APUNTES SOBRE LA VIOLENCIA EN LA COMUNA 13 DE MEDELLÍN

Compartir

APUNTES SOBRE LA VIOLENCIA EN LA COMUNA 13 DE MEDELLÍN 1

En lo que va del 2018 aumentó considerablemente las muertes a causa de la guerra entre lo que popularmente se conoce como enfrentamiento entre combos, o mejor dicho, entre los ejércitos del lumpen organizados por las mafias. Las cifras son alarmantes ya que según el Sistema de Información para la Seguridad y la Convivencia, en lo corrido del año se han registrado 57 homicidios en la Comuna 13, 26 casos más que en el mismo periodo de 2017. La presente guerra en la comuna 13, la más reciente y la que ha robado la atención del pueblo en general, data desde finales del 2017, cuando distintos combos se disputan el control territorial de las plazas de vicio, vacunas y zonas estratégicas.

Es de anotar que la mafia, al igual las grandes asociaciones financieras bajo el capitalismo imperialista, tiende a organizarse entre bandos o grupos que rivalizan entre sí por sus intereses económicos. En Colombia los más grandes son la oficina de Envigado y el Clan del Golfo, organizaciones heredadas del paramilitarismo de los años 80 y de las organizaciones mafiosas de Pablo Escobar. En la Comuna 13 al igual que en otras comunas de Medellín, el acelerante de estas disputas entre combos surge de la rivalidad entre los intereses de estas grandes asociaciones mafiosas, por la lealtad de tal combo a uno de estos bandos o por el dominio de un nuevo territorio en poder de una pandilla diferente. En este nudo de variables, la única constante es la participación activa del Estado de la burguesía y los terratenientes de forma «encubierta» en los intereses de la mafia, ya que bajo el imperialismo o periodo de descomposición del capital, la mafia nace como una forma acabada y desarrollada de la podredumbre y descomposición del capital; es además una forma como la burguesía ejerce control social a través de métodos abyectos y sucios, envenenado a la población con drogas y estableciendo el monopolio de la violencia y las armas en los barrios, es decir, el reinado de la muerte y de la enajenación llevada a sus límites más extremos, es el reino de las bandas y de los combos, de los ejércitos privados del lumpen, todo ellos azotes con que la burguesía mafiosa aplasta al pueblo.

La mafia desde su génesis en Italia y Estados Unidos, desplegó una lucha bestial contra el movimiento obrero, los revolucionarios y los comunistas. Hoy en día la mafia es un fenómeno mundial que con sus tentáculos de muerte y descomposición muestran el grado de putrefacción y agonía del sistema imperialista mundial. Es conocida la infiltración mafiosa dentro los aparatos represivos de los Estados en todo el mundo, especialmente en el ejército y en la policía, en una relación muy estrecha con la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) en Europa, la red Gladio, el Vaticano, la masonería y otras asociaciones clandestinas de tipo fascista. En Colombia, la mafia siempre ha tenido un carácter de instrumento de dominación terrorista, un monstruo que asesina a los mejores luchadores del pueblo; líderes sociales, sindicalistas, campesinos, periodistas, gente inocente (daños colaterales), adictos a las drogas, etc.

El actual panorama en la Comuna 13 es un legado de la Operación Orión desarrollada de forma conjunta por paramilitares del Bloque Cacique Nutibara y el Ejército y la Policía de Colombia en el año 2002, cuando Álvaro Uribe Vélez ejercía la presidencia con el respaldo y el beneficio de las mafias y el paramilitarismo, con la luz verde de la burguesía y los terratenientes que se preparaban para recibir beneficios en la nueva ofensiva en la guerra contra el pueblo. En la operación se buscó eliminar las milicias de las FARC, ELN y los revolucionarios de los CAP (Comandos Armados del Pueblo) quienes desarrollaron un movimiento en la Comuna 13 con características de Guerrilla Urbana, una experiencia estéril para el programa de la revolución socialista en Colombia por sus métodos y estilos de lucha; esa misma experiencia que desde los 70 y 80 demostró su fracaso en Europa con las Brigadas Rojas en Italia y la Facción del Ejército Rojo en Alemania. La Operación Orión fue ejecutada de forma indiscriminada contra la población civil y los milicianos, con la finalidad de llevar el exterminio y la muerte a los habitantes de la Comuna 13, sembrar el terror y lograr el exterminio físico de los rebeldes, aun hoy se cuentan las decenas de personas desaparecidas por el Ejército, los asesinatos, las torturas y el desplazamiento de la zona no se olvidan.

Después de lograr desplazar las milicias guerrilleras, el territorio quedó libre para las distintas bandas paramilitares y lumpen que se habían unido en su cruzada antiguerrillera, las nuevas condiciones implicaban que cada banda tuviera sus propios intereses en vacunas, extorsiones, plazas de vicios, etc., desarrollándose una situación de competencia que se ha venido agudizando hasta desatarse guerras entre combos por control el territorial, lo que se traduce en exterminio y terror para los habitantes de la Comuna 13.

Sin embargo el panorama para las masas obreras en dichos barrios no es tan desalentador, ya que entre más oscura es la noche más se acerca el amanecer. En México, un país dominado y asolado por las mafias, las masas han generado un movimiento armado que ha logrado obtener independencia del Estado para combatir a los carteles, las masas en algunas regiones de México, cansadas del reinado mortífero de los carteles se han levantado y sublevado, resolviendo con su justa violencia y con las armas en las manos, el problema que ningún gobierno resolvió. Para las masas en Colombia, si no quieren seguir siendo corderos devorados por los lobos mafiosos, por los capitalistas y su podrido Estado, por los terratenientes y sus mesnadas paramilitares, deben aprender a luchar como lo hace el pueblo mexicano, resolviendo el problema inmediato del terror mafioso, pero los que vislumbramos hacia futuro sabemos que hay que pelear mejor aun, dar un paso adelante y acabar con la causa de todos los males y padecimientos, acabar con el sistema capitalista e instaurar un nuevo Estado de obreros y campesinos. La única garantía para instaurar el paraíso en la tierra y generarle el infierno para los capitalistas, terratenientes, imperialistas y mafia de conjunto.

Atentamente, un lector del Periódico.

También te podría gustar...