Stalin jefe de la revolución proletaria y maestro del proletariado mundial

Compartir
Stalin jefe de la revolución proletaria y maestro del proletariado mundial 1

Con este título se publicó el 20 de diciembre un homenaje a este maestro del proletariado y en la página de Facebook se recibió el siguiente comentario:

«Por momentos me surge el pensamiento de no decir nada y colocar un emoticon de ese que muestra asombro y su contenido sería: ¿Cómo, aún hay estalinistas en el mundo? Pensé habían desaparecido cuando cayó el Muro de Berlín que simplemente no solo enterraba al revisionismo, al estalinismo, el leninismo y hasta parte del legado del marxismo. La historia, incluso en la formulación de K Marx es producto de la lucha de clases y no bajo el pretexto tonto, limitado y hasta estúpido de que la Rusia revolucionaria, la de los Soviets haya desembocado en una nación capitalista e imperialista como lo es hoy la Rusia de Putin en reiteradas acusaciones de burócratas traicioneros unos de otros. La esencia de la historia es hasta bastante simple, es la derrota de los Soviets por múltiples razones históricas y su Poder Obrero es asumido por el Poder del Partido Bolchevique que es el modelo del ejercicio del poder político en los Estados Republicanos y eso es lo que se instauró desde aquel entonces. La particularidad de éste Estado es la instauración de un único partido en el ejercicio del poder y de allí su totalitarismo. Ello no quiere decir que la sociedad capitalista de libre mercado también no lo sea pero falsea su dictadura totalitaria en la variedad de partidos que ejercen el poder que es a donde finalmente ha retornado la Rusia de ser un capitalismo de Estado a un capitalismo de Libre Mercado. Y…pudiera ser también un emoticón sonriente, pensando en cómo puede ser que todavía hay gente pensando que esto es tema de discusión de este tiempo».

Está muy bien que haya planteado la discusión abiertamente en lugar de un emoticón, pues ello no permitiría comprender la esencia de sus apreciaciones de rechazo a la dictadura del proletariado y al respecto se deben dejar las siguientes claridades:

No hay razón para asombrarse por la existencia de stalinistas, pues el camarada Stalin fue un maestro del proletariado, integral dirigente revolucionario y un enérgico luchador contra el revisionismo y muy especialmente contra el fascismo, por tanto, es normal que todavía millones de obreros e intelectuales reconozcan su papel histórico para la lucha de la clase obrera mundial. Igualmente ocurre con el Marxismo Leninismo Maoísmo, que es un producto de hitos históricos que mantuvieron sus principios a través de los años y en la época del capitalismo imperialista se han confirmado en su cientificidad.

De otro lado la pérdida del poder de la clase obrera en Rusia ocurrió en 1956, donde se impuso la burguesía en la dirección del Estado soviético. Por tanto para 1989 ya la burguesía hacia 30 años había cambiado el carácter de la sociedad de una dictadura obrera al social imperialismo soviético.

El Partido Comunista Chino se dio cuenta de ese cambio y criticó al partido revisionista ruso en los siguientes términos:

«Definir con criterio unilateral la línea general del movimiento comunista internacional como “coexistencia pacífica”, “emulación pacífica” y “transición pacífica” significa infringir los principios revolucionarios de las Declaraciones de 1957 y 1960, arrojar por la borda la misión histórica de la revolución mundial proletaria y apartarse de la doctrina revolucionaria del marxismo-leninismo». (Ver, Proposición Acerca de la Línea General del Movimiento Comunista Internacional, respuesta del Comité Central del Partido Comunista de China a la Carta del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética del 30 de marzo de 1963).

Actualmente debemos aprender las lecciones de la derrota en Rusia y tal como se plantea en la Propuesta de Formulación una Línea General Para la Unidad del Movimiento Comunista Internacional, presentada a discusión de los marxistas leninistas maoístas por la Unión Obrera Comunista (mlm); entre los errores más destacados estuvo descuidar la lucha contra la ideología capitalista en la etapa del socialismo, el no aplicar profundamente las experiencias de la Comuna de París frente al Estado y la falta del armamento general del pueblo.

La caída del muro de Berlín en 1989 fue el rompimiento de la máscara socialista que tenía la burguesía en Rusia y no enterró al marxismo leninismo o el stalinismo que siguen siendo vigentes.

En Rusia desde 1917 hasta 1956 predominó la dictadura del proletariado. Los obreros y campesinos se echaron encima la construcción de la nueva sociedad y movilizaron a las grandes masas trabajadoras del campo y la ciudad, un ejemplo fueron los Sábados Comunistas, en donde los obreros después de cumplir con su jornada laboral iban de forma voluntaria –sin pago– a trabajar por el avance del socialismo.

Juzgar a la dictadura del proletariado en Rusia según la actuación cuando ya el poder del Estado quedó en manos de la burguesía, es un método de los imperialistas y sus corifeos trotskistas y anarquistas, que no es transparente. Ya se conoce que el poder de los obreros y los campesinos en Rusia se perdió en 1956 y lo desconocen con una actitud mal intencionada que busca negar el éxito material que tuvo esta experiencia para la clase obrera, negar que durante la dictadura del proletariado en Rusia se constituyó un sistema de producción superior a toda la historia anterior y tratan de inventar una “dictadura del Partido” sobre las masas.

Un corresponsal

También te podría gustar...