El PCCH de 1921-1976 cumple 100 años (7)

LA GRAN REVOLUCION CULTURAL PROLETARIA (Parte 2)

El PCCH de 1921-1976 cumple 100 años (7) 1

En nuestro artículo anterior vimos los inicios de la Gran Revolución Cultural Proletaria. En los siguientes artículos observaremos el papel de la burguesía para salvaguardarse de la crítica, restituir a sus aliados y defender sus posiciones en la dirección del Estado, punto central y constante de la lucha, para lo cual utilizó desde la confusión hasta la franca resistencia siempre encubierta con un ropaje revolucionario.

Los Cincuenta Días (restringir el nuevo contenido usando una vieja forma)

La respuesta inicial de los dirigentes del Partido que seguían un camino y método para contener la lucha de las masas, fue utilizar los llamados Grupos de Trabajo, de junio a julio de 1966, los cuales eran dirigidos por Liu Shao-chi1 y Teng Xiao Ping, tiempo que fue conocido como el de loscincuenta días (periodo en que los equipos de trabajo controlaron las universidades). El control de dichos grupos estuvo presente hasta la discusión de la 11ª sesión plenaria del Comité Central del Partido Comunista de China, del 17 de julio donde fueron criticados debido a sus prácticas que consistían en controlar y supervisar los contenidos de las pancartas que comenzaron a aparecer en los centros universitarios, restringir la lucha solo a los centros de estudio y minimizar el impacto a una cuestión únicamente académica. Como prueba de ello, Liu aprobó una directriz de 8 puntos que decía:

1 Presidente de la República Popular China.
  1. Las pancartas en grandes caracteres deben colgarse sólo dentro de los centros educativos.
  2. Las reuniones no deben obstaculizar el trabajo o los estudios.
  3. No debe haber manifestaciones en la calle.
  4. Los estudiantes extranjeros no deben participar en el movimiento.
  5. No se debe afrontar a los blancos de las luchas en sus propias casas.
  6. Debe ponerse atención en los aspectos relacionados con la seguridad.
  7. La gente no debe ser agredida o golpeada.
  8. El liderazgo activo es necesario para asegurar que la lucha siga su correcta vía.

Por tal motivo, los Grupos de Trabajo fueron considerados como una imposición de afuera que no tenía en cuenta las decisiones de las bases, presentaron problemas con diversos elementos de las masas ya que no tenían ninguna formación, no entendían de política y no estudiaban política. Fue una medida simplemente administrativa que buscaba limitar el alcance de la Revolución Cultural a unas reuniones de denuncia, destitución y cambio temporal.

Ante el avance de las masas y la critica a los dirigentes seguidores del camino capitalista, algunos revolucionarios pensaban que la Revolución Cultural era similar al Movimiento de Educación Socialista, y, por lo tanto, los Equipos de Trabajo eran la Revolución Cultural en sí, de tal modo que, restringieron inicialmente la iniciativa y se desorientaron ante la nueva situación.

Después de unas reuniones en julio donde Mao Tse-tung plantea que no se debían dar directrices sobre Grupos de Trabajo y mejor era permitir que las mismas masas exigieran sus representantes, el Comité Central decide el 28 de julio retirar a los Grupos de Trabajo de la universidad y ello dio lugar a que se formaran Los Comités de Trabajo.

Los cincuenta días fueron definidos como expresión de una línea burguesa reaccionaria o línea revisionista, donde Liu Shao-chi protegía a una minoría permitiendo que los profesores y estudiantes derechistas pudieran escribir eslóganes contra los representantes del Partido sin distinción alguna, ya que esto “no afectaba el desarrollo del movimiento”; con este tipo de maniobras, las críticas se referían a todo sin apuntar a nada, se diluía el foco de ataque en problemas particulares dejando intacto el fondo de la cuestión consistente en determinar quién y hacia dónde se dirigía la sociedad.

Con el fin de los grupos o equipos de trabajo, se retiró a Liu Shao-chi y Deng Xiao Ping de la dirección de la Revolución Cultural, se adoptó y publicó la Declaración en dieciséis puntos también conocida como Decisión del Comité Central del Partido Comunista de China sobre la Revolución Cultural2 , aprobada el 8 de agosto de 1966 que expresaba, en resumen:

2 Considerado como el documento oficial de inicio de la Revolución Cultural

Punto 1. Aunque derrotada, la burguesía todavía trata de valerse de las viejas ideas, cultura, hábitos y costumbres de las clases explotadoras para corromper a las masas y conquistar la mente del pueblo en su esfuerzo por restaurar su poder.

