Un momento de reflexión en medio de la Cuarentena

Compartir
Un momento de reflexión en medio de la Cuarentena 1
Cropped view of woman playing acoustic guitar outdoors

A nuestro correo llegó la siguiente reflexión de una de nuestras lectoras; la cual compartimos, ya que contribuye a ver desde su perspectiva personal, la manera como se puede enfrentar este momento tan difícil para los trabajadores, en especial de los sectores que no tienen asegurado su sustento diario, pero que aun así mantienen una actitud positiva y entusiasta frente al porvenir de la humanidad.

Por momentos como los que hoy pasamos los seres humanos, independientemente de la condición social o económica se hace indispensable ocupar la mente y no dejarnos apoderar del ocio, expresar lo que cada uno tiene en su cabeza, lo que cada uno siente se hace necesario para poder sobrellevar días enteros encerrados en lo que se llama hogar; donde llegamos habitualmente todos los días a descansar de una jornada de estudio, laboral o simplemente de lo que hacemos en el día a día; pero si vamos a mirar la realidad uno por uno, esa realidad no es tan fácil.

Algunos cuentan con comodidades en el lugar donde viven, espacio para cada uno de los que hacen parte de ese hogar, alimentos suficientes para sobrellevar una situación de cuarentena y unas condiciones higiénicas con los servicios necesarios para habitar las 24 horas todos juntos; pero por el otro lado, están familias enteras de más de 4 personas viviendo hacinados en una misma habitación, sobreviviendo del día a día y si no trabajan, ni sus hijos ni nadie come; casas en lugares donde los servicios públicos no son adecuados como lo es en este momento mi situación.

Por trabajo llegué a un pueblo conocido por algunos en Colombia, un pueblo ni muy grande, ni muy pequeño, pero que a estas alturas donde se cuenta con tanta tecnología en el mundo, sigue siendo una población como muchas otras en este país, donde el agua que provee el acueducto no es potable y la venta de agua embotellada o en bolsas plásticas es un gran negocio, mucho más ahora, en situaciones complicadas como una cuarentena por un virus que pone en riesgo a toda la población, se vuelve un factor que aumenta el “pánico” de muchos, el riesgo a estar sin agua apta para el consumo.

Pero no todo es negativo desde aquí, el tiempo de cuarentena también nos da espacio a descubrir habilidades y desarrollarnos en otros aspectos, entender que no todo en el diario vivir en este sistema se deba convertir en un objetivo de crecimiento económico, al contrario que la vida está en este momento dando una sacudida al ser humano y sobre todo al sistema social para reflexionar y ver que el tiempo se puede dedicar a otras cosas que no sean la producción, la ganancia, la acumulación de capital, la explotación, etc.; que se puede disfrutar leyendo nuevamente un libro, o en algo tan simple como cocinar en familia, disfrutar de la naturaleza, y ver, en estos días de resguardo en las casas, la magnitud de las acciones con que el sistema capitalista nos lleva al individualismo y así perder la posibilidad de disfrutar de estos momentos.

Para quienes estamos solos por estos días, el transcurrir de la mañana a la tarde y luego a la noche puede hacerse eterno, pero también podemos lograr que sea productivo dedicándonos a desarrollar un arte, dibujar nuestras emociones del momento, tocar algún instrumento que un día dejamos guardado y que al tomarlo nuevamente se puede sentir la sensación de recordar un momento especial de alguna etapa vivida, o bailar y con nuestro cuerpo expresar y liberar cada sensación negativa permitiendo ver lo positivo de cada momento, porque ¡Estoy segura que el arte puede contribuir enormemente a cambiar el mundo y salvarlo de la miseria que produce el capitalismo!

24 de marzo de 2020 – Colombia

También te podría gustar...