POR UN PRIMERO DE MAYO INTERNACIONALISTA Y REVOLUCIONARIO

Compartir

POR UN PRIMERO DE MAYO INTERNACIONALISTA Y REVOLUCIONARIO 1

Compañeros obreros: se acerca el Primero de Mayo Día Internacional de la Clase Obrera y los proletarios de los cinco continentes, se aprestan de forma combativa a rendir una vez más el merecido homenaje a los mártires de Chicago, ahorcados por la burguesía en retaliación por la conquista de la jornada de 8 horas en 1886.

El Primero de Mayo es el día del Internacionalismo Proletario. El día en que los obreros de todos los países, por encima de las fronteras nacionales que ha establecido la burguesía, se unen en abrazo fraternal para manifestar su solidaridad con sus hermanos que se levantan contra la explotación y la opresión.

El Primero de Mayo es también un día Revolucionario. Es un día de lucha cuando los obreros de todos los países, por encima de las diferencias de sexo, raza, idioma, ideas políticas y creencias, levantan sus puños contra la explotación mundial capitalista. Manifiestan a los cuatros vientos que nada en el mundo se mueve sin sus brazos poderosos y anuncian a sus enemigos que su reino de guerras, muerte, hambre, miseria y destrucción de la naturaleza, tiene los días contados, porque el capitalismo imperialista es un sistema moribundo y putrefacto que se ha convertido en un estorbo para el avance de la sociedad y debe ser sepultado por la Revolución Proletaria Mundial dando paso a una nueva Era de progreso.

Es un día para denunciar a pleno pulmón las tropelías de los imperialistas y sus frenéticos preparativos de una nueva guerra mundial, la cual los proletarios deben impedir con la revolución o de presentarse, transformarla en guerra civil revolucionaria contra los imperialistas y la burguesía. Un día para condenar a los imperialistas y las clases dominantes lacayas que continúan descargando sobre los obreros y las masas populares el peso de la crisis económica de su sistema en agonía.

Es un día para expresar el apoyo a la Guerra Popular en la India, avanzada de la Revolución Proletaria Mundial, para condenar la «Operación Cacería Verde», un genocidio perpetrado por las clases dominantes indias con el apoyo de varios países imperialistas contra los obreros y campesinos de la India, que dirigidos por el Partido Comunista de la India (maoísta), se levantaron en armas y están construyendo el nuevo Estado para acabar de raíz la explotación de los grandes burgueses y terratenientes y la dominación semicolonial imperialista. Un día para exigir la libertad de los prisioneros políticos, especialmente del profesor progresista G.N. Saibaba, miembro fundador del Frente Democrático Revolucionario, condenado recientemente a cadena perpetua por oponerse a la «Operación Cacería Verde».

Es un día para exigir respeto a la vida, salud y libertad del Presidente Gonzalo, dirigente del Partido Comunista del Perú – PCP, que el Estado reaccionario condenó a cadena perpetua en las mazmorras peruanas desde 1992.

Es un día para resaltar el triunfo de la Revolución de Octubre de la cual el proletariado celebra este año el Centenario; la revolución proletaria que arrebató el poder al zar, a los burgueses y terratenientes, inaugurando la Era de la Revolución Proletaria Mundial y abriendo el camino de la construcción del socialismo bajo la Dictadura del Proletariado, cuyas lecciones siguen vigentes para los obreros, campesinos y pueblos del mundo que luchan contra toda forma de opresión y explotación.

Es un día para levantar en alto las banderas de la lucha revolucionaria del pueblo colombiano contra la falsa paz de los ricos que a diario demuestra ser una guerra contra el pueblo. Un día para manifestar la necesidad de preparar y desatar una verdadera Guerra del Pueblo que acabe con el viejo y podrido Estado de los explotadores, como único camino para avanzar a la conquista de la paz verdadera, cuando sea abolida la propiedad privada y el derecho de una minoría a explotar y apropiarse del trabajo de la inmensa mayoría.

Un día para rechazar el engaño de los jefes oportunistas y las camarillas traidoras de las centrales sindicales que llaman a la conciliación con los enemigos y a dar apoyo a los politiqueros de turno, en campaña para las próximas elecciones, donde los explotadores decidirán quienes de ellos aplastarán al pueblo desde el gobierno durante los próximos cuatro años.

Un día para avanzar en la unificación de los conflictos y luchas del pueblo colombiano, preparando la conmemoración del 40 Aniversario del Paro Cívico Nacional del 14 de septiembre de 1977. Conmemoración que debe convertirse en un Día de Indignación Popular, en el cual los obreros, campesinos y desplazados, los vendedores ambulantes y desempleados, los maestros y estudiantes, los trabajadores y usuarios de la salud, los trabajadores y usuarios del abusivo sistema de trasporte masivo, los trabajadores y usuarios del parásito sistema financiero, los pequeños industriales y comerciantes arruinados, los perseguidos por las fuerzas represivas y los familiares de los asesinados, se manifiesten como un solo pueblo contra el corrupto Estado, representante y ejecutor de la sanguinaria dictadura de los explotadores.

Un día para entonar La Internacional, el Himno de la clase obrera mundial; para ondear en todas las manifestaciones la roja bandera de la revolución, y para levantar en alto la hoz y el martillo, símbolos de la alianza de los obreros y campesinos, fuerza principal de la revolución en Colombia, que destronará a los zánganos explotadores y expulsará a los saqueadores imperialistas.

Un día para avanzar en la perspectiva del Congreso del Partido Comunista Revolucionario de Colombia, como parte del Partido Mundial de la Revolución, destacamento imprescindible para unir la rebelión de los proletarios y demás trabajadores del campo y la ciudad en una sola lucha consciente contra todo el poder del capital y por la revolución socialista.

En Colombia, los obreros se aprestan a conmemorar esta fecha de manera inolvidable, y el proletariado revolucionario los convoca a preparar y organizar la jornada evocando el ejemplo de los obreros de Chicago hace 131 años: creando los Comités Pro-Primero de Mayo y marchando en las manifestaciones en un Bloque Internacionalista y Revolucionario que se distinga por sus consignas internacionalistas y contra el yugo del capital; por entonar el Himno de la clase obrera mundial, La Internacional; por ondear las rojas banderas de la revolución, y por levantar en alto la hoz y el martillo, símbolos de la alianza de los obreros y campesinos, fuerza principal de la revolución en Colombia, que destronará a los zánganos explotadores y expulsará a los saqueadores imperialistas.

Comité Ejecutivo

Unión Obrera Comunista (mlm)

También te podría gustar...