Sobre la Unión de Resistencia Cali (URC)

Compartir
Sobre la Unión de Resistencia Cali (URC) 1

El nacimiento de la Unión de Resistencias Cali (URC) se corresponde con el acertado llamado de la Guardia Indígena y los obreros industriales sindicalizados para que se conformara un grupo de personas que, hablando un mismo idioma, coordinaran los distintos puntos de bloqueo. Sin embargo, al comienzo la URC cometió el error de querer imponer sobre el movimiento una plataforma, olvidando que la construcción más acertada de dicha plataforma es a partir de la información que cada uno de los voceros –elegidos popularmente– recogiera de las asambleas abiertas y masivas en los puntos de bloqueo. Del 3 al 6 de mayo hubo un proceso asambleario de reuniones para elaborar una plataforma conjunta, pero faltó culminar el proceso recogiendo de las plataformas particulares que se elaboraron en los diferentes puntos de lucha.

Eso lo criticaron algunos compañeros e hicieron un llamado de atención sobre la incorrección de ese método, pues generó divisiones burocráticas y alejó a la URC de las asambleas; se logró corregir el rumbo y se decidió que la plataforma de unidad tenía que construirse en el mismo proceso de lucha, apelando siempre a las asambleas. Ese fue el inicio de la URC.

Otro hecho que se criticó y realmente fue corregido fue que las personas que no hubiesen sido elegidas democráticamente en los puntos de bloqueo se sometieran a votación en sus puntos, para que fuesen ratificados o para que las asambleas eligieran otros voceros. Así pues, a pesar de que la URC adquirió un carácter legítimo, a veces se han tomado decisiones unilaterales que golpean esa legitimidad.

Destacamos como certero que los voceros se hayan apegado a las asambleas, para que sea allí donde se decida a quién enviarán a participar como integrantes del núcleo director de la URC, pues en un comienzo solo eran activistas que atendieron al llamado de la Minga Indígena, pero sin un aval asambleario.

Igualmente, se determinó crear un grupo de WhatsApp a través del cual se planificaran las tareas; dado que a ese grupo llegaba mucha información sin que se le diera un tratamiento correcto, se decidió filtrar esa organización y se escogieron unos cuantos. Tal situación ha generado que puntos de bloqueo como el de Juanchito estén al margen de las decisiones de la URC; asimismo, otros puntos de bloqueo han visto disminución en su representatividad, entonces, de 25 puntos de bloqueo en las reuniones, se han realizado algunas con participación de solo 11 puntos. Por lo tanto, no existe quórum para tomar decisiones.

Si se necesitaba una reorganización de las fuerzas, en aras de una correcta comunicación, se debió tomar una decisión democráticamente y no de forma unilateral; incluso, porque esa incorrecta decisión le cerró de cierta forma las puertas al movimiento obrero, que es fundamental si queremos asestar duros golpes al régimen paramilitar.

Pese a algunos errores, hay medidas para enaltecer: cuando se inició con la URC un par de compañeros, en contravía de la decisión inicial de no hacer acuerdos con politiqueros y de no aparecer dándose palmaditas en la espalda con ellos, decidieron hacerlo; en vista de su errada actuación, esos compañeros fueron cuestionados y casi que fueron aislados de la URC. Felicitamos por ese hecho, pues muestra la independencia de la URC respecto a los politiqueros de cualquier color.

No obstante, la URC ha tenido un insípido papel dirigente porque se concentró muchísimo en la organización de la dirección y abandonó las cuestiones ejecutivas; se abandonó por completo cosas tan elementales como la coordinación de comisiones, la consecución de alimentos, no se dividió del trabajo, no se trabajó por la vinculación con el movimiento sindical para generalizar el paro de la producción desde las fábricas, no se delegaron tareas para que la URC no concentrara casi todo su trabajo en las mesas de diálogo y negociación con la alcaldía.

Por otro lado, en lo referente al Decreto 304 del 2021, firmado en la mesa de diálogo entre la alcaldía y la URC, debemos recordarles a los luchadores que eso no es un blindaje, lo que está planteado allí no es garantía de que preservará la vida de los luchadores.

Llamamos a la URC a poner la lucha directa como la forma principal para conquistar una victoria, desechando la fe en las mesas de dilatación y traición, de ellas solo salen inútiles acuerdos de papel; pues su fin es ser la estrategia que alcaldes y gobernadores encontraron para auxiliar al régimen paramilitar, tratando de impedir que la juventud revolucionaria adquiera una coordinación nacional; incluso, que se logre la participación directa del movimiento sindical fuerza fundamental para parar toda la producción. Es precisamente por eso que el Comité Nacional de Paro (CNP) también celebra esas mesas de dilatación que maniatan a la juventud rebelde; ellos saben que ese camino conduce al desgaste de los luchadores y ustedes deben evitar caer en la trampa.

De lo anterior, consideramos que, así como se ha confiado en las propias fuerzas para mantener el paro, también se tiene que confiar en las propias fuerzas para preservar la vida de los luchadores, tanto de la primera línea como de la dirección de la URC. Debemos organizar grupos de choque para contener al Esmad, organizar la Guardia Popular para proteger los barrios, pensar en soluciones reales para resguardar a nuestros dirigentes y las Primeras Líneas, y evitar que el régimen criminal los mate o los desaparezca.

También, llamamos a la URC a replantearse y corregir su posición de no participar en las movilizaciones convocadas por el CNP, recordando que el CNP no es el dueño de este gran levantamiento popular; pese a que se quiere usurpar ese derecho para conducir el movimiento rebelde al inútil camino electorero. Además, las marchas son un buen espacio para hacer propaganda y no es cierto que no haya garantías para movilizarse, las garantías se logran con la gente en las calles, en los bloqueos y en las marchas.

Aplaudimos y llamamos a promover el papel que han tenido los volqueteros, quienes han servido bastante al paro, pues no solo constituyen un punto de bloqueo en El Hormiguero, sino que también han servido como transportadores, con lo que han permitido mejorar en cuanto a comunicaciones y desplazamientos de luchadores, transporte de víveres. Si esa es la vinculación de un solo sector como es el de las volquetas ¿qué se podría alcanzar con la vinculación del sector de los obreros industriales?

Para finalizar, felicitamos la iniciativa de comisionar una organización que coordine los puntos de bloqueo como es la URC, pero también es importante señalar que el papel que debe ejercer es con miras a un objetivo mucho más grande: la realización de una Asamblea Local, para vincularla a una Asamblea Obrero, Campesina y Popular a nivel nacional.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *