Pedro Vásquez Rendón Azote de los Revisionistas

Compartir
Pedro Vásquez Rendón Azote de los Revisionistas 1

Una Rectificación Necesaria

El 14 de marzo publicamos el artículo “Pedro Vásquez Rendón azote de los Revisionistas”. A las pocas horas decidimos retirarlo y hacer la presente rectificación por cuanto cometimos un grave error.
El error no consiste en defender el legado del gran dirigente Pedro Vásquez Rendón, azote de los revisionistas en los años sesenta, sino en incriminar injustificadamente al camarada Rubén como defensor del falso partido comunista.
Para quienes no conocen el episodio, se trata del comentario a un tweet en que se muestra un video en donde un hombre en medio de una fiesta le habla al oído a una mujer que se ve molesta con el tipo. El camarada Rubén, utilizando el sarcasmo, le pone a decir al hombre algunas frases típicas de los mamertos; pero el camarada que envió la contribución no entendió el sarcasmo y tomó esas frases como propias de Rubén y lo critica dura e injustificadamente.
Por torpeza del camarada que escribió el artículo como contribución, así como por ligereza y falta de rigurosidad de parte nuestra al no confirmar y confrontar la imagen, cometimos un error del que nos autocriticamos públicamente como corresponde al proletariado revolucionario y le ofrecemos al camarada Rubén nuestras sinceras disculpas por el error cometido.
Y para enmendar el error, haciendo valer nuestro estilo de trabajo y actitud frente a los errores, recuperamos el valioso contenido del artículo, y publicamos las notas intercambiadas entre el camarada Rubén y la Comisión.
Comisión de Agitación y Propaganda
Unión Obrera Comunista (mlm)
Marzo 15 de 2019


Pedro Vásquez Rendón Azote de los Revisionistas

El perfil del camarada Rubén en Twitter se identifica con la foto de Pedro Vásquez Rendón. Allí se publicó el 12 de marzo una nota ingeniosa y sarcástica que recoge algunas ideas del revisionismo criollo, conocido como mamerto.

Pedro Vásquez Rendón Azote de los Revisionistas 2

Aprovechando el contraste entre lo que parece decirle al oído el hombre a la mujer, queremos confrontarlo con lo que dijo el inolvidable camarada Pedro Vásquez Rendón respecto a esa especie de curanderos del capitalismo.

Pedro Vásquez Rendón fue el jefe de la lucha contra la línea revisionista del “partido comunista de Colombia”, cuya derrota significó el rompimiento y reestructuración en 1965 en un nuevo partido, el Partido Comunista de Colombia (Marxista-Leninista) del cual fue precisamente Pedro Vásquez Rendón su primer Secretario Político, quién ya el 3 de diciembre de 1963 había hecho pública su denuncia a los dirigentes revisionistas en Carta cuyo texto se anexa al final.

Entonces hubo dos partidos comunistas en Colombia: El PCC revisionista dirigido por Gilberto Viera, perpetuado en el cretinismo parlamentario, alineado y sumiso al PCUS de Jrushchov, jefe revisionista internacional que so pretexto de atacar al Camarada Stalin, melló el filo revolucionario del marxismo, renegó de su esencia más profunda, la teoría del Estado y la Dictadura del Proletariado. La JUCO a la cual hace mención el camarada Rubén, es una dependencia de ese partido comunista revisionista, mejor conocido en Colombia como partido mamerto, defensora de un marxismo mutilado, que así hable de marxismo leninismo, en realidad es un marxismo adaptado y sometido a la permisividad de la burguesía.

El otro partido, fue el PC de C (ML) dirigido por Pedro Vásquez Rendón, alineado con los Partidos marxistas leninistas del mundo comandados por el PCCH de Mao Tse-tung. Un partido que luchó por ser la vanguardia política revolucionaria del movimiento obrero y su movimiento sindical independiente, del movimiento campesino y su poderosa organización ANUC, del movimiento estudiantil y de masas en general, incluido el osado y heroico intento de iniciar una guerra popular en el noroeste del país, que no prosperó dada la limitación del partido en la compresión del carácter de la sociedad en un momento cuando el capitalismo se convertía en predominante y desplazaba el peso específico de la concentración de masas del campo a la ciudad. En esa gesta fue asesinado por la balas del Estado el Camarada Pedro Vásquez Rendón.

