¿ACCIONES INDIVIDUALES O POLÍTICA DE ESTADO?

Compartir

Sobre el escándalo de chuzadas por parte del Ejército de Colombia

¿ACCIONES INDIVIDUALES O POLÍTICA DE ESTADO? 1

Desde inicio de año se conoció el “escándalo” de las chuzadas por parte del Ejército. Seguimiento a periodistas nacionales e internacionales, líderes sociales, políticos, miembros de la oposición… en fin, en Colombia todos están vigilados y esto no es nada nuevo. El tal “escándalo” no es más que una forma de maquillar el terrorismo de Estado, ejecutado a través de asesinatos selectivos, represión a las masas luchadoras, a las organizaciones obreras y populares y claro a través de la inteligencia y contrainteligencia.

Para los medios de comunicación es un “escándalo” porque incluso entre las mismas clases dominantes se espían, lo que demuestra que los de arriba tienen contradicciones interburguesas y el hecho de que estas acciones salgan a la luz pública, evidencia que son débiles porque sólo los une el interés por la ganancia y si para garantizarla tienen que pisotearse entre sí, no dudarán en hacerlo.

Lo más risible de la situación es que los altos mandos militares y el mismo presidente títere argumentan que las chuzadas son acciones individuales, intentando justificar las acciones promovidas desde el mismo gobierno de cortar cabezas (al momento once altos mandos militares han sido retirados) y hasta argumentan espionaje al mismo gabinete de Duque. Lo cierto es que nada se hace sin el conocimiento del remedo de presidente, “…Somos mucho más cuidadosos con los lugares, las personas que trabajamos en esto y los equipos que estamos utilizando. Aunque todo está por fuera del radar, nada de esto se puede hacer sin el conocimiento de los mandos», “manifestó a Semana un militar que trabaja en un batallón de ciberdefensa.” «Nos dieron la orden de continuar el monitoreo, los seguimientos y, lo más grave de todo, es que nos ordenaron entregar esa información directamente a un reconocido político del Centro Democrático (partido de Gobierno)»“añadió el uniformado”.

Así es, la inteligencia y contrainteligencia son una forma de ejecutar el terrorismo de Estado contra el pueblo, un asunto ampliamente conocido por los luchadores y por los mismos líderes sociales amenazados y ejecutados sin parar; aquí el único escándalo es que hay personajes reconocidos públicamente que también están en carpetas secretas de la inteligencia oficial, pero para nada el hecho de que investiguen, persigan y asesinen a los dirigentes sindicales, obreros, indígenas, campesinos y populares.

El escándalo de las chuzadas no es entonces una acción individual, es una acción propia del Estado capitalista, que al involucrar a periodistas por ejemplo, demuestra que la tal democracia burguesa es simplemente dictadura para muchos y garantías para pocos. Todo esto lo que sí demuestra es que los de arriba están débiles y es un punto a favor para la lucha del pueblo, que no puede detenerse ante las medidas rastreras, antipopulares y antiobreras de burgueses y terratenientes en su desespero porque la crisis no ataque sus ganancias. El Estado burgués está podrido y no es un asunto de manzanas individuales, esa es su esencia, por eso hay que destruirlo con la fuerza de la unidad y lucha de los desposeídos que no tienen el interés de la plusvalía de por medio, sino de una sociedad donde a quienes producen se les garantice su subsistencia en las mejores condiciones posibles.

También te podría gustar...