LA PAZ DE LOS RICOS EN COLOMBIA Y LA GUERRA POPULAR EN LA INDIA

Compartir

India hoz ymartillo en Kerala

En los últimos meses los dueños del aparato desinformativo han desatado una campaña de apoyo a los intereses que persigue el gobierno de Santos con los diálogos de paz entre explotadores y la cúpula de las guerrillas de las FARC y el ELN. La campaña presenta una amalgama de artimañas típicas de los burgueses, con el show mediático en el cual los medios masivos pretenden colocar al país entre los amigos y enemigos de la paz, entre santistas y uribistas; comparsa a la cual se suman sectores de la izquierda señalando a los revolucionarios que denuncian el engaño como uribistas.

Paralelo con esto, pero como parte de los tira y afloje de la falsa paz, el pasado 2 de abril el uribismo salió a las calles haciendo manifestaciones, a las que se sumó el «paro armado» de los grupos paramilitares presionando sentarse a negociar e impedir que sus jefes sean condenados.

Están además los «mítines» convocados por el procurador Alejandro Ordóñez y el presidente de FEDEGAN José Félix Lafaurie, el 5 y el 10 de abril en los cuales el procurador general llamó a «analizar los resultados de la política de restitución», el primero en San Ángel (Magdalena) y el otro en San Alberto (Cesar), lugares emblemáticos por el despojo realizado allí por parte de los paramilitares al mando de alias Jorge 40 .

Por último, está el contrapunteo alrededor de las declaraciones de Uribe llamando a la «resistencia civil».

Así la burguesía y sus medios masivos pretenden hacer creer que no hay más camino que el de la paz de los ricos, la cual es guerra contra el pueblo; es decir, que no hay otro camino que seguir en la misma explotación y opresión. Pero cabe preguntarse desde la condición de obreros, campesinos, intelectuales y revolucionarios, si de verdad este es el único camino; si en el mundo la única respuesta es el pacifismo frente a la violencia de la burguesía y la vía electorera que sólo pondrá miserables paños de agua tibia a la terrible situación del pueblo.

Pues bien, un ejemplo contrario a ese camino reaccionario que proponen las clases dominantes y el reformismo en Colombia, lo están recorriendo las masas en un proceso revolucionario situado en el continente asiático: es la Guerra Popular dirigida por el Partido Comunista de la India (maoísta) – PCI (m) desde el año 2004.

Los Obreros y Campesinos de la India Rechazaron el Camino Reaccionario y se Alzaron en Guerra Popular

india2

Resultado de la reorganización del Partido Comunista de la India (maoísta) – PCI(m) en un proceso de lucha ideológica, de trabajo revolucionario entre las masas, de unidad ideológica y orgánica que permitió darle continuidad y un poderoso impulso a la lucha armada que se venía desarrollando en la India desde 1967, con el levantamiento de Naxalbari en Bengala Occidental; hoy el movimiento naxalita, nombre con el que se conoce al movimiento marxista leninista maoísta que dirige la Guerra Popular en la India, avanza en la conquista del poder para los obreros y campesinos convirtiéndose en un ejemplo a seguir por los pueblos del mundo.

En la India existe un sistema de exclusión social denominado castas; la casta de los intocables es la más baja, ahí están los Adivasi, campesinos pobres similares a nuestros indígenas; para claridad del lector es bueno recomendar que en los noticieros frecuentemente se habla de mujeres violadas y ahorcadas, en la mayoría de los casos pertenecientes a la casta de los intocables, muchas de ellas son Adivasi, los más pobres de los pobres, herederos de grandes selvas como las de Chhattisgarh, perseguidos por las compañías imperialistas y el Estado para tomar sus tierras y esclavizar a su pueblo; son ellos la base de masas más importante del PCI (m) y administradores del nuevo poder, organizados en los Krantikari Janatana Sarkar «Comités Populares Revolucionarios».

Esta Guerra Popular en la India, recoge un método y una ciencia que pertenecen a los proletarios de todo el mundo, y es en la actualidad un faro para los revolucionarios y sirve como claro ejemplo del camino que deben seguir en Colombia los obreros y campesinos para derrocar al podrido Estado burgués, terrateniente y pro imperialista, dejando de lado las ilusiones constitucionales alejadas de la realidad y que no sirven a los intereses de los trabajadores sino a perpetuar el actual orden de cosas.

Los Comités Populares Revolucionarios, son un proceso de construcción del nuevo poder, estudiando la realidad y transformándola, algo que no es sencillo, pero que se hace siguiendo la línea política, económica, teórica y militar del Marxismo Leninismo Maoísmo con lo cual se brindan aportes en la construcción científica de un mundo nuevo al servicio de las masas; así pues en la India, las masas rojas dirigidas por el PCI (m) están creando poder popular en las bases de apoyo y con esto lo viejo está siendo reemplazado por lo nuevo en medio de avances y retrocesos.

Esto pasa en una zona denominada el Corredor Rojo, el cual comprende 14 de las 28 provincias de la India, el propio gobierno ha reconocido que de 602 distritos hay 182 que están bajo control de los comunistas en los cuáles no entran ningún tipo de fuerzas del orden del Estado, aunque en la mayoría de las provincias donde los Naxalitas tienen presencia corresponden a un perfil agrario o de grandes extensiones de selva: Andhra Pradesh, Asma, Bengala Occidental, Bihar, Chhattisgarh, Gujarat, Jharkhand, Kerala, Madhya Pradesh, Maharashtra, Orissa, Uttar Pradesh, Uttaranchal y Tamil Nadu.

Enumeramos algunos de los avances a manera de resumen, dado el espacio de este medio, pero se puede tener mayor información en los documentos del PCI (m), disponibles en http://www.bannedthought.net/India/CPI-Maoist-Docs/index.htm y en http://revolucionnaxalita.blogspot.com.co/:

  1. Organización independiente y con poder para la administración y acceso a la tierra en los Janatana Sarkar y Administración Popular de la Justicia en los Comités de Justicia, con esto han logrado en buena medida mejorar la calidad de vida de los campesinos pobres instaurando sistemas de riego, adecuación del suelo, puestos de salud y escuelas para la educación de las masas, que jamás tuvieron bajo el viejo régimen.

  2. Avances significativos en la lucha contra la opresión de la mujer: Comités de mujeres encargados de educación y cultura, mujeres en altos rangos del Ejército Guerrillero Popular de Liberación – EGPL, campañas para vencer la opresión a la mujer con actos concretos derrocando en algunas tribus el hecho de que las mujeres después de casarse debieran andar con el pecho desnudo o los matrimonios obligados.

  3. Organización, movilización y lucha de las masas de obreros, campesinos e intelectuales contra el Estado, el capitalismo y la semifeudalidad con el fin de frenar los grandes proyectos mineros del Estado indio y las compañías imperialistas, desarrollando poderosas huelgas políticas para frenar la producción en los diferentes estados y sus ciudades, denominadas Baht (Huelga general) las cuales gozan de gran apoyo de las masas obreras y populares y sus organizaciones como los sindicatos, como la realizada recientemente en Dandakaranya durante los días 4 y 5 de mayo (Ver).

  4. Incorporación de obreros, campesinos e intelectuales a las filas del Partido y del Ejército Guerrillero Popular de Liberación, logrando la movilización efectiva de masas de artistas e intelectuales que luchan junto a las masas básicas en pro de la revolución.

Y es así como contra estos importantes logros económicos, sociales y políticos, los burgueses, terratenientes e imperialistas desataron contra el PCI (m) y las masas rojas de la ciudad y especialmente del campo, una operación sangrienta de cerco y aniquilamiento, denominada “operación cacería verde”; un nombre detrás del cual se esconde un intrincado sistema de muerte cuyo principal objetivo es aplastar la revolución que dirige el PCI (m) y el EGPL y, por ahí derecho, reprimir a las masas populares y minorías étnicas y religiosas.

En la operación cacería verde además de las hordas de paramilitares que asesinan, violan y desplazan a los campesinos, se están usando aviones de guerra MI-17 como lo informa Vikalp, el Portavoz del Comité Especial de Zona de Dandakaranya del PCI (m) (Ver).

Esta es la dinámica de avances y retrocesos, victorias y derrotas de la revolución en la India, en la cual muchos hermanos han caído y miles se encuentran como prisioneros políticos; sin embargo tiene una diferencia cardinal respecto a la guerra que han librado las guerrillas en Colombia.

Las Negociaciones de Paz en Colombia, son por el Reparto del Botín de la Guerra Reaccionaria

En Colombia a diferencia de la India, durante las últimas tres décadas se ha librado una guerra burguesa, reaccionaria donde las masas han sido carne de cañón en la lucha que libra la burguesía, los terratenientes y los imperialistas por la renta diferencial que dejan las explotaciones mineras, la extracción del petróleo y las grandes plantaciones de palma aceitera, coca y amapola.

Ha sido una guerra donde las masas no son movilizadas y organizadas para el ejercicio de su propio poder en sustitución del viejo poder de los explotadores, sino intimidadas por los actores armados que se comportan como fuerzas de ocupación. Es tan cierto esto que incluso en las “negociaciones de paz” de las FARC con el Gobierno de Pastrana, el Estado les dio El Caguán, una gigantesca zona al suroccidente del país, donde esa guerrilla no hizo nada distinto de lo que hace el Estado, al punto que hoy, y gracias a los abusos de las FARC, se ha convertido en un fortín del uribismo, principal promotor del paramilitarismo en Colombia. El hecho es que en más de medio siglo de lucha armada en Colombia, no existe Poder Popular, ni siquiera fuertes organizaciones de masas en las zonas donde han operado las guerrillas.

No ha sido una guerra popular sino una guerra contra el pueblo, donde los pobres del campo (proletarios y semiproletarios, campesinos, indígenas y comunidades negras) no han sido los protagonistas de la lucha sino víctimas de las masacres, el desplazamiento y el despojo de sus tierras y pertenencias; donde se reconoce oficialmente la usurpación de más de 10 millones de hectáreas y más de 6 y medio millones de desplazados.

Ha sido una guerra llevada a cabo por las fuerzas militares del Estado y los grupos paramilitares al servicio de los explotadores, junto con las guerrillas, que si bien surgieron en la década del 60 del siglo pasado con el apoyo y participación de los campesinos y revolucionarios de la pequeña burguesía urbana, a mediados de los años 80 perdieron la perspectiva y se convirtieron también en azote de los campesinos y victimarios de las masas contribuyendo a su despojo y desplazamiento.

Dado el carácter burgués de la guerra y ante la imposibilidad de vencer por parte de los contendientes, es apenas natural que estén negociando, desde mediados de los 80, cómo dar fin al enfrentamiento, cómo legalizar el despojo de los pobres del campo y perpetuar el sistema de miseria y explotación. De ahí que las nuevas leyes sobre desarrollo agrario, producto de las negociaciones de paz, solo busquen formalizar el hecho de que parte importante de las tierras usurpadas ya están en manos de las grandes compañías imperialistas como Cargill y grupos monopolistas colombianos como el Grupo Empresarial Antioqueño, así como entregar el resto en beneficio de los demás capitalistas nacionales y extranjeros que quieran invertir en el campo; donde la «restitución y reparación» para la víctimas solo es basura demagógica, cuya pretensión real es proporcionarles mano de obra barata a los explotadores y grandes empresarios del campo.

La lucha del uribismo y su «resistencia civil» al acuerdo del gobierno con los jefes las guerrillas, no es una oposición a la guerra que ha promovido a través de los grupos paramilitares, sino que busca llevarse la parte del león en las negociaciones y que no sean penalizados sus promotores y ejecutores, entre ellos el propio Álvaro Uribe y su familia.

Es una posición equivocada de los compañeros que creen que se debe apoyar la farsa de la paz de Santos, porque de ella no vendrá la paz para el pueblo, sino la legalización de la usurpación y el despojo y la continuación de la guerra contra el pueblo. Y es una traición de los jefes de los partidos reformistas y oportunistas que terminan respaldando la política del imperialismo yanqui y las clases dominantes colombianas, y propagando la falacia de que puede haber paz entre explotados y explotadores, contribuyendo al propósito de los reaccionarios de desarmar ideológicamente a las masas que deben prepararse para la guerra si quieren conquistar la paz verdadera.

Preparar la Guerra Popular Aprendiendo de Nuestros Hermanos en La India

La lucha de los hermanos de la India es un ejemplo para los comunistas, los revolucionarios y las masas en Colombia, ya que permite evaluar al calor de la guerra popular cómo es el proceso de construcción y fortalecimiento del Partido de la clase obrera y además nos enseña sobre cómo aislar al oportunismo de la dirección del movimiento de masas, una lucha que el PCI (m) ha librado contra el falso Partido Comunista de la India – PCI, afín al Partido Comunista Colombiano (mamerto). Así pues la experiencia de los marxistas leninistas maoístas en la India representa un poderoso material de estudio y experiencia para los comunistas en este país.

India1

Debemos estudiar la guerra popular en la India con el fin de enriquecer nuestro análisis y práctica para aprender de los camaradas, para contrarrestar el camino burgués de la falsa paz, preparar la guerra popular y avanzar en la revolución socialista como parte de la batalla mundial por el comunismo.

El Partido Comunista de la India (maoísta) y la Guerra Popular que él dirige son motivo de inspiración para los comunistas que en este país se han propuesto avanzar en la preparación del Congreso del Partido, pues como dice el Programa Para la Revolución en Colombia:

«La única garantía de que el movimiento obrero en Colombia cumpla su misión histórica de acabar con la explotación y la opresión, y contribuya al triunfo del comunismo en toda la tierra, es un partido comunista revolucionario, construido sobre la firme base del marxismo leninismo maoísmo, con un programa que interprete la realidad, con los métodos y estilos de trabajo marxistas leninistas maoístas…» asuntos que los camaradas en la India han sabido poner en práctica y hoy les permite marchar a la vanguardia del proletariado internacional.

Corresponsal del Suroccidente.

Para mayor información consulte:

http://revolucionnaxalita.blogspot.com.co/2016/04/acercamiento-la-actualidad-de-la.html

http://revolucionnaxalita.blogspot.com.es/

Caminando con los camaradas: https://www.marxists.org/espanol/tematica/mujer/autores/roy/001.htm

Documentales en video:

Documental “Red Ant Dream”: https://www.youtube.com/watch?v=cVvTh…

Reportaje “India’s Red Tide”: https://www.youtube.com/watch?v=OvUVz…

Reportaje “we will not leave our village- gaon chodad nahi”: https://www.youtube.com/watch?v=8M5ae…

Película ” Chakravyuh”: http://played.to/embed-s66eqgxofhbh-6…

También te podría gustar...