¡POR LA CONSTRUCCIÓN DEL PARTIDO DE LA CLASE OBRERA: ADELANTE!

Compartir

¡POR LA CONSTRUCCIÓN DEL PARTIDO DE LA CLASE OBRERA: ADELANTE! 1

En días pasados se realizó la VII Reunión Plenaria del Comité de Dirección de la XI Asamblea de la Unión Obrera Comunista (mlm), con importantes discusiones en torno a la situación actual tanto en Colombia como en el mundo, a las grandes tareas de los comunistas para evitar que el sufrimiento de las masas siga alargándose, mientras los burgueses, terratenientes e imperialistas, mantienen su sistema de oprobio y explotación. Discusiones en torno a la táctica, al plan de trabajo y el cómo continuar, fueron lo principal en esta reunión.

Se ratificó la táctica revolucionaria en medio del endurecimiento del gobierno Duque con medidas reaccionarias hacia el pueblo colombiano como son las reformas antiobreras y antipopulares orientadas por la OCDE, lo cual genera mayor resistencia, rebeldía e indignación; en medio del recrudecimiento del terrorismo de Estado que asesina líderes, realiza falsos positivos judiciales, criminaliza la protesta álgida y masiva demostrada por varios sectores en estos días; se ratificó la táctica revolucionaria, a pesar de que en el movimiento y entre los mismos revolucionarios pululan ideas contrarias al Paro Nacional Indefinido, con argumentos unilaterales como “no hay con quién”, “las luchas son aisladas”, “el movimiento no es masivo”… se ratificó la táctica revolucionaria, porque la agudización de todas las contradicciones sociales y el ascenso del movimiento de masas confirman la tendencia hacia un enfrentamiento de todo el pueblo contra sus enemigos en la forma de un Paro Nacional Indefinido o Huelga Política de Masas; una tendencia que se abre camino en la sociedad colombiana, confirmándose en cada paro regional; en cada levantamiento obrero, indígena y popular; en cada manifestación estudiantil; en cada enfrentamiento con las fuerzas del Esmad; en cada paro por sectores; en cada huelga obrera… demostrado la justeza de la necesidad de organizar la lucha con independencia de los jefes vendeobreros de las centrales sindicales, de los politiqueros y el Estado.

Esa es una condición objetiva favorable para avanzar en la tarea central de este período: la construcción del partido de la clase obrera en Colombia, como parte de construir a su vez la nueva Internacional Comunista; tarea en la cual la UOC (mlm) deber luchar por acercar a otros comunistas a este digno propósito, para garantizar la dirección del movimiento, el triunfo de la Revolución Proletaria Mundial y la conquista de la República Socialista en Colombia. Tarea que impone nuevos esfuerzos en el terreno de la lucha teórica y la defensa de la Propuesta de Formulación de una Línea Para la Unidad del Movimiento Comunista Internacional y del Programa Para la Revolución en Colombia, las cuales la organización asumirá sin más dilaciones.

No son tareas de poca monta las que nos hemos propuesto, pero así somos los comunistas, ampliamos las miras, abrimos la brecha y soñamos con el futuro comunista libre de clases. En medio de esta lucha, hay más derrotas que victorias es cierto, pero no por ello reducimos nuestros objetivos, ni nos amedrentamos ante las tareas; así se templa el acero, así se conquista el poder, con avances y retrocesos, los miles de problemas que se presentan en nuestro trabajo son un buen indicador de que no estamos quietos y ese es ya un paso adelante para la emancipación de la clase obrera; como lo dijera el camarada Mao Tse-tung, «de derrota en derrota, hasta la victoria final».

Y en todo este trasegar, también se ha impuesto el avance de la sociedad en las formas de comunicación, asunto también discutido por nuestros dirigentes en su Reunión Plenaria. La revolución en los medios digitales impone adecuar la organización de los comunistas para adoptarlos como la forma principal de llegar actualmente al movimiento, de fundir el socialismo con las masas, de elevar la conciencia del movimiento. ¿Fácil? ¡No! Tampoco lo ha sido, no es fácil desprenderse de las formas usadas siempre, no es fácil aceptar lo nuevo, no es fácil aprender de ello; pero sí podemos decirles que esta lucha se abrió paso en la organización y la capacidad y voluntad de nuestros cuadros dirigentes es muy buena para el avance en este terreno; ser alumnos y maestros a la vez decía nuestro camarada Mao, de esa forma hemos incursionado en los medios digitales, ahora, nuestros planes deberán contemplar la utilización de estas nuevas herramientas para todo el trabajo revolucionario, porque como proletarios conscientes y revolucionarios estamos obligados a deshacernos de las ideas conservadoras y revolucionar incluso en la forma de comunicarnos.

Muchos otros aspectos fueron tratados en la reunión plenaria, todos importantes y todos encaminados a mejorar nuestro trabajo para dar cumplimiento a lo que nos hemos propuesto; nada más que transformar el mundo es lo que queremos, y ello solo lo lograrán las amplias masas con su lucha organizada y dirigida por su partido de vanguardia.

Así se desarrolló la VII reunión plenaria, en medio de discusiones unas más álgidas que otras, pero siempre partiendo de gran base de unidad que tiene la organización para elevarla a un nuevo nivel; en un ambiente de camaradería, de autocrítica respecto el trato incorrecto de las contradicciones en el seno del pueblo y de acatamiento del centralismo democrático. Y también, hay que decirlo en medio de noticias que no quisiéramos escuchar como los quebrantos de salud de algunos de nuestros dirigentes, quienes plantean su situación no como una obstáculo para el trabajo, sino como la oportunidad de que los nuevos cuadros asuman la dirección de este trabajo y ¿cómo no hacerlo camaradas? Si nuestros dirigentes nos dan el mejor de los ejemplos de sacrificio, entrega y amor por la revolución. Es hora ya de tomar nuestros puestos, de asumir la dirección del trabajo y de poner en práctica lo que nuestros camaradas con tanto esfuerzo nos han enseñado. La realidad nos impone más retos, más sacrificio y más trabajo, y lo asumiremos con la firmeza que esta organización ha demostrado. Ese fue el llamado de una camarada al dar por terminada la reunión: ¡Por la construcción del Partido de la Clase obrera en Colombia! ¡Por la construcción de la Internacional Comunista! ¡Por el camarada Ignacio y todos nuestros camaradas que han entregado su vida a la revolución! ¡ADELANTE!

Una camarada

También te podría gustar...