Repudiar los brutales ataques contra la mujer, avanzando en la revolución

Compartir

La combatiente guerrillera India Shruthi, de tan solo 23 años, fue capturada desarmada por la policía de ese país el pasado miércoles 16 de septiembre. Esta reaccionaria institución la torturó inmisericordemente hasta causarle la muerte. Ella Murió por la libertad de su pueblo como ejemplar guerrillera Naxalita y los revolucionarios del mundo lamentan perdidas como estas.

El grupo terrorista Estado Islámico, creado y financiado en asocio con los imperialistas, es un yugo reaccionario que se enfrenta a los pueblos oprimidos, mata y esclaviza con sevicia a sus mujeres. Una de esas víctimas obligada a tener sexo con la tropa, tomó venganza por su propia mano asesinando al comandante que estaba al mando. Las mujeres víctimas de esta opresión resisten con ejemplar fiereza en ciudades como Kobane.

La joven hija del dirigente sindical Hildebrando León, de la Unión de Empleados Bancarios UNEB de Colombia, fue hallada sin vida luego de ser raptada el 6 de septiembre en el municipio de Envigado Antioquia. Aunque se desconocen las causas concretas de esta muerte, el movimiento obrero repudia tal hecho y lo señala como un ataque en su contra por parte de los enemigos del pueblo colombiano, culpables de la degradación, los feminicidios, violaciones y demás lacras de la opresión capitalista.

De oriente a occidente, este moribundo sistema de opresión y explotación se aferra a lo más reaccionario para mantenerse con vida y evitar así su sepultura por parte de la Revolución Proletaria Mundial.

Han pasado milenios desde que el surgimiento de la PROPIEDAD PRIVADA de unos pocos sobre la riqueza social, creó el reino de la opresión y explotación de la mayoría de la sociedad, originándose una división social en clases opresoras y oprimidas. Ese fue el origen también del nacimiento de la desigualdad y sometimiento de la mujer. Pero la sociedad ya avanzó lo suficiente para lograr su emancipación y como parte de ella del género femenino.

Los hechos anteriores dirían lo contrario, pero se debe a que en esta sociedad la propiedad privada y el poder de los capitalistas se mantienen, evitando a toda costa que se pongan en pie los trabajadores y se logre una verdadera igualdad para las mujeres, como consecuencia de una revolución proletaria. Porque sólo con una transformación radical de este sistema opresor y explotador, llevando la sociedad al Socialismo, se crearán las premisas para volver a la igualdad entre hombres y mujeres, consolidándola definitivamente en la Sociedad Comunista.

Solo el proletariado puede darle una dirección acertada a la revolución en la época de la agonía del capitalismo, por ello se necesita de la existencia de su Partido político, para lograr unir en un solo haz, tanto la resistencia a los capitalistas como la que libran los compañeros de la UNEB en Colombia, como la lucha por la liberación nacional del pueblo kurdo en cabeza de sus mujeres, a la lucha política por el derrocamiento del poder de los reaccionarios y la construcción de un Estado de Obreros y Campesinos. Hoy en la India, bajo la dirección del Partido Comunista de la India (Maoísta) PCI (m), el mundo es testigo de este fenómeno. Ese es el verdadero camino para la emancipación de la mujer, como parte de la emancipación de todo el proletariado.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *