Unidad para repeler la intervención imperialista en Venezuela

Compartir
Unidad para repeler la intervención imperialista en Venezuela 1

En los últimos días diferentes organizaciones sociales y políticas han convocado manifestaciones para protestar en contra de una posible intervención militar en Venezuela, apoyada por el gobierno uribista de Duque entre otros socios y lacayos de los imperialistas. Éstas han sido un éxito porque expresan el rechazo total a los preparativos de agresión imperialista poniendo un punto de vista internacionalista y proletario de repulsa al régimen del falso socialismo de Maduro, a la marioneta Guaidó y al títere Duque. A su vez manifestaron el apoyo al pueblo colombiano y venezolano que no deben enfrentarse entre sí, sino por el contrario, unirse volcando su lucha revolucionaria contra todos los imperialistas y las burguesías cómplices del genocidio que están fraguando para apoderarse de importantes fuentes de petróleo, oro y coltán que posee Venezuela.

Sin embargo, algunos venezolanos que pasaban en el momento en que se realizaban los mítines, pensaron que las actividades eran en apoyo a Maduro, por lo que se comportaron de forma agresiva, apoyando incluso, la intervención militar estadounidense en Venezuela. A pesar de ello, los mítines se realizaron, se entonaron las consignas de rechazo contra todo tipo de imperialismo y las clases dominantes venezolanas; los compañeros que engañados apoyan a Maduro y al imperialismo ruso y chino también se comportaron de manera hostil cuando se entonó la consigna: “Ni Guaidó, ni Maduro. Ni los rusos, ni los yankees, ¡Solo el pueblo, salva al pueblo!”; además, hubo venezolanos que pensaron que las manifestaciones se realizaban para exigir su salida de Colombia, lo cual es equivocado, pues la mayoría de ellos son hermanos de clase que llegan al país a ser explotados, por lo que son hermanos de lucha contra la burguesía y los imperialistas, a la vez que necesitan engrosar las filas tanto de los sindicatos para resistir al capital, como de las organizaciones comunistas que se proponen construir el Partido político del proletariado en el país.

Este tipo de actividades no pueden convertirse en una riña entre obreros de ambos países, ni entre defensores y opositores del chavismo o de los gringos. El punto de unidad debe ser el antiimperialismo que se opone a que los gringos, los rusos o los chinos claven sus garras en Venezuela y sojuzguen al proletariado y al pueblo allí. Ninguna de las facciones burguesas será la salvación para la sociedad venezolana como se muestran en los grandes medios de comunicación. Todos son expoliadores que buscan apropiarse de las tierras más productivas del país vecino y explotar mano de obra barata para paliar la crisis económica mundial que hoy padece el capitalismo imperialista.

Basta ver cómo el cuento de la “ayuda humanitaria” no era para resolver las necesidades del pueblo venezolano, sino que se trataba de una provocación para propiciar una masacre y utilizarla como excusa para iniciar la invasión militar, engañando a un sector de las masas que aún les cree a los imperialistas, a los gobernantes títeres como Duque o Bolsonaro y a sus grandes medios de comunicación como CNN, RCN o Caracol. La “ayuda humanitaria” de los imperialistas ha significado la destrucción de la infraestructura de los países invadidos y la masacre de sus pueblos como demuestran Irak, Afganistán, Siria o Palestina. Por ello, esto tampoco debe ser motivo de división entre el pueblo.

En estos momentos se requiere del más alto grado de unidad de las masas trabajadoras para rechazar una intervención militar en Venezuela. Unidad para oponerse a que Colombia sea usada como plataforma para invadir a Venezuela. Hermandad y solidaridad con el pueblo venezolano que migre a Colombia a causa de un posible genocidio a manos de los imperialistas. Acuerdo entre las diferentes fuerzas políticas y sociales para lograr una alianza antiimperialista que logre repeler los planes de invasión de quienes se creen “los dueños del mundo”. Acercamiento entre las fuerzas marxistas leninistas maoístas para construir en medio del conflicto el Partido del proletariado que convierta la guerra de agresión en guerra popular única capaz de expulsar a los invasores y destruir el poder de los explotadores tanto en Colombia como en Venezuela. Solo así podrá lograrse la liberación de la opresión imperialista de nuestros pueblos, como también podrán ser destruidos el falso Estado “socialista” venezolano y el rancio Estado burgués de Colombia. Solo así podrá construirse una nueva sociedad en la que el usufructo del trabajo, no sea acaparado por unos cuantos, sino propiedad social, usado en beneficio de las amplias masas populares.

También te podría gustar...