Libia: ¿Turquía y Rusia cerca de un acuerdo? …la renuncia de al-Serraj…

Compartir
Libia: ¿Turquía y Rusia cerca de un acuerdo? ...la renuncia de al-Serraj... 1

Tomado de Proletari Comunisti, 18 de septiembre 2020. Traducción de Revolución Obrera.

Libia: ¿cambiar de guardia?

Edición por ISPI Online

17 de septiembre de 2020

El Primer Ministro libio y jefe del Consejo Presidencial, Fayez al-Serraj, renuncia. El anuncio se presenta en un momento muy delicado para el futuro balance del país: «Me voy a finales de octubre».

El Primer Ministro del Gobierno de Acuerdo Nacional (Gna) Fayez al-Serraj anunció su intención de renunciar a finales de octubre y ceder el poder en manos de una nueva autoridad ejecutiva con la esperanza de que esto encontraría una solución política que devolviera la paz al país.

En un breve discurso televisado, al-Serraj ha afirmado que las conversaciones mediadas entre las Naciones Unidas y las facciones rivales del país habían conducido a una «nueva fase preparatoria» para unificar las instituciones libias y prepararse para las elecciones. «Anuncié a todos mi sincero deseo de entregar mis deberes a la próxima administración a más tardar a finales de octubre», dijo el primer ministro desde Trípoli.

A pesar de los claros signos de debilidad -el Gna es de hecho «rehén» de las milicias que garantizan su seguridad en la capital– y una lucha de poder manifestada en las últimas semanas, al-Serraj es una de las pocas figuras de estabilidad en el país. Su salida, en un momento muy delicado para la transición, abriría escenarios impredecibles para Libia.

¿La sutil línea roja?

Después de meses de enfrentamientos armados y caos administrativo y político que se remonta al derrocamiento de Muammar Gaddafi en 2011, Libia se divide esencialmente en dos: el Gna con sede en Trípoli, reconocida por la comunidad internacional y apoyada militarmente por Turquía, controla Tripolitania mientras Cirenaica está en manos del Ejército Nacional Libio (Lna) del General Khalifa.

Haftar, con el apoyo de los Emiratos Arabes Unidos, Egipto y Rusia. La primera línea que efectivamente consagra las dos zonas de influencia se extiende desde el Golfo de Sirte hasta la base aérea de Al Jufra. No es casualidad que la «línea roja» pase de la ciudad natal de Gaddafi: desde el punto de vista geográfico, Sirte está a medio camino entre Trípoli y Bengasi y es un lugar muy estratégico. Justo al este, están los campos de nacimientos petrolíferos de Ras Lanuf y Brega.

Por lo tanto, tener la ciudad en la mano significa poseer las llaves de la puerta de acceso a los principales yacimientos petrolíferos y terminales de exportación de Libia. Bajo una intensa presión internacional, los dos campamentos rivales se reunieron entre finales de agosto y principios de septiembre y concretaron un acuerdo preliminar que prevé nuevas elecciones en un plazo de 18 meses y la desmilitarización de Sirte.

¿Choque en el Gna?

En los últimos meses, el general Haftar, cuyas milicias controlan los campos de yacimientos petrolíferos, había bloqueado la extracción de petróleo crudo, exasperando la ciudadanía y empujando a miles de libios a las calles. La falta de estabilidad, los apagones constantes, el aumento indiscriminado de los precios de los bienes y combustibles habían llevado a los habitantes de diferentes ciudades a protestar. En Trípoli, donde la presencia de milicias es generalizada, las manifestaciones habían sido reprimidas por la violencia. Unos días más tarde, el Primer Ministro suspendió a Fathi Bashaga, el poderoso ministro del Interior, de su puesto y lo puso bajo investigación acusado de no manejar adecuadamente las protestas antigubernamentales y, de hecho, según algunos rumores, alentarlas. Un verdadero enfrentamiento, el que está sucediendo entre el Primer Ministro y el Ministro, que en los últimos meses se convirtió en el interlocutor de Ankara en Trípoli, que unos días más tarde había sido reinstalado en su lugar. Un escenario complejo que también incluye a Ahmed Maiteeg, vicepresidente del Consejo Presidencial y diputado de Serraj, potencial «sucesor» para inaugurar un nuevo curso político.

¿Qué sucederá después al-Serraj?

Ya varias señales en las últimas semanas indicaron que algo en Libia se estaba moviendo lentamente. El mes próximo está previsto que se retomen conversaciones para la formación de un nuevo gobierno que sustituya al gobierno patrocinado por las Naciones Unidas en Ginebra.

El diálogo ya había comenzado entre al-Serraj y Aguila Saleh, presidente de la Cámara de Representantes, de hecho, el Parlamento de Tobruk, que es el alma «política» de Cirenaica. Pero la semana pasada, el primer ministro del gobierno no reconocido de Tobruk, Abdullah Al Thani, dimitió, arrojando una nueva incertidumbre sobre las negociaciones.

Es en este contexto que el anuncio de la renuncia de al-Serraj debe ser incluido. Fuertemente buscado por la ONU, con el apoyo de Italia, durante las conversaciones en Skhirat, Marruecos, en 2015, al-Serraj había aceptado el puesto de primer ministro y con él la tarea, gravosa, de restablecer el orden en un país fragmentado. Su debilidad, el hecho de que no provenía de las filas del ejército, ha socavado constantemente su libertad de acción. Para defenderse de la ofensiva militar de Haftar en Trípoli, al-Serraj recurrió a Misrata y a las milicias islámicas en Trípolitania, pero finalmente tuvo que recurrir a la Turquía de Erdogan.

A cambio, firmó un polémico acuerdo con Ankara reconociendo una frontera marítima compartida en el Mediterráneo oriental en una zona reclamada por Grecia. De una parte, en un momento muy delicado para la transición, su anuncio podría ser una treta, una manera de mostrar a los socios externos que no es fácil encontrar a alguien que lo reemplace. Además, su paso atrás podría alentar una lucha por la sucesión entre miembros de diferentes facciones, obstaculizando aún más un camino ya accidentado.


Alberto Negri sobre el manifiesto (que se basa en un artículo publicado en Le Monde Diplomatique)

Como en Siria, los rusos están lidiando con Turquía, que apoya al bando contrario pero que, al mismo tiempo, constituye un socio económico y un aliado de facto que plantea problemas para la OTAN y la Unión Europea. Esto explica por qué este antagonismo nunca resulta en un enfrentamiento brutal.

El plan ruso-turco para congelar Libia

Rusia y Turquía, según el canciller turco, están cerca de un acuerdo sobre Libia.

Congelar el conflicto y dividir las áreas de influencia, ejercicio militar y diplomático que Moscú y Ankara han experimentado en Siria donde, como en Libia, están en bandos opuestos, pero han llegado a un entendimiento.

Si se llegara a un acuerdo entre Putin y Erdogan en Libia, esto sería una especie de respuesta al acuerdo abrahámico entre Israel, los Emiratos y Bahréin buscado por Trump, una paz falsa que sirve para fortalecer un frente antiiraní y anti Turco.

Para Moscú se trata de aliviar la presión de Estados Unidos, que impuso sanciones al gasoducto Nord Stream en Alemania, incluso antes de que estallara el caso Navalny y la revuelta contra Lukashenko en Bielorrusia…

En Libia los rusos se mueven con pragmatismo y cinismo, jugando incluso sobre varias mesas, teniendo en reserva para reciclar también el papel de Saif al-Islam, el hijo de Gaddafi que en los últimos tiempos ha viajado entre Zintan y Moscú.

También te podría gustar...