La Coalición de La Esperanza es otro engaño para el pueblo

Compartir
La Coalición de La Esperanza es otro engaño para el pueblo 1

Varios politiqueros bajo la batuta del partido Alianza Verde, han decidido formar la nueva Coalición de La Esperanza, para competir en las elecciones de 2022 con el partido gobernante uribista Centro Democrático y sus secuaces liberales y conservadores; competir con los partidos de la oposición, especialmente con la Coalición de Pacto Histórico encabezada por Colombia Humana de Petro. Algunos de los politiqueros de la nueva coalición han ejercido cargos gobernantes en Ministerios, Alcaldías, Gobernaciones, mientras otros han parasitado en el Senado y en la Cámara. Por sus partidos de origen, Ángela María Robledo, Angélica Lozano, Antonio Sanguino, Camilo Romero, Iván Marulanda, Jorge Londoño, Sandra Ortiz son integrantes del partido Alianza Verde; Sergio Fajardo de Compromiso Ciudadano; Jorge Enrique Robledo de Dignidad; Juan Manuel Galán, Juan Fernando Cristo, Humberto De la Calle provienen del partido liberal burgués.

Llama la atención que el partido gobernante en el reaccionario régimen uribista de Duque se llame de centro, que la Coalición Pacto Histórico se declare de izquierda, y la Coalición de La Esperanza de centro-izquierda. Para entender estos bandos políticos es necesario echarle un vistazo al origen y los cambios en el contenido de esas denominaciones.

Se cuenta que meses después de la toma de la Bastilla el 14 de julio de 1789 cuando triunfó la Revolución Francesa burguesa, se conformó una Asamblea Nacional Constituyente que debía resolver si el rey de Francia podía vetar sus decisiones. Los enemigos del veto, los Jacobinos defensores de la república burguesa parlamentaria y del sufragio universal se ubicaron a laizquierda del Presidente de la Asamblea Constituyente; por su parte, los amigos del veto, los Girondinos defensores de la monarquía parlamentaria y de un sufragio que excluía a las clases no propietarias, se ubicaron a la derecha del Presidente; y los indecisos se acomodaron en elcentro del recinto.

Desde entonces se volvió común que en política se llamara de izquierda a los partidos de ideología progresista y de derecha a los partidos de ideología conservadora. Socialistas y Republicanos en Francia, Laboristas y Conservadores en el Reino Unido, Demócratas y Republicanos en Estados Unidos, Socialistas y Populares en España, Liberales y Conservadores en Colombia…

Sin embargo, esa clasificación de izquierda y de derecha, ha ido cambiando de contenido a medida que avanza la decrepitud imperialista del capitalismo. La burguesía considerada una clase progresista, revolucionaria, en su lucha contra el poder político feudal, es hoy, en la fase imperialista del capitalismo, la clase más reaccionaria de la sociedad. Ese tránsito del capitalismo de libre competencia al capitalismo monopolista o imperialismo, donde éste es económicamente la fase final de la sociedad capitalista y al mismo tiempo, la antesala de la sociedad socialista, conllevó una metamorfosis en la ideología de los partidos, convirtiendo a los de derecha en abiertos defensores de la conservación del capitalismo o en otras palabras, de la preservación de la explotación del trabajo asalariado; y a los partidos de izquierda a declararse en oposición de los regímenes gobernantes, haciendo una defensa disimulada, vergonzante, del capitalismo tras eufemismos como “capitalismo con rostro humano” o “capitalismo democrático”.

La vieja diferenciación entre derecha e izquierda se degeneró, se difuminó, a tal punto, que partidos socialistas o socialdemócratas o comunistas que han asumido el gobierno en el Estado burgués (en Francia, España, Alemania, China, Cuba…) han gobernado al estilo de los clásicos partidos de derecha, en favor del capital y contra los trabajadores, han gobernado como brazo izquierdo de la burguesía. Todos terminaron siendo y haciendo lo mismo: los laboristas y socialistas, los demócratas y republicanos, los liberales y conservadores…

La izquierda se dividió en dos grandes corrientes: la izquierda reformista que pretende conservar el capitalismo sin los males que le causa a la sociedad, y la izquierda revolucionaria cuyo programa es destruir el viejo sistema de la explotación asalariada y construir una nueva sociedad socialista basada en la cooperación de todos los trabajadores. La vieja lucha entre el progreso y el conservadurismo, se libra ahora ya no solo contra la derecha política abierta, sino al interior de la izquierda entre revolucionarios y reformistas en el fragor de la lucha de clases, en el movimiento sindical, en el movimiento comunista. Por tanto, la verdadera diferenciación hoy es entre la derecha defensora de la continuidad del sistema capitalista y la izquierda revolucionariacuyo programa es destruir el sistema de la explotación asalariada.

Es tan vergonzosa la defensa del sistema capitalista beneficiario de unos pocos y tormento para resto de la sociedad, que los mismos partidos burgueses de derecha y extrema derecha prefieren llamarse de centro como es el caso en Colombia del Centro Democrático. La Coalición Pacto Histórico que se dice de izquierda en general, es realmente de izquierda reformista y en esencia de derecha por su programa de remiendos al capitalismo. Y la Coalición de La Esperanza que se declara de centro izquierda también es una versión disimulada de la derecha pues su pretensión electoral es disputarse el gobierno para preservar el sistema capitalista basado en la superexplotación del trabajo asalariado. Es otra forma de engañar al pueblo ocultando que el causante de todos sus males es precisamente este sistema.

La única esperanza para el pueblo colombiano es cambiar el sistema que lo oprime y explota. No hay otra alternativa. No hay más opciones. Es una tarea histórica donde los trabajadores deben ser los protagonistas, pero no participando en las farsas electorales de la democracia burguesa, sino contribuyendo a preparar la revolución del pueblo armado, lo cual significa hoy contribuir a recuperar la independencia de clase del movimiento sindical, contribuir a organizar el Paro General Indefinido, contribuir a la construcción del partido político de la clase obrera.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 2021-04-13

    […] “Sin las mujeres la democracia está incompleta”, así comienza el manifiesto de la Convención Nacional Feminista realizada el pasado 5 de abril en Honda, Tolima. Evento al que fueron invitadas Francia Márquez y Ángela María Robledo, candidatas a la presidencia: Márquez por el Movimiento Soy porque Somos y Robledo por la Coalición de la Esperanza. […]