¡UN PASO ADELANTE EN LA CONSTRUCCIÓN DEL PARTIDO!

Compartir

¡UN PASO ADELANTE EN LA CONSTRUCCIÓN DEL PARTIDO! 1

A los camaradas marxistas leninistas maoístas de otros partidos y de otros países, a los obreros y campesinos, y en general a las masas del pueblo oprimido y explotado, les comunicamos con alborozo que la Unión Obrera Comunista (mlm) de Colombia ha llevado a cabo con gran éxito, su XI Asamblea, autoridad máxima de la organización.

Con alto espíritu de partido y de unidad, la XI Asamblea ha cumplido sus funciones principales trazando la orientación política revolucionaria de reafirmar el Programa para la Revolución en Colombia y ajustar la línea táctica revolucionaria para el presente período de la lucha de clases, así como elegir el Comité de Dirección que centralizará la dirección general de la organización hasta la próxima Asamblea.

Fiel a la concepción de Lenin sobre la táctica, que en sus propias palabras dice: «Se entiende por táctica de un partido su conducta política o el carácter, la orientación y los procedimientos de su actuación política. Las resoluciones tácticas son aprobadas por el congreso del partido para definir de un modo preciso la conducta política del partido, en su conjunto, en relación con las nuevas tareas o en vista de una nueva situación política», la XI Asamblea actualizó el análisis de la situación actual internacional y nacional, y sobre esa base, con la guía del Marxismo Leninismo Maoísmo y de la línea estratégica de la organización, hizo los ajustes necesarios a su táctica política, comprobando una vez más y con mayores evidencias, que las condiciones objetivas en la sociedad mundial y en la colombiana en particular, están listas para la revolución proletaria, que ésta es la tendencia histórica principal de la época, y que la única condición que no está a tono con la necesidad de la revolución es la situación de los comunistas revolucionarios.

La XI Asamblea reafirmó el reconocimiento de que tanto las contradicciones mundiales del imperialismo, como las contradicciones de clase en la sociedad colombiana, objetivamente agudizan la lucha de clases favoreciendo el trabajo revolucionario de los comunistas para canalizarla como parte de la Revolución Proletaria Mundial que sepultará para siempre el sistema imperialista mundial de opresión y explotación, y derrocará la dictadura de la burguesía, los terratenientes y el imperialismo, enemigos a muerte del pueblo colombiano, conduciendo necesariamente a la instauración del nuevo Estado de Dictadura del Proletariado. La agudización de la lucha de clases es una verdad objetiva en el mundo y en Colombia que deja sin piso la tramoya de las clases reaccionarias y sus lugartenientes oportunistas para engañar a las masas nublando su conciencia de clase con la utopía de la «paz social» entre clases antagónicas. La agudización de la lucha de clases no es terreno para acuerdos de paz con los enemigos centenarios del pueblo, sino para la lucha revolucionaria, para oponer a las guerras reaccionarias las guerras justas de los oprimidos, las guerras de los obreros y campesinos, las guerras populares contra el imperialismo y las clases reaccionarias.

Como parte del análisis de la situación del movimiento consciente, la XI Asamblea pasó revista al estado del plan táctico de la organización, cuyo objetivo es llevar a la práctica la transformación revolucionaria de la sociedad colombiana, siendo su tarea central la construcción del Partido del proletariado y el factor determinante ahora, la actividad revolucionaria organizada de los cuadros en su obligación principalísima de elevar la conciencia política del movimiento espontaneo de las masas.

Sabiendo que el Marxismo Leninismo Maoísmo exige «Reconocer –dice Lenin- abiertamente los errores, poner al descubierto sus causas, analizar la situación que los ha engendrado y examinar atentamente los medios de corregirlos: eso es lo que caracteriza a un partido serio; en eso consiste el cumplimiento de sus deberes; eso es educar e instruir a la clase y, después, a las masas«, la XI Asamblea a la vez que ratificó el contenido esencial del plan táctico de la organización, sometió a dura crítica los errores en la lucha por cumplirlo, dejando claro que la causa principal de la impotencia política es de carácter ideológico, consistente en ideas no proletarias afines con el culto a la espontaneidad del movimiento, que debilitan su papel de vanguardia consciente; así mismo, criticó ideas no proletarias afines con comportamientos semi-anarquistas en el terreno de organización, y con el apego a métodos e instrumentos artesanos de trabajo convertidos en anacronismos de la forma del plan táctico que constriñen su contenido correcto y revolucionario. Consecuente con este reconocimiento autocrítico, la XI Asamblea ordenó hacer una Campaña de Rectificación para atacar de raíz las ideas burguesas que se reflejan en las filas de una organización proletaria, ejecutada al mismo tiempo y al calor de la actividad política permanente, corrigiendo la forma de organizar y de hacer el trabajo político, así como avanzando en la construcción de un Diario Digital del cual el periódico Revolución Obrera impreso se mantendrá como un complemento mensual.

De conjunto la XI Asamblea fue una tribuna para reafirmar el odio irreconciliable contra el imperialismo y sus lacayas clases reaccionarias en los países oprimidos, contra los enemigos a muerte del pueblo colombiano y del proletariado en particular; y una tribuna para renovar el indeclinable compromiso de contribuir teórica y prácticamente al avance de la revolución proletaria, cuyo eslabón clave en Colombia es la construcción del Partido concretada hoy en la preparación del Congreso, y en el mundo es la construcción de una nueva Internacional Comunista basada en el Marxismo Leninismo Maoísmo.

Habida cuenta de que no se puede hablar de unidad sin deslindar los campos entre el marxismo revolucionario y el oportunismo, la XI Asamblea reafirmó el compromiso de la organización con la profundización de la discusión programática en Colombia y con la defensa de la Propuesta de formulación de una Línea General para la Unidad del Movimiento Comunista Internacional.

Finalmente, la XI Asamblea junto con sus Orientaciones y Resoluciones políticas aprobó la Declaración «En los 100 años de la Revolución de Octubre, levantar con firmeza la bandera de la Revolución Proletaria Mundial», documentos cuya recopilación está puesta en el portal digital de Revolución Obrera.

¡Por la unidad de todos los marxistas leninistas maoístas en un solo partido! ¡ADELANTE!

¡Por una nueva Internacional Comunista basada en el Marxismo Leninismo Maoísmo! ¡Denunciar y vencer al revisionismo y toda forma de oportunismo!

Comité de Dirección – Unión Obrera Comunista (mlm)

Colombia, septiembre 10 de 2017

También te podría gustar...