LA CLASE OBRERA FRANCESA EN PIE DE LUCHA CONTRA LA REFORMA LABORAL

Compartir

Francia

Mientras el 17 de marzo en Colombia se desarrollaron manifestaciones contra las políticas del gobierno, Francia vivió una de las más grandes jornadas de protesta nacional. El motivo, fue el rotundo rechazo de los trabajadores a la pretensión de Hollande, de aprobar una nefasta reforma laboral que busca favorecer de manera descarada a los empresarios y dejar completamente desprotegidos a los trabajadores.

Las manifestaciones recientes tomaron vuelo desde el 14 de marzo y se han extendido a todo el país, mientras crecen los cientos de miles que salen a las calles para expresar su repudio al gobierno que planea el nuevo ataque desde París, ante la crisis del capitalismo mundial, que se lleva por delante hasta países como Francia que posan de ser fuertes economías.

La Reforma, se centra en darles poder a las empresas para despedir a los trabajadores, solamente aduciendo dificultades económicas o «procesos de reorganización», así mismo, disminuye los meses de indemnización en caso de despidos, le da más poder a los «acuerdos internos» en las empresas en detrimento de las conquistas consignadas en las Convenciones Colectivas, facilidad a los empresarios para modificar las jornadas de trabajo, reducir el porcentaje del pago de horas extras, etc. En resumen, echar sobre los hombros de los trabajadores las dificultades, ciertas o ficticias, de las empresas.

La reforma laboral propuesta por el gobierno está en la misma línea de las medidas impuestas en España, como denuncian muchos dirigentes obreros. Según una encuesta realizada por el diario Le Parisien, más del 70% de los encuestados rechazan la Reforma, y eso se ha reflejado también en laS multitudinarias protestas que tuvieron su pico más alto el 14 y el 17 de marzo; una gran movilización que tiene como punto mayor el 31 del mismo mes, para cuando están convocando a una «Huelga General».

Las calles de París se inundaron de manifestantes, cientos de miles salieron a la calles para expresar su repudio, pero además para recordar una y otra vez que sus derechos y conquistas se logran y defienden en las calles, que no hay gobierno bajo el capitalismo que brinde a las masas beneficios por la buenas, que el camino del diálogo respetuoso con los verdugos, siempre lleva aparejada la sumisión a recibir la soga en el cuello obrero para ahogar su fuerza en beneficio de los poderosos. No hay otro camino que la lucha directa, y esa verdad aplica no solo para Francia, así se evidencia en todos los países europeos, y no tiene por qué ser diferente bajo un gobierno reaccionario como el de Santos en Colombia o el de una falsa izquierda como el de Ecuador, Bolivia o Venezuela o como cualquiera otro en este pútrido imperialismo.

El pueblo francés tiene una brillante historia de lucha; y este mes —rememorando La Comuna de Paris, iniciada precisamente el 18 de marzo de 1871— han recordado por qué son un referente para la lucha de la clase obrera mundial. Falta mucho, claro, para enlazar con aquella gesta histórica, pero es evidente que por las venas de las masas francesas, fluye la fuerza poderosa más revolucionaria de las sociedades de clases.

También te podría gustar...