Se puede entender entonces por qué votaron por Petro el falso partido comunista y la Juco, pues el partido mamerto a pesar de llevar décadas y décadas participando en las elecciones burguesas, ni siquiera tiene la solvencia de candidatos propios, pero sí la desvergüenza de engañar al pueblo llamándolo a confiar en la democracia electoral de los ricos, a defender la institucionalidad, es decir, el Estado actual que en esencia es la poderosa máquina de la dictadura de los capitalistas en Colombia. Y ese partido revisionista tiene además el descaro de decir que los abstencionistas “le hacen el juego a la ultra derecha”. ¿Quiénes le hacen realmente ese juego a las clases reaccionarias? ¿Los partidos que fieles al marxismo revolucionario denuncian que el Estado burgués es una dictadura de clase, llaman a no servir de bufones en la farsa electoral y en cambio sí, trabajar por una revolución que destruya hasta en los cimientos esa máquina de poder de los explotadores enemigos del pueblo? ¿O los partidos electoreros que llaman al pueblo al sometimiento ante el Estado de los ricos (sean de ultra derecha, de derecha, de centro o de “izquierda”), y a contribuir a legitimar su dictadura en cada farsa electoral?

Que sea Lenin quien diga la última palabra frente a este problema:“Sólo los bribones o los tontos pueden creer que el proletariado debe primero conquistar la mayoría en las votaciones realizadas bajo el yugo de la burguesía, bajo el yugo de la esclavitud asalariada, y que sólo después debe conquistar el Poder. Esto es el colmo de la estulticia o de la hipocresía, esto es sustituir la lucha de clases y la revolución por votaciones bajo el viejo régimen, bajo el viejo Poder”. (Lenin, Saludo a los comunistas italianos, franceses y alemanes).

* * * * * * * * *

ANEXO 1

CARTA ABIERTA DE PEDRO H. VÁSQUEZ RENDÓN AL SECRETARIADO DEL COMITÉ EJECUTIVO DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE COLOMBIA

CC.

Secretariado del Comité Ejecutivo del Comité Central, Gilberto Vieira, Filiberto Barrero, Álvaro Vásquez del Real. Bogotá.

En el boletín TAREAS del 29 de noviembre apareció un material atribuido al Comité Ejecutivo Nacional del Comité Central que, con pretextos educativos, ustedes elaboraron, no contentos con el atropello que cometieron al proferir mi expulsión.

Rechazo de plano, por falsos y calumniosos, los cargos que se me hacen en el material, lo mismo que en la resolución aparecida en el No 251 de Voz de la democracia y afirmo que con tales procedimientos y falsedades ustedes no van a educar a nadie sino a tratar de engañar a la base del partido que nada positivo puede sacar de la discusión sobre calumnias semejantes.

Con ello nos obligan a señalarles que la verdadera razón de su actitud hacia mí y contra otros compañeros, son los planteamientos ideológicos que, por encargo de la base del Magdalena, hicimos ante el 28 Pleno y en otras reuniones del Comité Central y los que la misma base formulara ante varios delegados de la Dirección Nacional en la II y III conferencias regionales del partido Comunista de Colombia, Regional del Magdalena y la Guajira.

Ello vicia de nulidad la expulsión mía y las demás sanciones proferidas por ustedes con bases falsas y descubre ante el país que lo que ustedes quieren es un partido de bolsillo y que ni las inquietudes de la base ni las del pueblo, tienen interés para ustedes, lo cual constituye, esa sí, la más flagrante de las violaciones del CENTRALISMO DEMOCRÁTICO.

Renuevo mi solicitud de que se convoque un congreso del partido para estudiar los planteamientos que ustedes quieren acallar y apelo ante la máxima autoridad del partido contra las decisiones del Comité Ejecutivo Nacional, impuestas en el 29 Pleno.

Mi expulsión y la de otros camaradas, cancela por el momento la posibilidad de que la base del P.C. se haga oír por ustedes sin correr el riesgo de ser aplastada y demuestra que ustedes han copiado lo peor del revisionismo para erigirlo en línea política no adoptada por ningún congreso del P.C.C.

