El papel de la juventud en la construcción del Partido Político del proletariado

El papel de la juventud en la construcción del Partido Político del proletariado 1

«El mundo es de ustedes, y también de nosotros; pero, en última instancia, es de ustedes. Los jóvenes, plenos de vigor y vitalidad, se encuentran en la primavera de la vida, como el sol a las ocho o nueve de la mañana. En ustedes depositamos nuestras esperanzas… El mundo les pertenece. El futuro… les pertenece» Mao Tse-tung

La juventud revolucionaria a nivel mundial sigue siendo una fuerza social motriz, que representa en la actualidad la postura y el carácter revolucionario enseñado por la doctrina marxista leninista maoísta. Postura y carácter necesario para poder transformar radicalmente el actual sistema capitalista.

La juventud debe comprender que el futuro que les espera bajo el capitalismo, es el camino del servilismo y la esclavitud, y sobre sus hombros, después de algunos años, recaerá toda la responsabilidad de una sociedad en descomposición, como recae hoy, en la población adulta proletaria. Deben entender que todos los problemas y contradicciones de esta putrefacta sociedad burguesa, que no se cansa de acumular riquezas a costillas del pueblo trabajador, se repetirá indefinidamente, hasta que la juventud rebelde, junto al conjunto de los obreros y campesinos, se levanten en un solo ejército y cambien el rumbo a la explotación y opresión capitalista; de lo contrario, la clase proletaria deberá seguir vendiendo su fuerza de trabajo, para dejar diariamente súper ganancias a una clase parásita que no le importa seguir destruyendo la naturaleza y la humanidad a cambio de seguir acumulando en sus arcas incalculables riquezas materiales.

En los últimos años, la ofensiva de la burguesía y los terratenientes ha afectado significativamente a la juventud obrera. Dejándolos con salarios paupérrimos, contratos miserables, jornadas larguísimas e intensas por menos salarios y desempleo. Todo esto, gracias a la ayuda que le presta a los capitalistas la burocracia sindical enquistada en la dirección del movimiento sindical en la cual impuso su política burguesa de conciliación y concertación entre clases antagónicas.

La historia ha demostrado que la juventud es trascendental para el desarrollo de la victoria de la revolución, porque cuenta con la fuerza más activa y vital de la existencia; la juventud, con su actitud creadora e imaginativa, le da otro aire lleno de audacia y arrojo a las tareas de la revolución, como se ha demostrado en los actuales levantamientos de masas en el último periodo.

Por eso debe entenderse que la burguesía, en su propósito de preservar el poder, conduce a la humanidad hacia la descomposición social, especialmente a los jóvenes, a través de las drogas, el hambre, la prostitución entre otros vejámenes, y en ese mismo propósito ha pretendido aplastar su rebeldía reprimiéndolos fuertemente, como lo hizo el régimen paramilitar en el reciente levantamiento popular. Más no por esas acciones tan sucias de la burguesía, la fuerza viva de la juventud debe claudicar. Todo lo contrario: la juventud debe organizarse y luchar por la construcción de un Partido de la clase obrera en Colombia, que no fije la esperanza de una vida mejor en el establo parlamentario, sino, que garantice por medio de la fuerza poderosa de la Guerra Popular y la Revolución, el funeral a este moribundo sistema, y sobre sus ruinas consolidar la dictadura del proletariado, la cual debe conducir la sociedad hacia un mundo mejor.

Es así que hoy, la Unión Obrera Comunista (mlm) llama a unir toda esa rebeldía que los jóvenes sienten contra el régimen de la mafia, contra el Estado burgués terrateniente y en general contra el capitalismo imperialista, para que se organicen en las filas de esta organización pro Partido, pues para garantizar la victoria de las masas sobre sus enemigos de clase, es necesario construir dicho dispositivo estratégico que aglomere los mejores hijos del pueblo que han de tomar en sus manos su propio futuro por medio del triunfo de la Revolución Socialista, pues está demostrado que los partidos politiqueros pequeño burgueses y burgueses no pueden erradicar de raíz los problemas y sufrimientos que padece el pueblo bajo la sociedad capitalista.

¡LUCHAR POR LA ORGANIZACIÓN DE LAS JUVENTUDES EN EL PARTIDO POLÍTICO DEL PROLETARIADO!

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *