Bolivia, más leña seca que arde en pro de la revolución

Compartir
El pueblo boliviano resiste y se levanta

Me duele la explotación y opresión de los pueblos del mundo entero, particularmente me duele terriblemente la sangre derramada en las últimas semanas en la América Latina, la sangre derramada en el último estallido social hace apenas unos cuantos días en el hermano país de Bolivia.

El imperialismo yanqui no quedó satisfecho con el resultado de las elecciones en Bolivia y conspiró contra el gobierno de Evo Morales para dar un golpe de estado el 10 de noviembre, montando a sus más fieles lacayos quienes proclamaron como presidente a Jeanine Áñez, de la extrema derecha y furibunda reaccionaria, mostrando prácticamente cómo funciona y a quiénes sirve la democracia burguesa, dando otra prueba más de que las elecciones en el capitalismo son una farsa para engañar al pueblo.

Pero sería unilateral decir que la caída de Morales tiene sus causas en la conspiración de los yanquis con la extrema derecha boliviana; lo exacto es que los imperialistas y sus sirvientes domésticos aprovecharon la inconformidad de amplios sectores obreros, campesinos e indígenas, maestros y estudiantes, feministas y otras organizaciones sociales traicionados en sus aspiraciones por el MAS y por la dupla Evo Morales – Álvaro García Linera, como lo hicieron saber la Central Obrera Boliviana, los maestros y autoridades de la Universidad Pública de El Alto, las decenas de organizaciones y de Mujeres Creando… Bolivia, a pesar de los remiendos hechos por los “socialistas del siglo XXI”, no escapa a la crisis económica del capitalismo mundial, ni a la crisis social producto de cargar sobre los hombros del pueblo sus consecuencias: aumento de la superexplotación de los trabajadores, ruina de los pequeños productores y destrucción de la naturaleza para servir a la ganancia de los amos imperialistas y las élites parásitas.

El baño de sangre sufrido por el pueblo boliviano es ejecutado por las clases lacayas, pero a su vez es promovido por el asesino gobierno de Donald Trump y la OEA, cuyo secretario general Luis Leonardo Almagro Lemes, es un fiel perro pro-imperialista que lucha contra todo lo que huela a izquierda en el continente americano, gran perro de presa tienen los yanquis en la OEA, así como el llamado grupo de Lima, de los gobernantes abiertamente arrodillados al imperialismo yanqui, asesinos sin cuartel contra el pueblo y sus luchadores.

Por su parte, los movimientos y organizaciones revolucionarias y comunistas no han tenido la fuerza suficiente para ponerse al frente de la lucha revolucionaria, factor que fue utilizado por la reacción para dividir al pueblo: una parte apoyó inicialmente a los golpistas y la otra ha estado resistiendo heroicamente en grandes movilizaciones en diferentes ciudades y pueblos, viendo caer y llorando a muchos de sus hijos y hermanos muertos por la salvaje represión del ejército y la policía.

Es trágica la situación de nuestros hermanos bolivianos, es dramática la situación actual del pueblo, pero igualmente es también una gran inspiración de resistencia y lucha para el mundo como lo han sido nuestros hermanos de Ecuador y Chile, Haití, de Hong Kong, Palestina, Siria, Libia y muchos más.

Lamentablemente pesa mucho la debilidad de las verdaderas organizaciones revolucionarias MLM en estos pueblos y países, lamentable la ausencia de una verdadera Internacional Comunista MLM que dirija estas grandes luchas populares; pesa demasiado, se siente esa ausencia cuando los “amigos del pueblo” terminan conciliando con el enemigo luego de un dramático derramamiento de sangre, como sucedió recientemente en Ecuador y como sucederá también en Chile si se impone el plebiscito para una nueva constitución política burguesa y reaccionaria.

En Colombia se siente la debilidad de las verdaderas organizaciones revolucionarias y principalmente de un Partido MLM que tenga el suficiente prestigio y fortaleza para dirigir el levantamiento social que se avecina con el llamado a Paro Nacional Indefinido por parte de los diversos y diferentes movimientos sociales y políticos; no hay una sola dirección, no hay un mando unificado, y hay una gran necesidad de detener la política antipopular de la descarada facción mafiosa y paramilitar representada en el Centro Democrático y su títere de turno Iván Duque. Hoy más que nunca se hace urgente avanzar en la construcción de ese Partido revolucionario para que los “amigos del pueblo” reformistas, no amarren el estallido social a la rueda inútil de los remiendos desde arriba.

El mundo está ardiendo por todos lados, es una bomba de tiempo, como dijo el gran camarada Mao, es leña lista para arder e incluso el mundo está maduro para la revolución, como sabiamente ha afirmado la Unión Obrera Comunista (mlm) en su programa político.

Ya no pueden detener los deseos de liberación social y política, por más giros que hagan los imperialistas y sus lacayos burgueses y terratenientes; la indignación y la vida cada vez más miserable impuesta a los pueblos se han vuelto insoportables, la paciencia está colmando la tolerancia y calma, la revolución está llamado al mundo entero a sacudir el yugo de la aberrante y depravada explotación imperialista, la revolución está imponiendo ya a los pueblos el camino a seguir, la lucha abierta contra todo el orden capitalista desde sus cimientos, contra todo el maldito sistema agobiante que embrutece y asesina por montones en cualquier rincón del planeta, que destruye a gran escala todas las formas de vida social y natural, la burguesía imperialista ya tiene sus días contados.

Cada vez es más claro el futuro luminoso del planeta, el del auténtico socialismo y el florecimiento del mundo proletario, el mundo del trabajo humilde pero aguerridamente transformador, el mundo gobernado por hombres y mujeres libres del yugo explotador, libre del anacrónico y nauseabundo orden burgués; el camino que brillantemente trazaron los obreros y campesinos en la construcción socialista en Rusia de 1917 a 1956 y en China entre 1949 y 1976; una portentosa experiencia tergiversada y ocultada por los teóricos burgueses y manoseada por los falsos “socialistas del siglo XXI” entre ellos precisamente Evo Morales.

El despertar de las masas se generaliza rápidamente y sorprende su arrollador movimiento social que arrastra a todos los pueblos, incluso a aquellos con poca experiencia de lucha, con poca tradición de organización y movilización, es así como suceden las cosas, es así como se dan los cambios biológicos, los cambios naturales y los radicales cambios sociales, es así como se transformará el mundo, el cual en un solo puño, con una sola bandera y en un maremágnum insurreccional hundirá el podrido orden capitalista, quedando para la historia humana como un terrible recuerdo, y sobre esta gran tumba ha de surgir el gran socialismo del proletariado y las grandes masas de obreros y campesinos, para florecer y esparcirse por campos y ciudades haciendo del mundo el hermoso paraíso terrenal, tan anhelado por miles de hombres y mujeres que han dado la vida por semejante y bello futuro. Eso es lo que está gestándose ahora mismo, es lo que actualmente está cocinándose, y por más represión que haya, la acelerada rueda del progreso social y político no se detendrá hasta llegar a su objetivo y meta final, el Socialismo y posteriormente el COMUNISMO.

Un amigo y camarada

También te podría gustar...