20 de Julio: un día de lucha para avanzar por el camino revolucionario y no por el electorero

Compartir
20 de Julio: un día de lucha para avanzar por el camino revolucionario y no por el electorero 1

El 20 de julio, día de la independencia de Colombia como colonia de España, e inicio como semicolonia de los Estados Unidos, es el día en que se instala el aparato más burócrata y más inservible del Estado burgués: el Parlamento con su Senado y Cámara. Pero este año también es el día en que se realizarán movilizaciones en todo el país, convocadas por diferentes organizaciones luchadoras y los jefes del Comité Nacional de No Paro.

Mañana nuevamente se presentará una contienda entre los dos caminos para enfrentar el régimen uribista de Duque: entre el camino electorero y reformista propuesto por los politiqueros y el camino de la lucha directa, del Paro General Indefinido, de la Huelga política de Masas propuesto por los revolucionarios y aceptado de hecho por las masas, especialmente por la juventud combativa desde el 28 de abril.

Representados en ese primer camino inservible, están los jefes del CNP, desprestigiados por su actuación servil al régimen y el “desmonte” del Paro Nacional Indefinido hace un mes, que llaman ahora a hacer una movilización, pero únicamente para presentar al Congreso diez proyectos de ley que expresan su “Pliego Nacional de Emergencia” dentro de los cuales están:

Intervención del Estado en materia de salud, gratuidad de la educación, renta básica, apoyo a la nómina de las pequeñas y medianas empresas, garantías para ejercer el derecho a la protesta social, reforma de la policía, proyecto de acción contra las violencias basadas en género, derogatoria de los actuales pisos de protección social y derogatoria del decreto 1174.

Proyectos que no serán aprobados, como se sabe de antemano y los jefes del CNP no ignoran, porque el parlamento actual está dominado por los uribistas; tanto así que la nueva presidente de la Cámara fue elegida a pesar de que es de conocimiento público su historial de corrupción, de familia criminal y de amistad con el régimen mafioso. Pero en eso consiste la “estrategia” de esa dirección conciliadora y servil a los capitalistas representada en el CNP, cuya intención es, por un lado, distraer la lucha directa de pueblo sembrando ilusiones en el estercolero del parlamento y, por otro, “demostrar” que se necesitan mayorías alternativas en ese establo para lograr que los proyectos “populares” sean aprobados, buscando atraer la rebeldía popular hacia las urnas en el 2022. En eso coinciden también los jefes politiqueros de la “Coalición de la Esperanza” y del “Pacto Histórico”

Hay también personas de buena fe y algunos sectores que creen sinceramente en la posibilidad de apelar al “buen juicio” y a la filantropía de los capitalistas para que acepten ceder en su voracidad y entreguen un poco más de limosnas para aplacar la crisis social y sanitaria. El asunto es que éstas son producto de una crisis económica muy profunda del sistema capitalista que comenzó en el 2008 y de la cual no han salido. Una crisis del capitalismo mundial que los capitalistas con su “buen juicio”, ese sí para no perder, han descargado sobre los hombros de las masas trabajadoras del campo y la ciudad. Por eso a través de su Estado, ahora en poder a la mafia en Colombia, no van a ceder un milímetro para atender los problemas del pueblo, así haya mayorías “alternativas” en el parlamento.

En contravía de ese camino trillado e inútil, también este 20 de julio saldrán los luchadores que se han enfrentado al régimen con valentía en este paro; quienes han recibido todo el peso del terrorismo de Estado, y que instintivamente entienden que ha sido con la lucha directa como se han logrado conquistar pequeñas victorias, como la retirada de la reforma tributaria, el aplazamiento del Decreto 010, y obligando al régimen a prometer empleo… Ha sido también por ese camino de la lucha directa y revolucionaria como se ha logrado contener la envestida criminal y propinar derrotas concretas a las fuerzas militares y paramilitares.

Por este camino igualmente, la vanguardia de las masas populares llegó a la conclusión de la necesidad de tumbar el régimen de la mafia y el paramilitarismo para alcanzar los objetivos de la lucha. Este camino, aparentemente más tortuoso y doloroso por las pérdidas que se han tenido, es en realidad el único cierto para conquistar las reivindicaciones del pueblo trabajador.

Por eso esta nueva jornada, debe servir para consolidar el camino revolucionario; la vanguardia actual, la juventud rebelde, está llamada a persistir en él y conquistar al resto de las masas populares, lograr que la lucha librada hasta el momento no sea en vano y se avance hasta tumbar al régimen y establecer un gobierno de los obreros y los campesinos.

Ese sí capaz de resolver las exigencias del pueblo, porque el problema no es que no haya recursos, el problema no es que no se sepa dónde invertirlos, el problema no es que no se sepa administrarlos, el problema es que quienes están manejando las riendas del gobierno es un régimen inepto, voraz, despilfarrador, corrupto y asesino. ¿Quién mejor para conducir las riendas de la sociedad colombiana, que quienes todo lo producen? Sin temor, con más decisión y empuje: ¡Avanzar por un gobierno de obreros y campesinos y no de los explotadores!

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *