Monopolios Capitalistas: Peores que el Covid-19

Compartir
Monopolios Capitalistas: Peores que el Covid-19 1

Los Monopolios son una completa lacra para la sociedad, son una excrecencia propia del sistema capitalista en su proceso de extensión a todo el planeta. En medio de la agudización de la crisis capitalista, exacerbada por la pandemia del nuevo coronavirus Covid-19, eso quedó mucho más claro al conocerse que mientras diferentes equipos científicos del mundo libran una batalla para descubrir la vacuna y tratamiento para derrotar al Covid-19, tres monopolios farmacéuticos amarraron con patentes de exclusividad sus medicamentos, creados para tratar otras enfermedades pero que pueden resultar positivos para contrarrestar la nueva cepa de la infección respiratoria. Las medicinas y los respectivos laboratorios son: Kaletra, de los estadounidenses Abbvie; Avigan, del japonés Toyama Chemical del grupo Fujifilm; y Remdesevir, de los también gringos Gilead Sciences.

Diferentes grupos de científicos y en general de profesionales dedicados al tema de la salud pública en el mundo, han denunciado por diferentes medios que en caso de que estos medicamentos puedan combatir el virus, los laboratorios dueños de las patentes van a reclamar su derecho de exclusividad y a limitar el acceso a su uso sólo a quienes tengan la capacidad económica para comprarlos; por eso las patentes en el campo de los medicamentos, promueven la extensión de las enfermedades y son causa directa de la muerte de millones de personas y sobre todo de los más pobres.

Una jugada sucia usada por estos emporios de la salud para dilatar la duración de las patentes de exclusividad, es hacer pequeños cambios en sus formulaciones que no varían en esencia la efectividad terapéutica de los medicamentos, todo con la complicidad de los Estados que les garantizan dicho privilegio. Las patentes en el campo de la salud son una garantía que protege a los grandes monopolios a costa del sufrimiento de las masas en el mundo, pues no permiten que laboratorios diferentes fabriquen, utilicen y comercialicen un medicamento.

Al respecto el proletariado revolucionario, reconoce que el capitalismo en su fase imperialista, en la fase del reinado de los monopolios es sinónimo de muerte para las masas trabajadoras, entonces quiere decir que para garantizar la salud, el acceso a vacunas y a medicamentos y tratamientos de calidad para el pueblo, es necesario destruir de raíz el moribundo sistema fuente de las garantías y derechos para una minoría parásita agrupada en monopolios y que se lucra a costa del sufrimiento de millones de pobres en el mundo.

Para derrotar el Covid-19 de raíz, se necesita derrotar al capitalismo imperialista destruyéndolo por medio de la rebelión violenta de las masas para sustituirlo por el Socialismo, donde la ganancia no está al mando; sino la satisfacción de las necesidades de la sociedad; y esto es comprobable si se tiene en cuenta que por ejemplo el sarampión, vieja enfermedad que se creía derrotada, volvió a tomar fuerza en diferentes partes del mundo donde las masas empobrecidas no han tenido acceso a la vacuna, en un momento en el cual las fuerzas de la sociedad (transporte, medicinas, personal médico, etc.) son capaces de abastecer de dicha vacuna y tratamiento a todo el planeta si la salud no fuera un negocio como lo es bajo el capitalismo, sino un sistema cuyo objetivo fuera la prevención temprana de enfermedades y el tratamiento efectivo de las mismas cuando aparecieran, como ya lo demostró con creces el sistema socialista.

También te podría gustar...