¡VIVA LA GRAN MOVILIZACIÓN EN DEFENSA DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR!

Compartir

¡VIVA LA GRAN MOVILIZACIÓN EN DEFENSA DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR! 1
El proletariado revolucionario saluda la gran movilización nacional por la defensa de la educación superior la cual ha convocado la fuerza de estudiantes, profesores, padres de familia y trabajadores que exigen un mayor presupuesto; las asambleas permanentes y las formas de organización democráticas de tomar decisiones, el acuerdo unánime de parar indefinidamente hasta que el gobierno comprometa los recursos para sostener la educación superior, las gigantescas, beligerantes y creativas manifestaciones que se tomaron las calles y paralizaron las principales ciudades del país el 10 de octubre, muestran la vitalidad de la juventud rebelde que lucha por un futuro mejor y no se resigna a ser bestia de carga e instrumento obediente de los capitalistas opulentos.

Saluda el camino que han tomado, porque es en las calles y mediante la movilización masiva como se rechaza la pretensión cavernaria del gobierno de criminalizar y penalizar la justa protesta popular y continuar los asesinatos de dirigentes sociales; saluda su esfuerzo e iniciativa porque corresponde a la necesidad de enfrentar la nueva arremetida de los explotadores y su Estado que buscan convertir en negocio privado los derechos esenciales del pueblo, aumentar las ganancias de los capitalistas a cuenta de empobrecer y empeorar las condiciones de los obreros, campesinos e indígenas, arrebatar conquistas alcanzadas con lucha como el derecho a pensionarse, generalizar el hambre con la disminución real de los salarios, la reforma tributaria…

Los comunistas respaldan su lucha porque corresponde al esfuerzo por frenar la tiranía de los monopolios imperialistas, grandes capitalistas y terratenientes. Esfuerzo que debe cristalizarse en un Paro Nacional Indefinido que conquiste en las calles, mediante la movilización, el bloqueo y el paro general, las reivindicaciones inmediatas más sentidas del pueblo trabajador.

En ese sentido, los obreros conscientes tienen la obligación de advertirles de las celadas de los enemigos y de los malos consejos de los falsos amigos del pueblo:

No es creyendo en las frases demagógicas de los gobernantes, ni mediante los discursos inútiles de los politiqueros en el establo parlamentario que se hará retroceder a los explotadores. Toda la experiencia de lucha de los pueblos deja con toda claridad la enseñanza de que los derechos no se mendigan se conquistan y arrebatan en las calles y al calor de la lucha organizada.

Por consiguiente el movimiento que la juventud protagoniza debe marcar distancia de los politiqueros que ahora pretenden utilizar su rebeldía y su lucha para las farsas electorales del año entrante y del 2022, para desviar su indignación y convertir sus manifestaciones en caudal electorero y reserva de sus debates en el parlamento.

Igualmente, no pueden tener confianza alguna la dirección traidora de las camarillas de las centrales sindicales, cómplices de la actual situación de los trabajadores y el pueblo colombiano, con cuya complacencia los gobiernos han impuesto el enjambre de reformas antiobreras y antipopulares durante los últimos 30 años. Son ellas las responsables de mantener divididos a los trabajadores, son ellas las responsables de impedir durante todos estos años que se concrete el Paro Nacional Indefinido, la Huelga Política de Masas que ponga freno a la voracidad de los capitalistas y sus medidas opresivas.

Compañeros estudiantes y maestros, hermanos trabajadores que hoy hacen causa común en defensa de la educación superior, les corresponde hacer otro esfuerzo en busca de la unidad del pueblo, tanto para frenar ahora el gobierno criminal del títere Duque con el Paro Nacional Indefinido, como para alcanzar en el futuro la liberación definitiva del pueblo y la sociedad colombiana.

Ustedes los jóvenes del pueblo, hijos de los obreros, campesinos y pequeños propietarios, constituyen la fuerza que tiene en sus manos la construcción del futuro de la sociedad. Sobre ustedes recae la responsabilidad de poner fin al oprobio que un puñado de ricos holgazanes descarga sobre quienes sostienen la sociedad con su trabajo. De ustedes depende que tan pronto se rompan las cadenas que atan al pueblo y la sociedad colombiana a la salvaje dominación semicolonial imperialista y a la feroz explotación capitalista.

¡Adelante Compañeros, Contra la Tiranía y la Injusticia, la Rebelión se Justifica!

Periódico Revolución Obrera
17 de octubre de 2018

También te podría gustar...