La Huelga en Goodyear es un ejemplo a seguir

Compartir

Desde el pasado 16 de octubre, los 172 compañeros afiliados a Sintraincapla seccional Cali, votaron unánimemente la huelga, ante la negativa del monopolio Goodyear de atender su Pliego de Peticiones.

En carpas frente a la empresa, se mantienen los luchadores al cierre de esta edición, desarrollando diversas actividades como la movilización del pasado 19 de noviembre, para dar a conocer su conflicto y denunciar la indiferencia, tanto de la empresa como del Ministerio de trabajo en cabeza del vendeobrero Lucho Garzón, que ni siquiera se pronuncia frente a la clara negativa de Goodyear a negociar con sus trabajadores.

¡Qué miserables son los capitalistas!, a los que no les importa la vida del obrero, pues después de arrasar con su juventud y salud, el pago es la rebaja de salarios o el despido. ¡Qué miserables son al no atender dichas reivindicaciones cuando de 100 pesos que invierten, solo 3 lo destinan al pago de salarios de quienes generan todas las riquezas! Pero aun así, no están satisfechos y estos monopolistas pretenden hacer lo de su competencia, la francesa Michelin, para cerrar la planta y despedir su personal, so pretexto de la «insostenibilidad» de sus lucrativos negocios.

El capital no tiene límite para rebajar el salario e intensificar la explotación, más que el puesto por el movimiento obrero con su lucha. Por esto el ejemplo de los trabajadores de Goodyear es el que deben seguir todos los obreros, movilizándose sistemáticamente contra las negativas a negociar con los sindicatos, que son para facilitar los despidos y cierres; contra la rebaja del salario y toda la legislación antiobrera y antipopular.

Los capitalistas hacen lo que sea para descargar el costo de la crisis de sus negocios en los hombros de los trabajadores, por esto el que estos obreros tomen la iniciativa y se mantengan fuertes en su huelga por más de 60 días, es motivo de un fuerte apoyo de sus camaradas de otras fábricas y sindicatos.

Durante los meses de huelga han intentado desgastar la lucha de los trabajadores con la ayuda del negociador chileno Juan Marcos Caro, firme oponente del Pliego, para llevarlos al conocido Tribunal de Arbitramento, donde las condiciones están dadas para que gane el patrón. Ante esto los compañeros se mantienen en pie de lucha desde el primer día: ¡votación unánime por la huelga y en contra del tribunal! El movimiento obrero debe ofrecerles toda su solidaridad, porque solo la denuncia y movilización contra los planes patronales de despidos masivos, puede enfrentarlos.

Lo que es evidente, es que los jefes ejecutivos nacionales de las centrales obreras no han volteado a mirar a los compañeros, cuando ellos están trazando el camino para los obreros de las grandes empresas, que también están al acecho del cierre, la tercerización y la rebaja de salarios, en cambio sí han movido cielo y tierra para movilizar a los corteros de caña en respaldo a los zares de los ingenios azucareros como Ardila Lulle, para que el Estado no les cobre una millonaria sanción por monopolizar el precio del azúcar, poniendo todos los recursos para tomarse Palmira, luego Cali e incluso trasladar decenas de buses con trabajadores a la capital del país.

Los luchadores saben de los planes capitalistas, quienes no se conforman solo con «tercerizar» y contratar de manera temporal, sino que ahora cierran plantas, para deshacerse de los enfermos, de los contratados directamente por la empresa y de los sindicatos, así atentan contra el derecho a la libre asociación y organización, contra el derecho a la huelga, contra la estabilidad y las condiciones de vida y trabajo de los obreros, para después reabrir sus puertas, incluso bajo otra razón social, con nuevo personal «tercerizado» y bajo contratos y salarios precarios. Ante dicha arremetida antiobrera los trabajadores en Goodyear, la enfrentan con la poderosa arma de la huelga, actuación heroica que la clase obrera en Colombia debe emular y respaldar pues en medio de la desidia de la empresa y del gobierno, del adormecimiento navideño y de los ya dos meses de resistencia, los compañeros mantienen su ánimo de lucha.

De ahí que la lucha de la clase obrera ¡no se reduce a un asunto de estómago! O meramente económico, esta lucha es política, porque los patronos están representados por el Estado de los capitalistas, que cuentan con poderosas instituciones para garantizar la dominación y explotación capitalista, por tanto ¡no es imparcial!, ¡es de los capitalistas! y abogará siempre por sus intereses. Es por eso que el Ministro ni siquiera se inmuta frente a la huelga y no exige a la empresa atender el conflicto. Pero seguramente, cuando este monopolio de las llantas solicite su intervención, lo hará de inmediato, declarando el tribunal o la ilegalidad de la huelga e incluso enviando al ESMAD para levantar el conflicto.

Por ello ustedes compañeros luchadores deben mantenerse firmes, con el apoyo de las familias, con denuncia permanente, con la presencia en la carpa e incluso uniendo su conflicto a los demás sectores, a los compañeros de Michelin, a los de Cardbury Adams, a los del Hospital Universitario del Valle; todos como un solo pueblo, para garantizar que sus exigencias sean atendidas; de esa forma podrán enfrentar con más fuerza las triquiñuelas patronales, la represión estatal e incluso se podrá blindar su lucha de posiciones entreguistas que puedan presentarse, ya es conocido que los capitalistas tienen sus elementos dentro del movimiento y no dudarán en utilizar esa trampa para apagar la lucha de los trabajadores.

Se acerca el plazo para ir a tribunal, asunto que ustedes compañeros luchadores en Goodyear, deben seguir afrontando con la lucha, tal como lo expresa Julio Molina presidente de Sintraincapla seccional Cali, «la huelga es el único camino», aprovechando las favorable condición de apoyo de las familias mismas para superar esta traba, extendiendo el movimiento con la fuerza misma de la huelga y de la solidaridad del movimiento obrero, para no levantar hasta que sus peticiones sean atendidas.

Su huelga, es uno de los ejemplos, que muestran a la clase obrera otro panorama, no el del amarillismo, no el del consumismo, no el de la idiotización burguesa a través de sus medios de comunicación, sino el panorama de la lucha, de la solidaridad, de la unidad, porque la situación de la clase obrera en el campo y la ciudad empeora, pues de la población laboralmente activa, el 50% gana menos del salario mínimo, más de 22 millones de obreros colombianos carecen de seguridad social (salud, pensión, riesgos laborales, cesantías) al encontrarse contratados por Ordenes de prestación de Servicios (OPS), con salarios integrales, a través de cooperativas, etc., eso sin contar que solo para Bogotá se registraban en septiembre de 2015, 1.2 millones de desempleados vestidos de trabajadores informales.

Los burgueses y terratenientes como clases explotadoras tienen voracidad de ganancia, a la cual no renunciarán aún en época de crisis económica, porque pretenden descargársela a los obreros intensificando la explotación, por eso, este camino que recorren tanto los compañeros de Goodyear como los del HUV, los de Coca-Cola, Bavaria y todos los sectores en conflicto, es el que obreros y campesinos deben construir, fortalecer y mantener, a través de la educación, la discusión política, la lucha directa, la organización independiente; la huelga en Goodyear por reivindicaciones inmediatas, hace parte de la lucha por garantizar el ánimo, la fuerza y la organización para la revolución, con la cual se impedirá que los capitalistas sigan absorbiendo la fuerza del obrero y llenando sus bolsillos de ganancia.

¡POR LA SOLUCIÓN AL PLIEGO DE PETICIONES EN GOODYEAR: VIVA LA HUELGA!

¡ADELANTE CLASE OBRERA, ADELANTE CON VALOR HAY QUE ROMPER LAS CADENAS DE ESTE SISTEMA OPRESOR!

También te podría gustar...