahora representadas en el régimen mafioso y paramilitar.

Que la llegada del Coronavirus a Colombia sea un motivo más para acelerar los preparativos del Paro General Indefinido que haga retroceder a las clases parásitas y acercar el triunfo de la revolución socialista.

También te podría gustar...