Varias conferencias del regional del Magdalena y de la Guajira y los miembros del Comité Central destacados de esa región, hemos planteado para que se discuta conforme a los estatutos:

  • Si es cierto, como se desprende de las apreciaciones y la práctica de ustedes, que la burguesía colombiana es progresista en todo o en parte, o si por el contrario, es proimperialista y figura entre las más sanguinarias del mundo.
  • Si la revolución que necesita el pueblo colombiano es un simple cambio de gobierno, como ustedes sostienen en la práctica, o si es un cambio cualitativo del sistema, como lo indica la teoría marxista-leninista aplicada a Colombia.
  • Si existe alguna solución que pueda mejorar si quiera mínimamente las actuales condiciones del país y del pueblo, bajo el sistema de la burguesía, o si la única salida que tiene hoy el pueblo colombiano frente a las crisis asfixiantes de la estructura en quiebra es un cambio de sistema y no un arreglo con la burguesía o con parte de ella.
  • Si el reformismo salvador de la burguesía a de suplantar el marxismo-leninismo como se desprende de la práctica de ustedes y si quienes hablan de revolución son extremo-izquierdistas como los ven ustedes, desde su extremo-derechismo.
  • Si la unidad de la clase obrera hay que lograrla alrededor del código reaccionario del trabajo y del economismo inveterado, o si esta hay que buscarla en la lucha misma por la revolución dentro de la cual la lucha económica encuadra como objetivo táctico.
  • Si es justo resucitar en la mayoría del pueblo, decepcionado de los manzanillos y de los partidos tradicionales, el apetito electorero para remozarle la cartea democratera a una dictadura de clase cada vez más sanguinaria, o si hay que convertir el abstencionismo en boicot.
  • Si es permisible dar la vida para conservar la condición existente, como aconsejan ustedes a través de la simple autodefensa, o si la eficacia de la propia autodefensa hay que garantizarla para formas verdaderamente superiores de lucha.
  • Si el apaciguamiento ante un sistema sanguinario como el colombiano es la vía más corta y la de menos sacrificios o por el contario la más larga y la más costosa para el pueblo.
  • Si la alianza fundamental de la clase obrera para la revolución es la burguesía o parte de ella o son los campesinos y todas las demás clases explotadas.
  • Si la discusión ideológica es la mejor manera de solucionar los problemas del partido y orientarlo como hemos sostenido los sancionados o si el garrote disciplinario preserva mejor al partido como lo piensan ustedes.

Ustedes han recurrido a maniobras incalificables para evitar un debate que pudo lanzarse en el próximo congreso. Lo que desató la ira de ustedes, sobre todo, fue la defensa que hice de la revolución y de los revolucionarios chinos y mi denuncia franca de la actitud de ustedes frente a la revolución cubana y frente al partido y la revolución de Venezuela.

Desgraciadamente para ustedes, los camaradas chinos después del 28 Pleno:

“Si en el transcurso de la revolución del proletariado llega a marchar a la cola de los terratenientes y la burguesía, será imposible la victoria completa y real de la revolución”.

“El Partido del proletariado no debe en absoluto basar su pensamiento, su política para salvar la revolución y todo su trabajo, en la suposición de que el imperialismo y los reaccionarios están dispuestos a la transformación pacífica”.

“Si el partido del proletariado no se prepara también para un desarrollo no pacífico, paralizará la libertad revolucionaria del proletariado, se desarmará ideológicamente, se encontrará completamente desprevenido y pasivo tanto en lo político como en materia de organización y por consiguiente, arruinará la causa revolucionaria del proletariado”.

“El abecé del marxismo-leninismo nos enseña que el parto de una revolución es, en fin de cuentas, mucho menos doloroso que el sufrimiento crónico en la vieja sociedad. Lenin tenía razón cuando decía del orden capitalista que “aún en el desarrollo más pacífico de los acontecimientos, impone incontables sacrificios a la clase obrera””.

“El partido del proletariado debe dirigir a las masas en la lucha contra los enemigos y saber utilizar las contradicciones entre ellos. Pero la utilización de estas contradicciones tiene como propósito alcanzar con mayor facilidad los objetivos de la lucha revolucionaria del pueblo y no anular estas luchas”.

“Si los comunistas se apartan de las demandas revolucionarias de las masas populares perderán fácilmente la confianza de las masas y el torrente revolucionario los dejará atrás”.

“Si la dirección de un partido adopta una línea no revolucionaria y convierte a un partido en un partido reformista, su lugar en la revolución será ocupado por los marxistas-leninistas que hayan dentro y fuera del partido, los cuales dirigirán al pueblo en la revolución. Y cuando la burguesía reaccionaria traicione y reprima al pueblo, la línea oportunista causará a los comunistas y a las masas sacrificios trágicos innecesarios”.

“Si los comunistas se deslizan por el camino del oportunismo, degenerarán en nacionalistas burgueses y en apéndices del imperialismo y de la burguesía reaccionaria”.

No pretenderán ustedes que yo les inspiré a los camaradas chinos estas cosas que parecen escritas pensando en ustedes, como pretenden que yo soy la razón de ser del descontento generalizado oculto en muchas partes del país y abierto en el Magdalena y la Guajira, con la gestión revisionista de la Dirección Nacional del P.C.C.

Después de militar quince años en las filas del partido, soy testigo no solo de que ustedes se equivocan frente a los problemas nacionales como lo reconocen a veces y con bemoles después de cada bandazo quinquenal, y que detestan la discusión de carácter ideológico porque siempre los pone en peligro de que se vea su esencia revisionista.

La unidad del partido es la razón de ser de su propia existencia, afirman ustedes en gruesas letras de molde. Porque no agregan con Lenin “que la unidad sólo se realiza por una organización única cuyas decisiones se llevan a la práctica no por miedo, sino a conciencia de todos los obreros conscientes. Discutir una cuestión, manifestar y oír las diferentes opiniones, conocer el punto de vista de la mayoría de los marxistas organizados, expresar este punto de vista en la decisión tomada, cumplir a conciencia esa decisión, es lo que en todas partes del mundo y entre personas razonables se llama unidad”.

La razón de ser del partido es la revolución misma que está llamada a dirigir o, para decirlo de otro modo, la urgencia misma de la revolución. Partidos para esperar la revolución no son revolucionarios sino evolucionistas, es decir burgueses. Y luchas populares, aún armadas, para conservar la situación existente, como las que ustedes plantean al erigir la autodefensa en forma superior de lucha, no son revolucionarias sino conservadoras.

La unidad del partido es indispensable para que el partido sea el estado mayor revolucionario de todo el pueblo. Pero esta unidad no la quieren ustedes sino con el criterio de camarilla y expulsan a todos los luchadores que se atreven a discrepar, así sean los más probados e inteligentes. No es alrededor de los pontífices sino alrededor de los principios y de un enfoque acertado de la realidad nacional, como hay que hacer la unidad.

De otra manera el centralismo deja de ser democrático y se convierte en garrote. La dirección se convierte en agencia caudillesca del manzanillismo empeñado en establecer el culto a las gentes sin personalidad, de pequeños burgueses que se sienten amenazados con cada brote de discusión ideológica.

Por ese camino han llegado ustedes a exigir a la base el cumplimiento de un centralismo democrático que ustedes violan brutalmente, y a contratar con la burguesía la pasividad frente al genocidio monstruoso, a cambio de un poco de comodidad. Ustedes han querido esa comodidad para sentarse a esperar que los proletarios de otros países venzan al capitalismo, derroten al imperialismo y nos hagan la revolución. Entretanto dispensan a manera de gajes, para entretener a los descontentos o domesticar a los débiles, la ayuda que suministra el internacionalismo proletario. Por ese camino han llegado ustedes hasta predicar la delación abierta y la implícita contra los revolucionarios y a aplaudir las masacres oficiales de revolucionarios, e inclusive hasta denunciar tareas revolucionarias hechas bajo la dirección de ustedes mismos en otras épocas.

Yo les digo que ni con mi expulsión ni con mi muerte solucionarán sus problemas, porque estos no nacen de los revolucionarios sino de su propio pecado: Atravesarse como vacas muertas en el camino del pueblo.

Tengo que decirles esto para que luego no quieran acogerse a la tesis de que estaban equivocados, para continuar vapuleando a los revolucionarios desde la dirección del partido. Y porque ustedes odian de corazón a los revolucionarios colombianos y esa es su razón de ser. Por eso su criterio sobre la unidad es la abdicación de la facultad de pensar.

