¡FUERA DE SIRIA TODAS LAS FUERZAS ASESINAS, FUERA DE ALLÍ TODOS LOS REACCIONARIOS!

Compartir

¡FUERA DE SIRIA TODAS LAS FUERZAS ASESINAS, FUERA DE ALLÍ TODOS LOS REACCIONARIOS! 1

Según la Unicef, el ataque con armas químicas en Siria (gas sarín parece ser) el pasado martes 4 deja ya por lo menos 27 niños, de un total de 86 personas muertas y cerca de 500 heridos.

No sólo es aberrante que el pueblo en Siria siga siendo quien pone la mayor cantidad de muertos en esta guerra, es absurdo además que sean niños una gran parte de las víctimas. Y como si eso no fuera suficiente, que las muertes sean causadas por un ataque con armas químicas.

Los ejércitos en contienda se señalan unos a otros como responsables del ataque; los grupos opositores respaldados por varios países imperialistas, entre ellos Estados Unidos, culpan al gobierno de Bachar Al Assad de realizar el bombardeo sobre las masas y utilizar este tipo de armamentos; y el gobierno de Assad, respaldado por otros países imperialistas, entre ellos Rusia, se defiende diciendo que las armas químicas estaban en el lugar del impacto de los ataques y hacían parte del arsenal con el que los rebeldes atacan, tanto a las fuerzas del gobierno, como al pueblo.

El asesino Donal Trump de inmediato ordenó una acción militar impactando 59 misiles en una base aérea del gobierno sirio, con el pretexto de poner freno al uso de armas químicas. No se puede olvidar que la invasión a Irak, encabezada por el imperialismo estadounidense en el año 2003, fue precisamente acusando a Hussein de tener armas químicas. El gobierno yanqui, uno de los más asesinos y sanguinarios del planeta, invasor de países y masacrador de pueblos, ha usado armas químicas a través de la historia más que cualquiera otro ¿ahora viene a posar como salvador y juez del planeta? El propio gobierno gringo ha sido responsable directo de la muerte de miles en el territorio sirio; entre otras, no es un secreto su apoyo tras bambalinas al brutal y asesino Estado Islámico que busca tumbar el gobierno pro-ruso de Bachar Al Assad. Los imperialistas están usando el territorio y el pueblo sirio para medir sus fuerzas militares, como lo han hecho en muchas otras guerras regionales.

Por donde se le mire, todos son miserables asesinos, cuyos crímenes no tienen justificación posible; unos y otros son parte de los dos bandos reaccionarios en contienda que luchan por hacerse con el control económico, político y militar de la región, y no precisamente para beneficiar al pueblo. Lo que hay en juego es la pugna por el control reaccionario; es una estrategia militar de gran escala entre bloques imperialistas; es la plusvalía a montones de la clase obrera siria y control económico de una región estratégica. Ninguno de los bandos en esta guerra representa los intereses de las masas, unos y otros merecen el repudio de los pueblos del mundo por sus acciones criminales y brutales contra las masas inermes.

La masacre reciente en Siria ocupa por estos días puesto de privilegio en los medios de comunicación, pero los reaccionarios de todo los países utilizan esta carnicería humana para posar de progresistas, de muy humanos, de benefactores y dolientes del pueblo sirio… Mentira e hipocresía es lo que pulula en las declaraciones de los gobiernos, no sólo porque al final no mueven un dedo para impedir la masacre del pueblo sirio y el carácter reaccionario de esa guerra, sino además porque esos gobiernos tienen rabo de paja en el trato con las masas en cada uno de sus países, donde victimizan todos los días al pueblo con políticas reaccionarias, y en muchos casos con persecución y asesinatos; Colombia es un botón de muestra de esa realidad, mucho más son las hipócritas declaraciones de los gobiernos de los países imperialistas que mientras se rasgan las vestiduras para condenar el ataque, están destinando miles de millones para armar a sus fichas en las propias entrañas de la brutal guerra siria.

Para las masas sirias, no hay otro camino que transformar esa guerra reaccionaria en Guerra Popular, donde se levanten consignas revolucionarias y un plan de acción que se proponga no solo derrocar al dictadorzuelo títere de los rusos, sino demoler todo el aparato estatal existente y construir uno distinto donde sea el poder de las masas armadas, encabezadas por la clase obrera, quienes gobiernen absolutamente todo en el país.

También te podría gustar...