Las Mujeres, una Fuerza Poderosa de la Revolución en la India

Compartir

Las Mujeres, una Fuerza Poderosa de la Revolución en la India 1

Mientras en Colombia las organizaciones guerrilleras están renegando de la revolución y sus jefes declarando públicamente que lo mejor que puede tener la sociedad es el infierno de la explotación capitalista, en la India, el segundo país más poblado de la tierra, el camino de la revolución avanza a pasos agigantados. Las razones de esta diferencia son al final muy sencillas, las organizaciones guerrilleras en Colombia dejaron de ser desde hace muchos años, revolucionarias. Por el contrario en la India está floreciendo vigorosa una revolución, y su vigor tiene mucho que ver con la participación de miles de mujeres que imprimen a esta revolución una cualidad superior y una enorme garantía de victoria.

En las verdes praderas, en las regiones selváticas y en las ciudades de la India, la brutal, atrasada y reaccionaria opresión contra las mujeres se combate con fiereza, y todo ello está siendo posible gracias a la correcta dirección del Partido que dirige esta revolución. En el Programa político del Partido Comunista de la India (Maoísta) la mujer ocupa un lugar de primer orden; en uno de sus apartes dice que: «´Las mujeres sostienen la mitad del cielo´. Sin desatar la contenida furia de la mujer como una poderosa fuerza de la revolución, la victoria de la revolución es imposible. Es un motivo de orgullo que las masas de mujeres, particularmente de entre las campesinas pobres y sin tierra, estén dando el paso cada vez más por asumir un papel activo y a veces de vanguardia en el avance de la revolución armada agraria. Por tanto, es indispensable la movilización de las mujeres en el avance de la guerra popular contra el imperialismo y el feudalismo. Junto a la lucha de clases, tenemos que llevar a cabo la lucha en las esferas política, económica, ideológica y cultural por la igualdad de derechos de las mujeres e iguales oportunidades para el desarrollo. La auténtica igualdad entre hombres y mujeres sólo puede realizarse en el curso de la revolución de nueva democracia y más adelante en el proceso de transformación socialista del conjunto de la sociedad. De esta forma, nuestro Partido debe prestar especial atención a despertar, movilizar, organizar y ayudar a las mujeres a que den un paso al frente para unirse a las diversas luchas en curso, en particular la guerra popular, y a la organización de mujeres revolucionarias.»

El lanzamiento de la lucha armada desde la década de los 80 del siglo pasado, llenó de confianza a muchas mujeres que comenzaron a engrosar las filas revolucionarias y ver en los postulados de los comunistas la claridad del por qué de su situación tan deplorable y oprimida solo por el hecho de ser mujeres. Las mujeres indígenas y campesinas, privadas de los más mínimos derechos, sometidas y sojuzgadas por el poder del Estado y víctimas del concepto feudal de sometimiento del sexo femenino, se llenaron de entusiasmo y deseo de luchar al lado de sus compañeros revolucionarios, encontrando en las filas del Ejército Guerrillero de Liberación Popular y del Partido Comunista de la India (maoísta) la salida para su deplorable vida de doble sometimiento y explotación.

Hoy, la Guerra Popular se ha extendido por gran parte del territorio de la India, el gobierno ha reconocido públicamente a los maoístas como el peligro principal para la «estabilidad» en el país; por eso las fuerzas reaccionarias dirigidas desde el Pentágono en los Estados Unidos y en contubernio con otros gobiernos de países imperialistas, están desarrollando desde hace años una campaña militar de grandes proporciones llamada «Operación Cacería Verde». Con esta asesina campaña, se han violado, desaparecido y asesinado a miles de mujeres, gran parte de ellas que no son parte de las fuerzas revolucionarias, pero que el gobierno hace aparecer como combatientes maoístas.

Este 8 marzo, le rendimos un homenaje a la mujer en la India, a la que está sometida a la reaccionaria opresión marital y machista, a la que soporta además la explotación y la opresión feudal y capitalista, a las miles de mujeres que han dado el paso y se han lanzado a la actividad de masas para luchar por sus derechos y a las valerosas combatientes revolucionarias que han entregado su vida a la lucha por la destrucción del Estado reaccionario y con su fuerza y abnegación han imprimido una cualidad superior a la Guerra Popular que hoy avanza victoriosa en ese país como parte de la Revolución Proletaria Mundial

¡Viva El 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer!

También te podría gustar...