Manifiesto: ¡LA PANDEMIA ES EL CAPITALISMO! ¡URGE LA REVOLUCIÓN Y EL SOCIALISMO!

Compartir
Manifiesto: ¡LA PANDEMIA ES EL CAPITALISMO! ¡URGE LA REVOLUCIÓN Y EL SOCIALISMO! 1

A los comunistas, a los revolucionarios, a los obreros, a los campesinos, al pueblo colombiano:

La pandemia que hoy azota al mundo, puso al descubierto que ningún gobierno o Estado burgués está en capacidad de resolver las nefastas consecuencias sanitarias sufridas por las masas populares, porque de por medio está la sed de ganancia que convirtió en todas partes la salud en un negocio privado. Tal es la razón por la cual ahora todos los gobernantes están improvisando y envueltos en un mar de contradicciones, sin tomar las medidas necesarias para salvar las vidas, sobre todo de los trabajadores y de las masas más de abajo, quienes con su fuerza de trabajo sostienen la sociedad, pero en pago reciben las amarguras de la explotación mundial capitalista. Las pocas medidas obligadas en favor del pueblo las cobrarán los mercaderes de la salud después de que pase la crisis, como ya lo han anunciado.

En Colombia, la pandemia ha agudizado las contradicciones en todos los órdenes por el carácter criminal del régimen: entre gobierno del títere Iván Duque, los gremios y los gobernantes locales, así como entre los distintos sectores de la burguesía por las dádivas entregadas por el gobierno a unos y a otros no, por las medidas que solo benefician al gran capital y empeoran las condiciones del pueblo, por los anuncios demagógicos en defensa de los contratos y puestos de trabajo, por la supuesta prohibición de los despidos masivos, por la incoherencia entre los llamados al “quédate en casa” y el hambre que azota a los trabajadores informales y capas más pobres, por la amenaza de despido si no se llega a trabajar, por el hacinamiento en los sitios de trabajo… Contradicciones sociales agudizadas que hacen la situación insoportable y generan brotes de rebeldía por doquier.

Nuevos brotes, que se suman a la rebeldía del pueblo desfogada en el gran Paro del 21 y 22 de noviembre, porque la causa sigue siendo la voracidad insaciable de los grandes capitales monopolistas; así mismo, las reivindicaciones exigidas por las masas no solo siguen vigentes sino que se han ampliado, por cuanto las necesidades básicas ya se empiezan a sentir con el rigor del hambre y el peligro de una escasez generalizada de alimentos básicos para la población en forma intensa y prolongada —hambruna—, que harán estallar manifestaciones más beligerantes y probablemente más decididas a derrocar a los enemigos del pueblo.

Esta situación obliga a todas las fuerzas comunistas y revolucionarias, a toda la clase obrera y al pueblo en general a prepararse desde ahora para, en caso de presentarse una crisis política más adelante, transformarla en una crisis revolucionaria, pasar a la ofensiva y tomar las riendas del poder del Estado ante la incapacidad de los explotadores para dirigir la sociedad. Por todo lo anterior, el proletariado revolucionario propone una Plataforma con las principales medidas necesarias y básicas para enfrentar la pandemia del coronavirus obligando al gobierno del títere Duque a implementarlas o en su defecto, ejecutarlas por un nuevo poder de las fuerzas populares mismas.

  1. Centralización inmediata del sistema de salud bajo la administración del Estado y garantizar el cubrimiento total y gratuito a toda la población. No más EPS mercaderes de la muerte.
  2. Creación de un equipo de la comunidad científica para examinar la situación y determinar las medidas a tomar durante la crisis sanitaria. No más improvisación de gente inútil y sólo interesada en la ganancia.
  3. Los trabajadores de la salud, además de exigir las medidas sanitarias y de seguridad para el cumplimiento de su sacrificada labor, y como conocedores de las necesidades del pésimo sistema de salud ahora convertido en negocio de los capitalistas, deben proponer las medidas complementarias para atender la crisis que se avecina.
  4. Adecuar edificios e instalaciones para ampliar el número de camas y Unidades de Cuidados Intensivos – UCI para atender a los pacientes más graves.
  5. Adecuar algunas empresas para la producción inmediata de ventiladores para las Unidades de Cuidados Intensivos que se van a necesitar para atender la crisis.
  6. Dar prioridad a la producción de bienes y servicios de primera necesidad, a cuyos trabajadores se les debe garantizar las medidas de seguridad adecuadas. ¡La producción debe estar al servicio de las necesidades de la sociedad, y no al servicio de la ganancia!
  7. Exigir la inclusión del transporte masivo y de los sectores no prioritarios de la economía en la tardía cuarentena general decretada por el inepto gobierno por presión de médicos y científicos. Los trabajadores de esos sectores que aún están produciendo deben exigir la cuarentena y forzar con el paro y la huelga esta medida.
  8. Importación inmediata de pruebas y aplicación en forma permanente a toda la población; aislar los casos positivos para tratarlos en centros especiales sin obligar a la confinación de la población sana.
  9. Protección especial para los campesinos estableciendo centros para pruebas vereda por vereda en todo el país.
  10. La cuarentena no exime a los patrones de sus obligaciones con los trabajadores en cuanto a salarios y garantía de continuidad de los contratos de trabajo. Los trabajadores deben rechazar con la denuncia y la movilización las licencias no remuneradas y los despidos masivos.
  11. Prohibición de despidos de trabajadores y reintegro inmediato de los despedidos desde la fecha en que la OMS declaró la pandemia. Tal medida debe cobijar a todas las empresas del país.
  12. Subsidio básico de por lo menos un salario mínimo a todos los trabajadores informales en todo el país.
  13. Supresión de los intermediarios de productos agrícolas garantizando los precios a los campesinos antes de la pandemia declarada por la OMS.
  14. Congelamiento de todas las deudas con el capital parásito financiero y del pago de servicios públicos hasta que se supere la crisis. Garantía para que después de la crisis, no incrementen las tarifas de servicios públicos y de los intereses bancarios.
  15. Ante la medida de confinar a los abuelos y ninguna atención por parte del Estado, los jóvenes desde sus organizaciones y colectivos, o las que creen, deben contribuir con la visita a los ancianos solitarios. Si se toman las medidas preventivas para evitar la expansión del virus, esta tarea pueden realizarla ya que son uno de los sectores menos vulnerables, como ya la están haciendo los jóvenes en Francia e Italia.

Las anteriores no son todas las medidas y seguramente varias de las ideas planteadas ya se han expuesto por otros compañeros e incluso algunas de gran importancia se han venido realizando, como por ejemplo las colectas para llevar suministros básicos a las personas más necesitadas, así como el experimento de los jóvenes que en la Universidad de Antioquia hicieron un prototipo de ventilador mecánico para ampliar la capacidad de las Unidades de Cuidados Intensivos. Todas ellas son demostraciones de la infinita capacidad creadora del pueblo, de su solidaridad y generosidad para con sus hermanos, y muestra del enorme potencial existente en las fuerzas populares para enfrentar cualquier calamidad, incluso para superar la peor calamidad: el capitalismo imperialista.

La crisis suscitada por la pandemia pone de manifiesto ante las masas la podredumbre del sistema capitalista atravesado por una crisis mundial económica y social, y deja al descubierto la ineptitud de los Estados burgueses para dirigir la sociedad, concepto que ha sido tan complicado para que las masas lo comprendan en otras circunstancias, ahora en la práctica lo están viendo y es necesario que los revolucionarios lo hagamos más consciente, explicándoles bien que quienes están en mejores condiciones de dirigir la sociedad son los obreros y campesinos.

Solicitamos de ustedes camaradas, compañeros y hermanos su respaldo a este Manifiesto para hacerlo realidad.

Unión Obrera Comunista (mlm)
Marzo 24 de 2020

También te podría gustar...