¡A las Calles, Extender el Paro General Indefinido!

Compartir
¡A las Calles, Extender el Paro General Indefinido! 1

Desde el 28 de abril, cuando las masas nuevamente decidieron salir a las calles a enfrentar al régimen mafioso y frenar su pretensión de imponer una nueva reforma tributaria, el Estado respondió con provocaciones y violencia a la justa indignación popular.

El 29 nuevamente fueron agredidas las manifestaciones que respondieron a la agresión con la beligerancia que caracteriza a los pueblos insumisos. Varios muertos y cientos de heridos fue el resultado de los combates librados especialmente en las principales ciudades del país, convirtiéndose Cali en el epicentro de la rebelión popular, a la cual fueron enviados desde el 28 más de mil efectivos de las fuerzas asesinas represivas del Ejército, la Policía y el Esmad.

El 30 fue un nuevo día de lucha decidida. El heroísmo de la juventud revolucionaria apoyada por sus mayores se hizo sentir nuevamente en Cali donde les propinaron más de una paliza a los asesinos del Esmad y la Policía. En retaliación, desde el gobierno central mafioso y del local del pestilente alcalde alternativo, fue dada al orden disparar a matar. A esta hora, pasadas las 10 de la noche, cuentan los luchadores que la cifra de muertos sobrepasa los 9 y no se conoce la cifra de heridos. Aun así las masas se encuentran en las calles desafiando el régimen criminal.

Los verdaderos ¡Vándalos Criminales! Son los ricos parásitos y gobernantes que se han cebado robando a manos llenas y condenado al pueblo al hambre, la miseria y la muerte.

¡Malditos holgazanes! ¿Pretenden que el pueblo acepte resignado seguir entregando su vida en el infierno de las fábricas y plantaciones a cambio de salarios miserables, y jugándose la vida en la ruleta rusa pues la decisión de los parásitos fue enviar al pueblo trabajador a la muerte por la pandemia o a morirse de hambre?

¡Asesinos criminales! Que ante la voz del pueblo erguido sacan sus fuerzas asesinas a someter a sangre y fuego la justa rebelión de los explotados y oprimidos, como siempre lo han hecho. Pero se equivocan los malditos, porque la sangre que hoy han derramado se convierte en combustible para la hoguera de la lucha que crece y se extiende como anuncian los indígenas, los campesinos y la juventud que hasta esta hora también combate en Bogotá, mostrando el camino a seguir: ¡Frenar el Terrorismo de Estado con la Lucha Revolucionaria de las Masas!

¡Se necesita generalizar los combates!

¡Se requiere organizar los Grupos de Choque!

¡Hay que extender el Paro General Indefinido!

¡A las calles! Y no solo contra la reforma tributaria sino para tumbar toda la legislación antiobrera y antipopular. ¡Sí se puede, porque el pueblo es invencible!

Mañana, en el Día Internacional de la Clase Obrera, los trabajadores y todo el pueblo necesita salir a las calles a desafiar la pandilla de bandidos gobernantes y a proclamar a los cuatros vientos la decisión de prepararse para destruir con la revolución socialista el maldito virus del capitalismo. ¡La Rebelión Se Justifica!

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *