FUTBOL Y SEGREGACIÓN RACIAL A LA FRANCESA

Compartir

FUTBOL Y SEGREGACIÓN RACIAL A LA FRANCESA 1

La segregación racial no es otra cosa que la segregación de clase

Publicamos un aporte de un camarada con importantes reflexiones sobre el triunfo de Francia en el pasado mundial de futbol, la segregación racial y la realidad de los trabajadores en el país de la «libertad, igualdad y fraternidad».


La selección de futbol de Francia, que hace poco ganó el mundial de futbol 2018, es presentada como una muestra de la unidad del pueblo francés; al menos así lo describen los medios, todos adictos al gobierno de turno. Al tiempo que topadoras y camiones de la policía, destruyen las carpas y ranchos de cartón debajo de los puentes en París y otras ciudades, que son los lugares de hacinamiento de los miles de inmigrantes (principalmente negros y árabes), y que en su mayoría son declarados expulsables a la frontera, y si bien varios de ellos lo son, otros continúan deambulando por las calles de las distintas ciudades.

La selección de futbol en cuestión es en un 78,3% de negros y árabes, inmigrantes, pertenecientes a las mismas etnias y pueblos, que los que deambulan por las calles pidiendo changas, trabajos, o mendigan para poder sobrevivir.

¿Sabe usted, lector, en qué lugar del país puede encontrarse una densidad de árabes y negros, similar al 78% de la selección de futbol?

¡¡¡¡¡¡En las cárceles francesas!!!!!!

Y el cinismo de estos franceses, no termina allí. Durante las transmisiones del mundial, desde Rusia, podían verse las hinchadas, en las de los franceses, todos blancos, galos, ni un árabe o negro, desgañitándose por los colores de Francia, representados en la cancha, por esos mismos inmigrantes del 78%. Claro estos hinchas son los que pueden pagarse un viaje y estadía en el mundial de futbol, no así los negros y árabes, que aun trabajando, apenas si pueden sobrevivir y que constituyen además la masa más importante de desocupados. Es más, por aquí se repite en todos los programas de TV, los comentaristas deportivos y otros, cantando loas a Mbappé, Pogba, Fakir y los otros exponentes de su selección, pero entre esos comentaristas, no hay un solo negro o árabe (con la excepción, en algún caso, de un ex jugador de futbol invitado a opinar).

El periodismo en Francia es demasiado limitado, y necesariamente obsecuente, como para permitir a estos «extranjeros inmigrantes», ocupar alguno de estos puestos de periodistas televisivos, y aún menos que aparezcan como «testigos de la sociedad».

Pero como nos lo recordaban Les Luthiers, «no todos los negros (y los árabes, lo agrego yo), son maltratados en este país, algunos son maltratados en otros países». Así el «premio nobel democrático negro» Obama acaba de hacer unas loas al «integrismo», que él tanto colaboro a deshacer en su país: fue él quien expulsó a las fronteras la mayor cantidad de inmigrantes superando los que expulsaron los gobiernos anteriores.

Así Obama declaraba, acerca de la selección de futbol francesa, que es una «verdad incompatible, con toda forma de discriminación, basada en la raza, la religión o el sexo» (quizás vio mujeres o trans en dicha selección). Destacó que esos «guys» – tipos (en inglés), no se parecen a los galos, pero son ¡¡¡¡Franceses!!!!

A propósito de esto, los franceses galos, son apodados por las comunidades árabes y negras de los barrios —(banlieu), suburbios—, como «suchiens» forma despectiva hacia los franceses de «souche» que significa de raíz. Así se diferencian todos los negros y árabes (como Pogba, Benzema, el propio Zidane —grandes futbolistas— y todos los inmigrantes nacionalizados) de los apellidos galos. Pero este apodo de suchiens, es también traducido como «sub-perros».

Mientras tanto tenemos casi 12 millones de negros y árabes, casi un 15% de la población, que no solo son mayoritarios en las cárceles, sino también en las masas de desocupados, de precarios, y de segregados en todos los niveles de la actividad en este país. Este país según esos mismos «galos suchiens» que segregando, y persiguiendo a los negros y árabes —aun franceses naturalizados— se llenan la boca de «Liberte, Egalite y Fraternite».

Mientras tanto Macron —el presidente de los ricos como se acostumbra a llamarlo— Y que el anterior presidente Hollande —no sin mácula él— cuando se lo interrogó sobre si Macron era verdaderamente el presidente de los ricos, respondió: «NO, es el presidente de los muy ricos».

Decía entonces acerca de Macron que se fotografía con los campeones, al tiempo que en las reuniones europeas, trata por todos los medios de presionar por una defensa común que le permita continuar con sus guerras coloniales e imperialistas, bombardeando los mismos pueblos y naciones, de los 78% de los campeones del mundo. Ya había comenzado por mendigarle a Trump por ayuda a sus tropas en Mali, pero Trump lo dejo en banda. Así que ahora presiona a Merkel y otros gobiernos europeos.

Es por ello que los medios obsecuentes franceses primero lo presentaron como el mejor amigo europeo de Trump, así Macron se convertía en la TV y prensa francesa como el mayor resguardo de la libre empresa y otras libres cosas. Pero con las idas y venidas de Trump (especialmente el no respeto a esa libertad de empresa, con la imposición de los proteccionismos) debieron desencantar prestamente, y entonces se lo presentó como el paladín de la unidad Europea.

Y las propuestas macronianas, de un presupuesto único europeo, y una defensa común (léase una fuerza de intervención, paralela a la OTAN) debieron quedar en la nada, y los medios debieron desencantar de sus predicciones de paladín de Europa, y esto debido a la oposición de Merkel y otros gobiernos europeos a dichas propuestas.

A todo ello se suma que sus diputados mayoritarios en el congreso, que fueran reclutados por internet, y medios empresariales, comienzan a no aceptar votar lo que les diga el ejecutivo, sin un ápice de debate, y si ya eran diputados marionetas, ahora comienzan a darse cuenta y parece que no todos lo aceptan gustosamente.

Entonces asistimos ahora a los lamentos de los secuaces de Macron, que esperaban que la obtención del campeonato de futbol iba a redorar la imagen de su presidente, y en cambio despiertan de ese sueño, pues su imagen se deteriora y aparecen fisuras en su propia bolsa de gatos que es su partido.

Esto permite una arremetida de las luchas de los trabajadores y el pueblo, que veremos cómo se realiza en este verano caliente. Y ello a pesar de las traiciones de las burocracias sindicales, que ya vendieron las lucha de los ferroviarios y se disponen a hacerlo ahora en las nuevas discusiones con el gobierno, que tienen en agenda, con las nuevas leyes programadas, de seguro de desempleo y de la futura reforma jubilatoria, en donde se prepara, por un lado, la reducción del mal llamado seguro de desempleo, que de ahora en adelante podrá llamarse seguro de ir bajo el puente, y lo mismo para los jubilados, que ya el gobierno Macron, les hace «colaborar» en los ajustes.

Federico Lensi

También te podría gustar...