Obreros de la Cervecería del Valle Votaron la Huelga

Compartir
Obreros de Cervecería del Valle votaron la huelga

El pasado 8 de octubre los obreros de Cervecería del Valle votaron la huelga después de agotar los términos de negociación con la empresa AB Inbev Colombia que comprende la planta de Bavaria y Cervecería del Valle, entre otras. La convención colectiva se venció el pasado 31 de agosto y el 28 de septiembre finalizó la etapa de arreglo directo sin llegar a ningún acuerdo. Dicha planta se encuentra en la vía Cali–Yumbo, y en ella trabajan obreros afiliados a los sindicatos Ustiam, Sinaltraceba, Sinaltrainbec y Utibac. La votación tuvo como resultado que de 405 trabajadores contratados directamente votaron 238, de los cuales 216 fueron por la huelga, 19 por el tribunal de arbitramento, 2 votos nulos y 1 voto en blanco. Por lo tanto, los compañeros de las diferentes organizaciones sindicales que hacen presencia en dicha planta, están a la espera de decidir la hora cero para iniciar la huelga. Sin embargo, en Cervecería Bavaria, de 2474 obreros habilitados para votar, se obtuvieron 890 votos, de los cuales 779 fueron por la huelga, 104 por tribunal de arbitramento y 8 en blanco, por lo que no se alcanzó el 51% del total para que la huelga fuera aprobada y se ven obligados a solicitar el tribunal. En este punto denunciamos que dichas votaciones estuvieron vigiladas por los enviados por el patrón, abogados y mandos medios que amedrentaron a los obreros con su presencia.

Los obreros tienen motivos de peso para tomar dicha decisión, pues la patronal se levantó de la mesa de negociación sin aprobar un incremento salarial que se corresponda con el acelerado crecimiento económico de dicho monopolio, pues apenas ofrecen el IPC más un 0,5%, comparado con el crecimiento del 32% del año pasado, según informaron los obreros. La empresa dice que si aumenta más los salarios, pude haber un “sobrecosto debido a la competencia” y que se debe pensar en la “sostenibilidad” de su capital, que fue acumulado en sus arcas gracias al trabajo intenso de miles de obreros, de los cuales el 50% es superexplotado por las negreras tercerizadoras. A eso se suma la venta de dos sedes sociales, la de Cali y Bucaramanga, en las que gozaban de sus servicios los obreros y sus familias, pero la patronal de forma arrogante se limitó a decir que tenían todas las herramientas legales para hacerlo. Sin embargo, lo más grave, es la política que tienen estos parásitos sociales de despedir sin justa causa a los obreros sindicalizados, por lo cual, una de las banderas de lucha es el reintegro de los compañeros despedidos. Los obreros también denuncian que desde que llegó a Colombia AB Inbev en el 2016, se han ejecutado 1600 “arreglos voluntarios”, lesionando las organizaciones sindicales que se encuentran en las empresas de dicho monopolio.

Saludamos el espíritu de lucha de estos obreros que se enfrentan a los parásitos capitalistas del monopolio económico Anheuser-Busch InBev, que tiene su sede principal en Bélgica, siendo el mayor fabricante de cerveza en el mundo con el 25% del mercado. No es pequeño el enemigo de clase al que se enfrentan, son poderosas las marcas que poseen (Budweiser, Corona, Beck’s…) y han comprado excompetidores como el Grupo Modelo por 20.100 millones de dólares en el 2012 o la SAB Miller en el 2015. El Grupo Valorem de Alejandro Santo Domingo es el segundo mayor accionista de dicho monopolio.

Llamamos a la unidad de todos los obreros en torno a esta importante lucha, sin distingo de la empresa para la cual trabajan o el tipo de contrato que tengan. Unidad en torno a la huelga y para desarrollar las importantes tareas para sostener el conflicto. Organización en comités por aspectos (por ejemplo educación, propaganda, logística, solidaridad, familiares, etc.) para que todo el mundo tenga tareas para hacer, comités para discutir y decidir el futuro de la huelga. Las bases deben rodear a los negociadores para garantizar que estos pongan a referendo de la Asamblea las decisiones importantes que sean necesarias tomar y que se guarden de la arrogancia con sus compañeros. Los dirigentes o negociadores elegidos deben evitar todo tipo de compinchería con el patrón o sus representantes, no pueden olvidar que son portavoces de las bases, sus delegados, que han salido de ellas y por tanto deben obedecerles. Los obreros deben prepararse para dar la lucha contra los patronos y el Estado de los ricos que legisla a favor de los monopolios y que no dudará en usar la fuerza si el conflicto se sale de los estrechos muros de la planta, si encuentra solidaridad en amplios sectores de los obreros y las masas populares.

Desde nuestro portal digital reciban toda nuestra solidaridad de clase y sepan que estamos prestos a difundir su lucha por medio de nuestras herramientas. Estamos seguros que independientemente de si los obreros triunfan en este tipo de conflictos, son escuelas de lucha para los combates venideros y definitivos que debe dar la clase obrera por su emancipación definitiva del capital, y qué mejor que esos enfrentamientos con las clases enemigas del proletariado se den en las mejores condiciones materiales de vida posibles para los obreros y sus familias.

También te podría gustar...