Con Motivo del 95 Aniversario de la Muerte de Lenin

Compartir
Con Motivo del 95 Aniversario de la Muerte de Lenin 1

Lenin, uno de los grandes maestros de la clase obrera, falleció el 21 de enero hace 95 años. Con ocasión de esta efemérides reproducimos el discurso del camarada Stalin, pronunciado en el 2º Congreso de los Soviets de la URSS, el 26 de enero. Este opúsculo resumen magistralmente las enseñanzas imperecederas de ese gigante del pensamiento y de la acción.

________

La grandeza de Lenin consiste, ante todo, en haber mostrado concretamente a las masas oprimidas del mundo entero, al crear la República de los Soviets, que la esperanza en la salvación no está perdida, que la dominación de los terratenientes y de los capitalistas no es eterna, que el reino del trabajo puede ser creado por los esfuerzos de los mismos trabajadores y que es preciso instituirlo en la tierra y no en el cielo.

________

Camaradas: Nosotros, los comunistas, somos hombres de un temple especial. Estamos hechos de una trama especial. Nosotros formamos el ejército del gran estratega proletario, el ejército del camarada Lenin. No hay nada más alto que el honor de pertenecer a este ejército. No hay nada más alto que el título de miembro del Partido cuyo fundador y jefe es el camarada Lenin. No es dado a todos ser miembros de este Partido. No es dado a todos resistir los infortunios y las tempestades a que están expuestos los miembros de este Partido. Los hijos de la clase obrera, hijos de la miseria y de la lucha, hijos de privaciones inconcebibles y de esfuerzos heroicos; ellos son, ante todo, los que deben militar en este Partido. Por eso, el Partido de los leninistas, el Partido de los comunistas, se llama también el Partido de la clase obrera.

AL DEJARNOS, EL CAMARADA LENIN NOS LEGÓ QUE MANTUVIÉRAMOS EN ALTO Y CONSERVÁSEMOS INMACULADO EL GRAN TÍTULO DE MIEMBRO DEL PARTIDO. ¡TE JURAMOS, CAMARADA LENIN, QUE CUMPLIREMOS CON HONOR ESTE TU MANDAMIENTO!

Durante 25 años, el camarada Lenin forjo amorosamente nuestro Partido e hizo de él el Partido obrero más fuerte y mejor templado del mundo. Los golpes del zarismo y de sus esbirros, la rabia furiosa de la burguesía y de los terratenientes, los ataques armados de Kolchak y Denikin, la intervención armada de Inglaterra y de Francia, las mentiras y las calumnias del coro de la prensa burguesa; todos esos escorpiones se lanzaron constantemente contra nuestro Partido en el transcurso de cinco lustros. Pero nuestro Partido se mantenía como una roca, rechazando los innumerables golpes de sus enemigos y llevando a la clase obrera adelante, hacia la victoria. En duros combates forjó nuestro Partido la unidad y la cohesión de sus filas. Y gracias a esta unidad y a esta cohesión, conquistó la victoria sobre los enemigos de la clase obrera.

AL DEJARNOS, EL CAMARADA LENIN NOS LEGÓ QUE CUIDÁSEMOS DE LA UNIDAD DE NUESTRO PARTIDO COMO DE LAS NIÑAS DE LOS OJOS. ¡TE JURAMOS, CAMARADA LENIN, QUE TAMBIÉN CUMPLIREMOS CON HONOR ESTE TU MANDAMIENTO!

