¡COMBATIVA MOVILIZACIÓN OBRERA POR ESTABILIDAD LABORAL!

Compartir

Con rotundo éxito se realizó la Manifestación convocada para el lunes 21 de septiembre en defensa de la estabilidad laboral reforzada. A las cuatro y treinta de la tarde en el aeropuerto Nuevo Dorado de Bogotá, dieron inicio a la combativa movilización más de 200 trabajadores de empresas como Avianca, Coca-Cola, General Motors Colmotores, Productos Químicos Panamericanos (PQP), Cardbury Adams, Organización Internacional Sanitas, Bavaria, Club de los Lagartos, Transmilenio – Sitp, Emcali… y en representación de sus organizaciones sindicales: SINTRATAC, ASOTRATAMPA, ASOTRAINCOC, SINTRAINDEGA, SINTAIME, FSM, UNECON, UNITRALAG, UGETRANS, ASOTRAINCERV, SINTRAOSI, ASOTRECOL, SINTRAQUIM, SINTRACARDBURYADAMS, SINTRAEMCALI, con la solidaridad de representantes de la Escuela Sindical María Cano y del Comité de Lucha Popular de Bogotá.

Fueron cuatro horas de Manifestación directa y en la calle a lo largo de la Avenida El Dorado, hasta cumplir el objetivo propuesto de llegar a la Carpa que desde hace cuatro años los compañeros enfermos de General Motors Colmotores agrupados en ASOTRECOL, tienen ubicada al frente de la embajada imperialista de Estados Unidos, a donde llegaron 70 Manifestantes, entre ellos varios trabajadores discapacitados por el rigor de la explotación capitalista, y a quienes ahora el lame-suelas Ministro Garzón les quiere suprimir su estabilidad laboral por incapacidad reforzada.

La sola convocatoria de esta Manifestación llenó de pánico a los patrones de empresas como Avianca llegando al abuso de militarizar el sitio de trabajo desde el día anterior; y como muestra de represión al derecho de movilización de los trabajadores, también la Alcaldía permitió que el asesino escuadrón ESMAD asediara la Manifestación en todo el recorrido, en una actitud de abierta provocación e intimidación.

Fue excelente la iniciativa desde la Base obrera, de Convocar y preparar esta Manifestación por cuenta principalmente de organizaciones sindicales de trabajadores Tercerizados, por aparte y en contraste con la posición pasiva de las camarillas de las Centrales Sindicales. El objetivo inicial de la Manifestación fue denunciar el anteproyecto de reforma que atenta contra la estabilidad laboral reforzada, esperpento guardado por el gobierno y que ahora quiere imponer por “iniciativa” del anti-obrero Ministro Garzón; pero en los hechos la Manifestación amplió ese objetivo a la denuncia de los despidos masivos a cuenta de la crisis del capitalismo, a la denuncia de la infame persecución sindical principalmente contra los trabajadores Tercerizados.

Fue magnífico que esta Manifestación obrera aislara totalmente la politiquería, y diera campo a la vehemente agitación y sin descanso de las consignas verdaderamente obreras y revolucionarias: ¡Por un sindicalismo independiente y revolucionario!, ¡Ni el Estado ni los politiqueros, sólo el pueblo salva al pueblo!, ¡La clase obrera unida, jamás será vencida!, ¡Abajo la explotación capitalista!, ¡Viva la unidad de la Clase Obrera!, ¡Adelante clase obrera, adelante con valor, hay que romper las cadenas de este sistema opresor!, entre otras, en una clara expresión del empuje obrero por el camino revolucionario, en oposición a la inactividad las centrales sindicales frente a los problemas de los trabajadores, en rebelión contra el gobierno de la “paz” que cada vez arremete más violentamente contra los obreros y campesinos, contra los luchadores populares y revolucionarios. En esta Manifestación los obreros salieron a las calles a demostrar que por encima de las talanqueras que coartan su lucha y movilización, nada los detiene cuando se trata de defender sus derechos, su subsistencia y la de sus familias, su salud y su propia vida. Fue una expresión de luchar como una sola y la misma clase, básica para avanzar a la organización independiente de los obreros, como Partido político propio y como Movimiento Sindical Independiente.

Los manifestantes aprovecharon para hacer conocer su condición actual, la cual compartieron con los distribuidores de Revolución Obrera. Fue el caso de los compañeros de PQP organizados en SINTRAQUIM, quienes se encuentran en pie de lucha, ante el inminente despido por parte de la empresa, que pasa por encima de sus fueros sindicales y utiliza el retiro voluntario como truco para deshacerse de los trabajadores; truco por cuanto prometen un arreglo y una vez el obrero firma, es lanzado a la calle con menos de la mitad del pago prometido “ni siquiera le entregan el cheque en la mano, lo dejan en portería” afirmó uno de los compañeros huelguistas. Del mismo modo, los obreros de Cardbury Adams, manifestaron su ánimo de lucha, por cuanto desde el 19 de mayo, mantienen Carpas contra el cierre de la empresa, en una lucha que ha sido posible, dijo uno de los compañeros, “gracias a la gran solidaridad de los sindicatos hermanos del país y de la comunidad en general”. Todos los trabajadores concuerdan en que hay una arremetida del sistema contra sus derechos laborales, siendo lo más sentido y lo que definitivamente los unió en la movilización, el no reconocimiento de enfermedades laborales, y para completar, luego de que el capitalismo les exprimió su fuerza de trabajo y les causó problemas irreversibles en su salud, ahora les anuncia el despido, a través del nefasto proyecto de reforma a la estabilidad laboral reforzada.

Lucha directa unida y organizada fue el ejemplo de los obreros el 21 de septiembre, y ese es el camino que también el pueblo colombiano viene andando, el que los luchadores conscientes deben dirigir. En el caso de los obreros, esta pelea por la unión consciente, por la base y al calor de la lucha, empieza a calar en su voluntad y decisión, como lo manifestaron los compañeros al denunciar a los monopolios imperialistas frente a la Embajada de EEUU al final de la marcha. Por eso en lo inmediato, la tarea es persistir en su plan de movilización y lucha en defensa de sus intereses comunes contra sus enemigos comunes; juntarse a los demás conflictos del pueblo colombiano, que pululan en cada sector y se convierten en condición para avanzar por el camino de la lucha revolucionaria, ya no solo para resistir a las terribles condiciones de vida y de trabajo que imponen los patronos y el gobierno, sino para suprimir de raíz su régimen de explotación asalariada.

¡POR UN SINDICALISMO INDEPENDIENTE Y REVOLUCIONARIO! ¡ADELANTE!
¡UNIDAD CONSCIENTE, POR LA BASE Y AL CALOR DE LA LUCHA!

Tomado de: Revolucion obrera No. 439

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *