A las Mujeres de Vanguardia

Compartir
A las Mujeres de Vanguardia 1

Construir un partido comunista revolucionario de la clase obrera en Colombia no ha sido nada fácil. Después de la derrota temporal de la revolución en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas – URSS y de la Revolución en China, el Movimiento Comunista Internacional cayó en una profunda crisis ideológica, política y organizativa la cual no hemos podido superar aun. Volver a levantarse con las heridas frescas, examinar las causas de la derrota, levantar nuevamente la bandera del comunismo y sostenerla todos estos años, a pesar de las tempestades y los golpes, ha sido una labor ingente de los comunistas en el mundo y de la Unión Obrera Comunista (mlm) en Colombia en los últimos veinte años. Algo imposible sin las Mujeres de Vanguardia.

Sin duda, hemos avanzado. Nuevos destacamentos del proletariado revolucionario se han formado en el transcurso de estos duros años y nuevas experiencias de derrotas y triunfos han templado las fuerzas que hoy, en diferentes regiones y países, han logrado reconstruir o formar el Partido de la clase obrera y avanzar en la dirección de la lucha revolucionaria de las masas para derrotar a los enemigos imperialistas, burgueses y terratenientes, destacándose gestas como la Guerra Popular en la India donde los obreros y campesinos avanzan en la construcción del nuevo Estado sobre las cenizas del viejo Estado de las clases explotadoras.

En Colombia, nos aprestamos a darle vida nuevamente a ese destacamento imprescindible para el triunfo de la revolución socialista. Y este propósito inmediato no hubiera sido posible sin la participación activa de las mujeres que han militado en la organización.

Mujeres de Vanguardia, muchas de ellas asumiendo responsabilidades en la dirección de todos los asuntos, siendo mayoría en algunos organismos dirigentes y de lo cual nos sentimos orgullosos; son bastantes también las que han tomado en sus manos los nuevos retos y lo han hecho bien desplegando su iniciativa creadora, sembrando confianza en el futuro.

Es un gigantesco esfuerzo, a veces poco valorado, porque todas ellas no han dejado de hacer las tareas cotidianas de los comunistas para lograr que los planes de la organización salgan adelante, sin dejar de cumplir con las obligaciones en el trabajo laboral, en el hogar, en el cuidado de los hijos, y además, en la lucha constante con sus propios compañeros y camaradas para que transformen su actuación como hombres de vanguardia, tanto en lo político como en el hogar.

Para nosotros es motivo de orgullo contar con verdaderas Mujeres de Vanguardia, porque no solo ratifica las verdades generales del marxismo respecto a que la lucha por la emancipación de la mujer no puede ir separada de la lucha por la emancipación la clase obrera; sino además porque las mujeres de la Unión han decidido marchar hombro a hombro con sus camaradas hombres a la conquista de un mundo sin explotación ni opresión, donde la igualdad y la libertad sean reales; lo que significa unirnos también para luchar permanentemente contra las manifestaciones de opresión a la mujer en nuestras propias filas, manteniendo a raya cualquier expresión de machismo, abierta o sutil. Hemos aprendido y avanzado en conquistar la mitad del cielo, una magnífica noticia para el proletariado y las mujeres del país y del mundo.

Algunas camaradas se han alejado por diferentes circunstancias, esa es otra realidad; sin embargo, la mayoría de ellas sigue contribuyendo con las tareas revolucionarias, actuando también a la vanguardia en la reestructuración de sus organizaciones sindicales, en lucha por preparar y organizar el Paro General Indefinido y en la discusión con las compañeras feministas revolucionarias que tratan de separarse de los hombres en la lucha común contra los enemigos comunes y para extirpar de raíz las causas de la opresión de la mujer.

Por eso hoy, con Motivo del Día Internacional de la Mujer, hacemos un fervoroso llamado a las Mujeres de Vanguardia:

A las dirigentes y militantes de la Unión, a mantenerse firmes en la vanguardia porque su ejemplo hará llegar a muchas más mujeres y dará un poderoso impulso a la lucha revolucionaria que hermana a las mujeres y los hombres.

A las camaradas que se han alejado de la organización, a retomar sus puestos de combate en las filas de la Unión, por cuanto la clase obrera necesita de su inteligencia, sabiduría y fuerzas para fundar esa poderosa organización que llamamos el Partido.

A las compañeras que trasiegan en diferentes colectivos buscando aportar su ímpetu revolucionario y su rebeldía contra todo el orden social establecido, a vincularse a la Unión Obrera Comunista (mlm), contribuyendo conscientemente al surgimiento del Partido de la clase obrera en Colombia como parte de una nueva Internacional Comunista, necesarios para dirigir la lucha del proletariado y los pueblos del mundo al triunfo de la Revolución Proletaria Mundial: la única salida verdadera para dar solución radical y definitiva a la milenaria dominación patriarcal.

¡Mujeres Como Esclavas, Nunca Más!

Comité Ejecutivo – Unión Obrera Comunista (mlm)
8 de marzo de 2021

También te podría gustar...