Abajo el terrorismo de Estado en la región de California Santander

Abajo el terrorismo de Estado en la región de California Santander 1

El 22 de julio, a dos días del discurso de Iván Duque en la instalación del Congreso, donde cínicamente habló de los resultados de su gobierno a propósito de la paz, el Ejército Nacional asesinó al pequeño minero Sergio Lizcano.

Este hecho es una demostración de la vil mentira del régimen narco paramilitar y el títere Duque. Su discurso, de que la violencia no es ni será una política viable, fue ¡GUERRA CONTRA EL PUEBLO!

El pueblo colombiano debe saber que desde hace más de 450 años la minería artesanal de los pequeños mineros en Angostura California ha sido la base económica de la región; pero con la llegada de las empresas imperialistas como la GreyStar que luego cambió de nombre por ECO ORO MINERALS se dio inicio a la violencia de todo tipo contra la población. En el último tiempo, desde que gobierna el régimen narco paramilitar, desde el Estado de los ricos se vienen atropellando, judicializando, amenazando y asesinando a los pequeños mineros; no es casual entonces el asesinato del compañero Sergio Lizcano.

Asesinato que es continuación de la captura y judicialización de 12 mineros en la región meses antes; es decir, es una política de Estado en alianza con los imperialistas y los grandes capitalistas. Es una lucha feroz de los capitalistas por sacar a los pequeños mineros quienes solo quieren seguir trabajando en condiciones normales.

Los medios de comunicación burgueses, estigmatizan a los pequeños mineros, culpándolos de realizar la minería ilegal; sin embargo, lo que ocultan esos sirvientes de las clases dominantes, es que los mineros han solicitado ante el Ministerio de Minas los títulos que por derecho propio les pertenecen por llevar más de 450 años trabajando allí para sostener a sus familias; legalidad que se les ha negado desde el Estado, pero sí se las ha otorgado a las empresas transnacionales facilitándoles todo para expropiar las riquezas en oro y otros minerales de esta región.

Este es un ejemplo del carácter del Estado burgués y una demostración de lo que se ha dicho desdeRevolución obrera, el Estado burgués es un instrumento al servicio de las clases dominantes, que hoy le sirve a las grandes empresas de la minería en California.

Por eso la respuesta del pueblo ha sido justa y mediante la protesta y la denuncia obligó la retirada del Ejército de la región; pero también es un ejemplo de lo que tiene que hacer el pueblo colombiano, por cuanto solo mediante la preparación de sus propias fuerzas y de la protesta, con independencia de clase, de los politiqueros y el Estado, puede conquistar sus exigencias, uniéndose, organizándose y preparándose cada vez mejor para acabar mediante la revolución social y política, la explotación y la guerra que los parásitos capitalistas le han declarado al pueblo, esa es la única salida a la situación a la que lo tiene sometido el capitalismo imperialista.

Los problemas del pueblo colombiano no han sido resueltos y no serán resueltos por el nuevo gobierno, siendo ésta la condición para seguir en los preparativos de un nuevo levantamiento social, tanto en la región de California como en todo el país. Los problemas de las masas, los atropellos al interior de las empresas, las condiciones de las familias del pueblo trabajador, los problemas de los campesinos, los problemas de los indígenas, los problemas ambientales ocasionados por la voracidad de los imperialistas… en fin, los problemas de todo el pueblo colombiano son los mismos.

La lucha contra los atropellos y los asesinatos como el del compañero Sergio Lizcano, no puede quedar impune, como no puede quedar impune la de los cientos de dirigentes asesinados y judicializados por exigir los derechos del pueblo. Es urgente organizar las movilizaciones contra el terrorismo de Estado, contra la judicialización de los pequeños mineros, y exigir que la muerte del compañero no quede impune y no sea la justicia militar la que juzgue este caso.

¡Exigir justicia para el pequeño minero Sergio Lizcano!
¡Abajo la explotación mundial capitalista!
¡No más atropellos y asesinatos contra el pueblo colombiano!

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.