INDIA: El camarada Ajith relata su experiencia en la cárcel

Compartir
INDIA: El camarada Ajith relata su experiencia en la cárcel 1

Tomado del blog Dazibao Rojo la traducción del inglés al español es responsabilidad de Revolución Obrera.

El líder maoísta Murali relata su propia experiencia en la cárcel para citar las violaciones desenfrenadas de los derechos humanos, denuncia estado de Emergencia no declarado y llama a la unidad de las fuerzas democráticas.

9 de septiembre de 2019 C. Kistler / Redspark.

La recepción ofrecida el domingo en el Kochi de Kerala al líder maoísta Murali Kannampilly resultó ser una convergencia de activistas de derechos, que apoyaban y se oponían a su movimiento de izquierda radical.

El evento —organizado por Justicia para el Colectivo Murali— fue el primer evento público de Murali después de que saliera de la cárcel central de Yerwada en Pune el 23 de julio, cuatro años después de ser arrestado. Su detención había atraído la atención mundial de pensadores como Noam Chomski, Judith Buttler y Gayatri Spivak y Partha Chatterjee, entre otros, que se habían sumado a la campaña para su liberación.

En su intervención en la reunión celebrada en la plaza Vanchi, cerca del Tribunal Superior de Kerala, Murali observó que en el país se está produciendo una situación de emergencia no declarada y se preguntó por qué la gente no protesta contra ella, a pesar de que el país ya había tenido una experiencia anterior en 1975. “El continuo cierre de Jammu y Cachemira tras la derogación del artículo 370 es un ejemplo de la emergencia no declarada”, dijo.

Murali dijo que “hay un sentimiento en la sociedad de que los derechos humanos no son para todos. En la cárcel (en Yerwada), relató, “incluso mis compañeros de prisión me criticaron por impedir que los policías golpearan a los presos”.

Muralidharan también fue víctima de una violación de los derechos humanos durante su condena en la cárcel. Las autoridades le negaron atención médica para el dolor torácico en 2016 y 2018, lo que obligó a varios intelectuales de todo el mundo a expresar su preocupación por su estado de salud. Chomsky, uno de los intelectuales, había exigido incluso que los rebeldes encarcelados tuvieran un juicio justo, transparente y rápido o fueran puestos en libertad.

La historia de Murali

Muralidharan es hijo del ex diplomático Kannampilly Karunakara Menon, que fue consejero en la Embajada de la India en China de 1958 a 1961. Comenzó a asociarse con grupos de izquierda radical mientras estudiaba ingeniería civil en la antigua Escuela Regional de Ingeniería (ahora Instituto Nacional de Tecnología) en Kozhikode. En febrero de 1976, fue nombrado acusado en el ataque de Naxal a la estación de policía de Kayanna, pero fue absuelto junto con todos los demás acusados. Su colega P. Rajan, sin embargo, fue arrestado por la policía y torturado hasta la muerte.

Muralidharan se convirtió en secretario del Comité Central de Reorganización del Partido Comunista de la India (Marxista-Leninista), que se formó en 1979. Se convirtió en secretario del nuevo partido después de su fusión con el Partido Comunista de la India (Maoísta) en mayo de 2014.

Estuvo trabajando en la clandestinidad hasta su arresto en 2015. Durante ese tiempo, editó Un Mundo Que Ganar, una revista publicada por el Movimiento Revolucionario Internacionalista, un foro para coordinar los movimientos maoístas en todo el mundo. También escribió lo que se considera un libro fundamental sobre las reformas agrarias y las relaciones de castas y agrarias en Kerala, titulado Tierra, casta y servidumbre.

Muralidharan, también conocido como Murali Kannampilly o por su nombre de guerra Ajith, fue detenido el 8 de mayo de 2015 mientras recibía tratamiento en un hospital de Talegaon Dhabada, a unos 30 km de Pune. Fue acusado en virtud de la Ley de prevención de actividades ilícitas por estar asociado con el Partido Comunista de la India (Maoísta), que está prohibido, así como en virtud de las disposiciones penales relativas a la falsificación, el porte y el uso de “documentos de seguridad”.

La religión como tapadera

El domingo, Murali dijo que el partido gobernante estaba vendiendo un falso sentido de nacionalismo usando la religión como tapadera. “Hay un argumento de que los que apoyan a los hindúes son nacionalistas y el resto son antinacionales. [Es decir,] ningún nacionalismo antiimperialista es posible en la India”, dijo.

Murali no ocultó su convicción sobre la idea maoísta de la revolución armada. Dijo que no creía que la revolución social fuera posible de manera pacífica. “Sin embargo, el entorno social actual exige la unidad de los movimientos democráticos a pesar de sus diferencias. Múltiples movimientos pueden unirse a pesar de sus diferencias. Es la necesidad de la hora”, dijo.

Alabó la valentía de la gente que se había reunido en el acto diciendo que todos ellos podían ser tildados fácilmente de terroristas ahora con las últimas enmiendas a la Ley de la UAPA.

El juez (retirado) P. K. Shamsudheen, que presidió la reunión, dijo que trabajaba para la liberación de Murali a pesar de oponerse a su ideología política, porque se trataba de una cuestión de derechos humanos. Aclamando a Murali como un gran pensador y escritor, dijo que no creía que Murali participaría en ninguna actividad terrorista. “La India necesita otra revolución para hacer realidad la idea de libertad de Gandhi, pero el derramamiento de sangre no debe ser su medio”, dijo.

El ex diputado Sebastian Paul dijo que la reunión no era sólo para Murali, sino para muchos que languidecen en las cárceles de todo el país sin juicio.

El veterano del PCM MM Lawrence pidió la unidad de los partidos de izquierda, incluso criticando la idea de la revolución armada de los maoístas.

También te podría gustar...