MENSAJE A LOS COMPAÑEROS RECICLADORES EN SU DÍA INTERNACIONAL

Compartir

MENSAJE A LOS COMPAÑEROS RECICLADORES EN SU DÍA INTERNACIONAL 1

Compañeros: los obreros revolucionarios presentamos un combativo saludo a su manifestación en este día especial, en conmemoración de un nuevo aniversario de aquel terrible 1 de marzo de 1992 cuando fueron asesinados varios recicladores en Barranquilla. Hecho que dio origen a esta fecha que hoy conmemoramos junto a ustedes con odio de clase contra los enemigos del pueblo colombiano.

Estamos con ustedes en este día especial porque una vez más los recicladores y demás compañeros de la cadena del reciclaje salen a la calle a defender con su movilización combativa la conquista de su dignificación como trabajadores y protectores del medio ambiente.

Estamos con ustedes en este día especial porque mientras los gobernantes hablan de paz y todos los politiqueros prometen mejorar la vida del pueblo y acabar con la pobreza, siguen asesinando dirigentes populares y persiguiendo sus organizaciones; continúan tratando como criminal la justa protesta popular mientras son absueltos por la justicia los asesinos, ladrones y corruptos de cuello blanco; igualmente, crece la miseria, el desempleo y los grandes problemas sociales mientras los monopolios y sus representantes en el Estado de los ricos holgazanes, niegan el derecho al trabajo despidiendo a los 3.700 trabajadores de Aguas de Bogotá y tienen la desfachatez de intentar quitarles su fuente de sustento a los recicladores, burlando conquistas de años de lucha, para apoderarse ellos del negocio y seguir acaparando multimillonarias ganancias. Esta es una nueva declaración de guerra contra el pueblo. Y esa pretensión canalla de los ricos, de quitarles el pan y la sal a los recicladores, es algo que no se puede permitir porque como ustedes justamente dicen: ¡Reciclaje sin recicladores, es basura!

Hoy compañeros, los obreros revolucionarios estamos con ustedes manifestando nuestro apoyo incondicional a su justa causa, porque ustedes también hacen parte del movimiento obrero; el movimiento de todos los trabajadores que luchan en todos los países y en campos y ciudades por mejorar sus condiciones de vida y existencia, conscientes de que son la fuerza social más formidable, porque nada en el mundo se mueve sin el brazo poderoso del obrero.

Pero esa gigantesca fuerza no pesa mucho todavía porque no tenemos un Partido Revolucionario que haga valer los intereses comunes de todos los trabajadores y dirija su lucha; por eso los politiqueros azules, rojos, verdes, amarillos, tricolores y multicolores siguen traficando y engañando a una parte del pueblo, despreciando su fuerza y haciéndole creer que son sus salvadores; sin embargo, desde las organizaciones de base se ha vuelto popular una consigna apropiada para estos momentos de campaña electorera: ¡Ni el Estado, ni los Politiqueros, Solo el Pueblo Salva al Pueblo!

En efecto, solo en la unidad, la organización y lucha del pueblo está su fuerza y su salvación. Por eso hoy compañeros, queremos manifestarles que son ustedes, junto con los obreros de las fábricas y demás trabajadores, no solo la fuerza más poderosa capaz de frenar con su lucha la avaricia de los que viven del trabajo ajeno, sino además la fuerza que cambiará este mundo de injusticias y de persecuciones, de opresión y miseria, haciendo realidad el anhelo de un mundo mejor donde los hombres sean iguales, libres de verdad y no esclavos de unos cuantos que no trabajan.

Sí compañeros, honrosamente son ustedes parte de la fuerza que hará la revolución social y política necesaria para destruir desde los cimientos el Estado de los ricos; esa máquina burocrática, criminal y corrupta al servicio de los explotadores que aplasta al pueblo, cambiándola por un nuevo Estado donde los trabajadores de la ciudad y el campo, los obreros y campesinos armados, acaben con los privilegios de la minoría parásita que hoy cabalga sobre ellos; un Estado sin burocracia parlamentaria, sin ejército profesional, sin policía, donde todos los funcionarios estatales sean removibles en cualquier momento y no ganen más de lo que gana un trabajador común; un Estado donde sean las organizaciones de los trabajadores, legislativas y ejecutivas al mismo tiempo, quienes decidan los destinos del país. ¡Abajo el Podrido Estado Burgués, Viva el Futuro Estado de Obreros y Campesinos!

¡Reciclaje sin recicladores, es basura!

¡Ni el Estado, ni los Politiqueros, Solo el Pueblo Salva al Pueblo!

Revolución Obrera, 1 de marzo de 2018

También te podría gustar...