Declaración Conjunta de Partidos y Organizaciones Comunistas – 1 Mayo 2017

Declaración Conjunta de Partidos y Organizaciones Comunistas - 1 Mayo 2017 1

¡Primero de Mayo rojo, revolucionario, internacionalista!

«La bandera de la Revolución de Octubre es invencible»

Mao Tse Tung.

Este año se cumple el Centenario de la Revolución de Octubre. Imperialistas, reaccionarios, reformistas, y todo tipo de oportunistas, tratan de eliminar, ocultar, denigrar y mancillar este evento, así como hicieron el año pasado con el 50° aniversario de la Gran Revolución Cultural Proletaria.

Lo hacen porque saben que el gran mensaje que de estos eventos proviene para los proletarios y las masas es más y más actual.

Para liberarnos del imperialismo, del capitalismo, de la guerra, de la explotación del proletariado y opresión de los pueblos se necesita hacer la revolución proletaria!

La clase obrera debe arrancar el poder político de las clases dominantes, debe establecer su poder, su estado, la dictadura del proletariado, y construir el socialismo; debe desarrollar y continuar la revolución en cada país y en todo el mundo para liberarse de todas las cadenas del imperialismo y marchar hacia el comunismo a nivel mundial.

El sistema imperialista cada día más demuestra ser lo que Lenin analizó y describió en su gran obra «El imperialismo fase superior del capitalismo»; un sistema podrido y caduco.

El imperialismo y sus gobiernos, en todas las latitudes, siguen atravesando una profunda crisis económica y financiera, política y social, y descargan esta crisis sobre la clase obrera y las masas a su interior, e internacionalmente sobre las naciones y pueblos oprimidos.

El imperialismo es guerra económica, guerra de agresión y saqueo, para una nueva repartición del mundo.

El imperialismo es reacción y fascismo. El imperialismo es la última fase del capitalismo y muestra cada día la necesidad de derrocarlo.

¡Es por eso que el mensaje de Lenin y de la Revolución de Octubre está más vivo que nunca!

En el imperialismo más fuerte, el de EE UU, la victoria de Trump es la manifestación de la crisis del imperialismo yanqui y su intento de salir de ésta, agudizando la guerra económica, la dominación militar, el control de las áreas estratégicas geopolíticas, la re-definición de las alianzas en los diversos escenarios de guerra en el mundo.

La victoria de Trump muestra la barbarie de que está hecha la dicha «democracia americana», un multimillonario fascista al poder, en guerra contra las masas pobres al interior y contra los pueblos oprimidos a nivel internacional.

La victoria de Trump alimenta en todos los países imperialistas el camino de la reacción, el camino del estado policial, de la militarización, del estado de emergencia y guerra permanente al interior, contra los proletarios, contra los derechos de las mujeres, contra los pueblos afroamericanos, contra los inmigrantes con muros y expulsiones, contra los musulmanes y los árabes, contra cada idea progresista en las escuelas, las universidades, los medios de comunicación, la cultura, el arte.

La nueva fase agresiva del imperialismo yanqui agudiza las contradicciones inter-imperialistas, con el imperialismo ruso, super-potencia atómica, con China, nueva potencia social-imperialista, y con los países de la Europa imperialista, actualmente bajo la hegemonía alemana.

La contienda global entre los países imperialistas por el reparto de los mercados y la lucha por el control de los recursos energéticos origina y alimenta guerras de agresión y guerras reaccionarias que están sembrando en el mundo muerte, masacres y destrucción.

¡Son las guerras imperialistas de agresión en todos los rincones del mundo las que producen la gran ola de inmigración! ¡Es la barbarie de las guerras imperialistas y el «regreso a casa» de estas guerras, incluso en el corazón de las ciudadelas imperialistas, las que han ensangrentado las calles de los mismos países imperialistas!

Los estados y los gobiernos de los patronos del mundo desarrollan en todos los países imperialistas una guerra interna contra el proletariado y las masas, que cada vez más son impulsados por la crisis, opresión y represión a luchar y rebelarse.

En los países oprimidos por el imperialismo, los proletarios y los pueblos intensifican las luchas anti-imperialistas y de liberación nacional, en particular se necesita apoyar la lucha del pueblo palestino y árabe contra el Estado sionista y el imperialismo, y las guerras populares. De la India a las Filipinas, de Turquía al Perú, las guerras populares, guiadas por los partidos marxistas-leninistas-maoístas son el punto de referencia para el camino a tomar para liberarse del imperialismo, de los regímenes reaccionarios y para construir estados de Nueva Democracia en marcha hacia el socialismo.

La Guerra Popular en la India – hoy día en el 50° aniversario de la ‘revuelta de Naxalbari’, que ha abierto esta vía – lucha contra las masacres, la Operación Cacería Verde, la represión contra los maoístas, la población adivasi, los intelectuales y estudiantes revolucionarios y demócratas, contra los obreros, campesinos, mujeres en lucha, contra las minorías nacionales y demuestra que nada ni nadie puede detener la guerra popular y la lucha de liberación del pueblo y que nada ni nadie puede detener el apoyo internacional.

La Revolución de Octubre y el gran Lenin mostraron que no se puede luchar y triunfar contra el imperialismo y sus estados sin luchar contra el revisionismo y el oportunismo.

Las condiciones objetivas son favorables para la revolución, que es la tendencia principal en el mundo. Todas las fuerzas de la socialdemocracia, de los ex partidos ‘comunistas’ que se han convertido en revisionistas y reformistas, han perdido crédito entre las masas, muestran que son herramientas inútiles para defender las condiciones de la vida y de trabajo de las masas y oponerse al imperialismo, a la guerra, al fascismo y al estado policiaco.

Junto con la crisis de estas fuerzas vemos el emerger de tendencias reaccionarias populistas y movimientos fundamentalistas reaccionarios que dividen las masas para atarlas al carro de tal o cual imperialismo y, en última instancia, a las fracciones más reaccionarias del imperialismo y de la burguesía y a los regímenes de sus lacayos.

Los proletarios y las masas deben rechazar firmemente las ilusiones del camino parlamentario y pacífico, que los desarman, y emprender con firmeza el camino revolucionario.

La guerra popular es la forma más avanzada para hacer la revolución, por esto la debemos apoyar en todos los países donde ya se desenvuelve y prepararla en todos los demás países, aplicándola a las condiciones concretas de cada país.

Es necesario construir partidos comunistas auténticos, que sean la vanguardia de la clase obrera y núcleo dirigente de todo el pueblo.

Los partidos comunistas basados en la ciencia del marxismo-leninismo-maoísmo se construyen en el fuego de la lucha de clases en estrecha relación con las masas, en función del inicio y desarrollo de la guerra popular, aplicada a la realidad.

Los partidos comunistas deben construir el frente único de las masas explotadas de todos los sectores oprimidos por el imperialismo y desarrollar la táctica necesaria correspondiente a la forma que tome el dominio político, militar.

En los países imperialistas los partidos comunistas deben integrar en sus filas a los nuevos proletarios migrantes, jugando un papel de vanguardia en la lucha contra la súper-explotación, la esclavitud y el racismo.

Los partidos comunistas deben reunir y organizar la rebelión de la juventud y la lucha de la mujer como fuerza poderosa de la revolución.

Deben combatir su imperialismo como el principal enemigo del proletariado y de los pueblos oprimidos, ponerse decididamente al lado de las masas de las naciones atacadas. Hoy día en particular deben luchar contra la ocupación de Afganistán, la agresión imperialista a Siria y las amenazas nucleares contra Corea del Norte.

La guerra imperialista y la dictadura reaccionaria de la burguesía llevan la necesidad de que los partidos se equipen por oponer a la guerra imperialista, la guerra popular y forjar su fuerza de combate como núcleo del ejército rojo.

Las guerras populares, junto con las políticas de genocidio, enfrentan también los peligros de las negociaciones de paz, que, lejos de permitir que las guerras populares conquisten fuerza y consolidación en vista de la ofensiva estratégica, apuntan a desviarlas, sofocarlas y dividirlas, para llevarlas a la rendición.

Internacionalismo es unidad entre el proletariado y los pueblos oprimidos del mundo contra el enemigo común.

Internacionalismo es «…trabajar de todo corazón para el desarrollo del movimiento revolucionario y la lucha revolucionaria en su propio país y apoyando (con propaganda, simpatía y ayuda material) esta lucha, ésta, y sólo ésta es la línea, en todos los países sin excepción».-Lenin

Internacionalismo es la construcción de una nueva organización internacional que resolviendo los actuales problemas de los comunistas sea capaz de avanzar hacia el desarrollo de una línea general del MCI y una Internacional Comunista.

¡Viva el Centenario de la Gran Revolucione de Octubre!

¡Muerte al imperialismo! ¡Adelante con la guerra popular prolongada en todo el mundo!

¡Viva la lucha de los proletarios y pueblos oprimidos del mundo!

¡Viva el internacionalismo proletario!

¡Por un futuro rojo y socialista, en marcha hacia el comunismo!

[Traducción corregida por camaradas de Colombia]

Firmantes:

Colectivo de Maoístas Iraníes

Comité para la construcción del Partido Comunista Maoísta, Galicia, Estado Español

Democracia y Lucha de Clases, Estado Británico

Klassenstandpunkt, Class Position, Editorial Staff, Germany

Liga Revolucionaria Maoísta – Sri Lanka

Movimiento Comunista de Serbia

Movimiento Comunista Maoísta Túnez

Núcleo Comunista Nepal

Organización de Trabajadores Comunistas – Túnez

Partido Comunista (Maoísta) de Afganistán

Partido Comunista de Brasil Fracción Roja PCB (FR)

Partido Comunista Maoísta – Francia

Partido Comunista de la India (Maoísta)

Partido Comunista Maoísta – Italia

Partido Comunista Maoísta Manipur

Partido Comunista de Nepal (Maoísta Revolucionario)

Partido Comunista Revolucionario – Canadá

Partido Comunista Revolucionario (Distrito Québec)

Partido de khadéhines – Túnez

Praxis Revolucionaria – Gran Bretaña

Union Obrera Comunista (mlm) – Colombia

Voz de los Trabajadores – Malasia

Otras firmas no se han recibido todavía, si ellas llegan serán inlcuidas.

También te podría gustar...