Dura e insoportable es la vida de la clase obrera. Angustiosos y crueles son los sufrimientos de los trabajadores. Esclavos y esclavistas, siervos y señores, campesinos y terratenientes, obreros y capitalistas, oprimidos y opresores: así estuvo estructurado el mundo desde tiempos inmemoriales, y así lo está todavía en la inmensa mayoría de los países. Decenas y centenares de veces en el transcurso de los siglos intentaron los trabajadores librarse de sus opresores y hacerse dueños de su propio destino. Pero siempre, batidos y humillados, tuvieron que emprender la retirada guardando en el fondo de su alma el dolor y la humillación, la desesperación y la ira, y levantando los ojos hacia el ignoto cielo, donde esperaban encontrar la salvación. Las cadenas de la esclavitud permanecían intactas o las viejas cadenas eran reemplazadas por otras nuevas, tan pesadas y ultrajantes. Sólo en nuestro país consiguieron las masas trabajadoras, oprimidas y aplastadas, sacudirse la dominación de los terratenientes y los capitalistas y establecer en su lugar la dominación de los obreros y los campesinos. Vosotros sabéis, camaradas, y hoy el mundo entero lo reconoce, que aquella lucha gigantesca fue dirigida por el camarada Lenin y por su Partido. Lenin es grande, ante todo, porque, al crear la República de los Soviets, mostró con hechos a las masas oprimidas del mundo entero que la esperanza en la salvación no está perdida, que la dominación de los terratenientes y capitalistas no es eterna, que el reino del trabajo puede ser creado por los esfuerzos de los trabajadores mismos, que el reino del trabajo es preciso crearlo en la tierra, y no en el cielo. De esta manera, prendió en los corazones de los obreros y de los campesinos del mundo entero la esperanza de la liberación. Esto, precisamente, explica que el nombre de Lenin sea el nombre más querido por las masas trabajadoras y explotadas.

AL DEJARNOS, EL CAMARADA LENIN NOS LEGÓ QUE CONSERVÁRAMOS Y FORTALECIÉSEMOS LA DICTADURA DEL PROLETARIADO. ¡TE JURAMOS, CAMARADA LENIN, QUE NO ESCATIMAREMOS ESFUERZOS PARA CUMPLIR TAMBIÉN CON HONOR ESTE TU MANDAMIENTO!

La dictadura del proletariado se creó en nuestro país sobre la base de la alianza de los obreros y los campesinos. Esta es la base primera y esencial de la República de los Soviets. Los obreros y los campesinos no habrían podido vencer a los capitalistas y a los terratenientes sin esa alianza. Los obreros no habrían pedido derrotar a los capitalistas si no hubieran tenido el apoyo de los campesinos. Los campesinos no habrían podido derrotar a los terratenientes si no hubieran sido dirigidos por los obreros. Así lo evidencia toda la historia de la guerra civil en nuestro país. Pero la lucha por el fortalecimiento de la República de los Soviets está lejos de haber concluido; únicamente ha tomado una nueva forma. Antes, la alianza de los obreros y los campesinos revestía la forma de alianza militar, porque iba dirigida contra Kolchak y Denikin. Ahora, la alianza de los obreros y los campesinos debe tomar la forma de una colaboración económica entre la ciudad y el campo, entre los obreros y los campesinos porque esta alianza va dirigida contra el comerciante y el kulak, porque su fin es que los campesinos y los obreros se abastezcan recíprocamente de todo lo necesario. Vosotros sabéis que nadie luchó con tanto tesón como el camarada Lenin por llevar a cabo esta tarea.

AL DEJARNOS, EL CAMARADA LENIN NOS LEGÓ QUE FORTALECIÉSEMOS CON TODA NUESTRAS ENERGÍAS LA ALIANZA DE LOS OBREROS Y CAMPESINOS. ¡TE JURAMOS, CAMARADA LENIN, QUE TAMBIÉN CUMPLIREMOS CON HONOR ESTE TU MANDAMIENTO!

La segunda base de la República de los Soviets es la alianza de los trabajadores de las diferentes nacionalidades de nuestro país. Rusos y ucranianos, bashkires y bielorrusos, georgianos y azerbaidzhanos, armenios y daguestanos, tártaros y kirguises, uzbekos y turcomanos, todos están interesados por igual en el fortalecimiento de la dictadura del proletariado. No sólo la dictadura del proletariado libra a estos pueblos de las cadenas y de la opresión; estos pueblos, con su fidelidad sin reservas a la República de los Soviets y su disposición a sacrificarse por ella, preservan a nuestra República de los Soviets de las maquinaciones e intentonas de los enemigos de la clase obrera. Por eso, el camarada Lenin nos hablaba incesantemente de la necesidad de la alianza voluntaria entre los pueblos de nuestro país, de la necesidad de su colaboración fraternal dentro del marco de la Unión de Repúblicas.

AL DEJARNOS, EL CAMARADA LENIN NOS LEGO QUE FORTALECIÉRAMOS Y EXTENDIÉSEMOS LA UNIÓN DE REPÚBLICAS. ¡TE JURAMOS, CAMARADA LENIN, QUE TAMBIÉN CUMPLIREMOS CON HONOR ESTE TU MANDAMIENTO!

La tercera base de la dictadura del proletariado reside en nuestro Ejército Rojo y en nuestra Flota Roja. Más de una vez nos repitió Lenin que la tregua que hemos arrancado a los Estados capitalistas puede ser de corta duración. Lenin nos indicó reiteradas veces que el fortalecimiento del Ejército Rojo y su perfeccionamiento constituyen una de las tareas más importantes de nuestro Partido. Los acontecimientos relacionados con el ultimátum de Curzon y con la crisis en Alemania10 han confirmado una vez más que Lenin tenía, como siempre, razón. Juremos, pues, camaradas, que no escatimaremos fuerzas para robustecer nuestro Ejército Rojo y nuestra Flota Roja.

Nuestro país se yergue como una roca formidable en medio del océano de los Estados burgueses. Las olas se abaten una tras otra sobre él, amenazando con hundirlo y barrerlo. Pero la roca se mantiene inconmovible. ¿En qué reside su fuerza? No sólo en que nuestro país descansa sobre la alianza de los obreros y los campesinos, en que encarna la alianza de nacionalidades libres y está defendido por el potente brazo del Ejército Rojo y de la Flota Roja. La fuerza de nuestro país, su potencia y su solidez residen en la profunda simpatía y en el apoyo inquebrantable que encuentra en los corazones de los obreros y campesinos del mundo entero. Los obreros y campesinos del mundo entero quieren que perdure la República de los Soviets, flecha lanzada por la mano firme del camarada Lenin en el campo enemigo, apoyo de sus esperanzas de liberarle de la opresión y de la explotación, faro seguro que les indica el camino de la liberación. Quieren que perdure y no permitirán a los terratenientes y a los capitalistas que la destruyan. En ello reside nuestra fuerza. En ello reside la fuerza de los trabajadores de todos los países. En ello reside también la debilidad de la burguesía del mundo entero.

Lenin nunca consideró a la República de los Soviets un fin en sí. Siempre la consideró un eslabón indispensable para reforzar el movimiento revolucionario en los países del Occidente y del Oriente, un eslabón indispensable para facilitar la victoria de los trabajadores del mundo entero sobre el capital. Lenin sabía que tal concepción es la única acertada, no sólo desde el punto de vista internacional, sino también desde el punto de vista del mantenimiento de la República de los Soviets misma. Lenin sabía que sólo así se puede inflamar el corazón de los trabajadores del mundo entero para las batallas decisivas por su liberación. Por eso, Lenin, el más genial entre los jefes geniales del proletariado, sentó, al día siguiente de la instauración de la dictadura del proletariado, los cimientos de la Internacional de los obreros. Por eso no se cansaba de ensanchar y de fortalecer la unión de los trabajadores del mundo entero: la Internacional Comunista.

En estos últimos días habéis visto la peregrinación de decenas y centenares de miles de trabajadores, que han desfilado ante el féretro del camarada Lenin. Dentro de algún tiempo veréis la peregrinación a su tumba de representantes de millones de trabajadores de todos los confines del mundo, para atestiguar que Lenin fue el jefe, no sólo del proletariado ruso, no sólo de los obreros europeos, no sólo de los trabajadores de las colonias del Oriente, sino de todos los trabajadores del globo terrestre.

AL DEJARNOS, EL CAMARADA LENIN NOS LEGÓ QUE PERMANECIÉSEMOS FIELES A LOS PRINCIPIOS DE LA INTERNACIONAL COMUNISTA. ¡TE JURAMOS, CAMARADA LENIN, QUE NO RECATEAREMOS NUESTRA VIDA PARA FORTALECER Y EXTENDER LA UNIÓN DE LOS TRABAJADORES DEL MUNDO ENTERO: LA INTERNACIONAL COMUNISTA!

Publicado el 30 de enero de 1924 en el núm. 23 de “Pravda”.

Tomado del Tomo 6 de las Obras de José Stalin.

También te podría gustar...