Punto 2. La fuerza principal son las amplias masas de obreros, campesinos, soldados, intelectuales revolucionarios y cuadros revolucionarios. La resistencia proviene principalmente, de aquellos dirigentes seguidores del camino capitalista infiltrados en el Partido.

Punto 3. Movilizar audazmente a las masas. Especifica las categorías de las organizaciones según como dirijan la Revolución Cultural: a. Las organizaciones que se colocan a la vanguardia y movilizan a las masas, son las organizaciones que se atreven. b. Los dirigentes de organizaciones que se aferran a las reglas existentes y no están dispuestos a romper las prácticas convencionales. c. Los responsables de organizaciones que han cometido errores y están dispuestos a rectificar. d. Las organizaciones dirigidas por los seguidores del camino capitalista, buscan reprimir el movimiento de masas, confunden, tergiversan, intrigan…

Punto 4. Dejar que las masas se liberen a sí mismas se eduquen en la lucha, se debe respetar su iniciativa.

Punto 5. El blanco principal son los seguidores del camino capitalista.

Punto 6. Solucionar acertadamente las contradicciones en el seno del pueblo. El método es presentar los hechos, argumentar y persuadir a otros por medio del razonamiento. Durante el debate, se debe recurrir al razonamiento y no a la coacción o la fuerza.

Punto 7. Alertar contra aquellos que combaten a las masas revolucionarias tildándolas de “contrarrevolucionarias”. Algunos dirigentes aplicaron consignas como “oponerse a los dirigentes de una entidad o de un equipo de trabajo, es oponerse al Partido y al Socialismo, es contrarrevolución” (lección aprendida durante los cincuenta días)

Punto 8. Sobre los cuadros. Los clasifican en cuatro categorías a. Buenos b. Relativamente buenos. c. Quienes han cometido errores. d. Los derechistas anti-partido y anti-socialistas. Orientan que a los derechistas anti-partido y anti-socialistas hay que desenmascararlos a fondo, derribarlos, aplastarlos, desacreditarlos completamente y eliminar su influencia.

Punto 9. Grupos, comités y congresos de la Revolución Cultural. No deben ser provisionales sino permanentes. En este punto se considera que todas estas instituciones son adecuadas para las fábricas, minas y otras empresas, para los barrios y aldeas. Su composición la elegirían las masas.

Punto 10. Reforma educacional. Transformar el antiguo sistema educacional y los antiguos principios y métodos de enseñanza. La enseñanza debe servir a la política proletaria y combinarse con el trabajo productivo. El período de estudio debe acortarse, menos y mejores asignaturas. El material de trabajo transformado había que simplificarlo en algunos casos.

Punto 11. La cuestión de criticar por el nombre en la prensa. Decidida después de una discusión, por el Comité del Partido a nivel correspondiente o en algunos casos sometida a la aprobación del Comité del Partido al nivel superior.

Punto 12. Política hacia los científicos, técnicos y personal general. Política de unidad-critica-unidad.

Punto 13. Medidas para la combinación con el Movimiento de Educación Socialista en la ciudad y el campo. La Revolución Cultural enriqueció el movimiento.

Punto 14. Empeñarse en la revolución y promover la producción. Es incorrecto todo punto de vista que contraponga la Revolución Cultural al desarrollo de la producción.

Punto 15. Las fuerzas armadas. Se realizará la Revolución Cultural Proletaria y el Movimiento de Educación Socialista con arreglo de la Comisión Militar del Comité Central del Partido y del Departamento Político General del Ejército Popular de Liberación.

Punto 16. Sobre el pensamiento Mao como guía en la revolución cultural. Estudiar los textos de Mao en particular: Sobre la nueva Democracia, Intervenciones en el foro de Yenan sobre Arte y Literatura, Sobre el tratamiento correcto de las contradicciones en el seno del pueblo, Discurso ante la conferencia Nacional del Partido Comunista de China sobre el trabajo de propaganda, Acerca de algunos problemas de los métodos de dirección y métodos de trabajo de los comités del Partido.

La Decisión de estos dieciséis puntos, orientó la actuación de los revolucionarios en todo el país. Demostrando la decisión de los revolucionarios y las bases para dar un salto más avanzado en la Revolución Proletaria aplicando lo aprendido y procurando ante todo, la concientización y movilización de las masas en defensa del poder conquistado y no como lo ven los ideólogos burgueses: una lucha desatada por “Mao y su pandilla” para deshacerse de quienes les habían aislado del poder.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *