Presentar disculpas: una medida inofensiva

Compartir
Presentar disculpas: una medida inofensiva 1

“Ordenar al ministro de Defensa que, dentro de las cuarenta y ocho (48) horas siguientes el enteramiento de esta providencia, proceda a presentar disculpas por los excesos de la fuerza pública, en especial aquellos cometidos por los Escuadrones Móviles Antidisturbios de la Policía Nacional –Esmad– durante las protestas desarrolladas en el país a partir del 21 de noviembre de 2019, las cuales deberán difundirse en el mismo término, por radio, televisión y redes sociales”

Esa fue la “gran” decisión que la Corte Suprema tomó frente al tratamiento criminal que el régimen ha adoptado contra toda manifestación, mitin, huelga, acto cultural, etc. Una declaración con la cual se oculta que durante todo el tiempo que ha existido en Colombia, el Estado, dictatorial o “de derecho” hasta el día de hoy, ha sido siempre una máquina en manos de los ricos para aplastar al pueblo, siendo sus fuerzas militares las ejecutoras de masacres, desapariciones, asesinatos, y de reprimir con las armas las manifestaciones que se les oponen.

Solicitarle al Ministro de Defensa presente disculpas es una medida completamente insustancial y ridícula. Así el cínico Holmes Trujillo hubiera cumplido la amonestación, no pasaría de ser una payasada para darle la apariencia democrática a la dictadura de los explotadores. Si fuera más inteligente y hábil seguramente se hubiera rasgado las vestiduras prometiendo mano firme en contra de las “manzanas podridas”, de los abusos y crímenes de los miembros de las Fuerzas Militares, lo cual tampoco para el pueblo significa nada, pues el carácter criminal y represivo del Estado burgués, no se lo da quienes estén de turno en el poder, sino su esencia de estar al servicio de las clases dominantes.

Claro, es cierto que el actual régimen tiene sus propias características y una de ellas, es su cinismo y desfachatez, pues no le importa mostrar la cara real del Estado sin tapujos; por eso todo este tiempo, tanto en las declaraciones del presidente, como en las de sus ministros, ha justificado las masacres, los asesinatos y la represión, criminalizando abiertamente a las víctimas, utilizando eufemismos como aquel de que no son masacres, sino “asesinatos colectivos”.

Los demócratas le dan mucha importancia a la decisión de la corte, porque creen que el Estado está por encima de las clases y que las cortes son imparciales. Se engañan a sí mismos y engañan al pueblo sembrando ilusiones en que es una gran medida y que es posible reformar el Estado burgués, cuando en realidad con cada hecho criminal solo confirma la necesidad de su destrucción, hasta que no quede ninguna piedra de él.

El pueblo no tiene otra alternativa que prepararse organizativamente y movilizarse, incluso militarmente, para enfrentar a las fuerzas represivas; ese es el camino a seguir para impedir y acabar definitivamente con las masacres, los asesinatos, las violaciones, la persecución, el garrote, la tortura, la cárcel, los despidos, la rebaja de salarios, el desempleo, el hambre… en fin toda la tragedia que vive el pueblo por culpa del sistema capitalista, su clases parásitas y su Estado.

También te podría gustar...