Pero los verdaderos luchadores, los verdaderos comunistas, los verdaderos marxistas de dentro y fuera del partido, saben que lo que hay que hacer, es levantar muy alto la bandera del marxismo-leninismo contra el imperialismo que agotó ya su bagaje demagógico y contra el revisionismo de ustedes que busca hacerla sobrenadar para que no se ahogue en el mar de sangre popular por ella derramada.

Creo en el marxismo, en el leninismo, en el socialismo científico, en la revolución, en el pueblo, pero ya no puedo creer en ustedes, como no pueden creer las más claras inteligencias colombianas, ni las masas populares que ustedes dividen, fraccionan, pacifican para que la burguesía traidora sobreviva.

Les digo que la discusión no es personal, pero también afirmo que el pueblo colombiano no se unirá jamás en torno de sus delatores.

Esta discusión es entre el pueblo y los revolucionarios de Colombia y el mundo, por una parte, y los capitalistas y los revisionistas de todos los pelajes, por otra.

Me honra que justamente conmigo, ustedes hayan condenado a Mao Tse-tung y la revolución china. Pero la próxima vez no podrán rectificar ni declararse equivocados. Yo no me enfrento al partido sino a ustedes, a los jefes del revisionismo colombiano, a ustedes que se enfrentan a la clase y al pueblo.

Revolucionariamente,

Pedro Hernando Vásquez Rendón

Santa Marta, diciembre 3 de 1963.


ANEXO 2

NOTAS INTERCAMBIADAS ENTRE EL CAMARADA RUBÉN Y LA COMISIÓN DE AGITACIÓN Y PROPAGANDA

Nota del Camarada Rubén

Camaradas,

Revolución Obrera

El 14 de marzo de 2019 subieron un artículo titulado “Pedro Vásquez Rendón azote de los Revisionistas”, en dicho texto muestran la escisión producida en el seno del viejo Partido mamerto y el surgimiento del PC de C-Ml, el cual fuera vanguardia del proletariado colombiano en los años 60s y 70s, una historia valiosa que debe difundirse para desenmascarar a los que hasta el día de hoy se hacen pasar por lobos pero que son ovejas dóciles al Estado burgués.

Pero, para mostrar dicha escisión, los camaradas han hecho uso de la calumnia para atacarme personalmente, han utilizado una captura de pantalla de un tweet que hice recientemente, y mi foto de perfil, y me han acusado de pertenecer a la JUCO, así como de haberle votado al reformista Petro. Como bien decía el camarada Stalin en 1931 ante las calumnias de Trotksy, “la calumnia hay que condenarla, y no ponerla a discusión”, pero aun así me veo obligado a mostrarles a los camaradas de RO por qué están equivocados en cuanto a lo que me acusan.

Primero, si no hubieran recortado el tweet (espero que el dicho recorte no haya sido para sacarlo de contexto), se podrán darse cuenta que era un retweet, y que en el tweet original se mostraba un pequeño video en donde un hombre en medio de una fiesta le decía algunas palabras a una mujer, las cuales le generaban incomodidad, el autor del tweet original hacia la pregunta de qué era lo que aquel hombre le estaba diciendo a la mujer; a lo cual decidí participar y haciendo uso del sarcasmo escribí aquellas palabras que los camaradas de RO tomaron de manera literal y no en clave sarcástica. Segundo, la intención del retweet era la de hacer uso del sarcasmo para mostrar algunos aspectos que caracterizan a los mamertos como su fe en el Estado burgués, el postureo pseudo revolucionario, así como su tradición de ir a la cola de los lideres o partidos políticos obreros burgueses.

Tercero, basta que los camaradas de RO vean mi perfil para darse cuenta que estoy muy lejos de caer en esas posiciones que me atañen, incluso podrán darse cuenta de que soy uno de sus lectores y que comparto su contenido. Y sé que mi foto de perfil le pertenece al camarada Pedro Vásquez Rendón, del cual siento una gran admiración y respeto por su contribución entera a la causa del proletariado. Por tanto, exijo de ustedes una rectificación, ya que la calumnia y basándose en la mera superficialidad, no son los métodos del proletariado sino de la burguesía. Revolucionariamente, Rubén

Nota Aclaratoria al Camarada Rubén

Camarada Rubén:

Recibimos su nota exigiendo rectificación y consideramos que tiene Usted razón respecto a todo cuanto dice de sus concepciones de las cuales no tenemos duda. Por nuestra parte cometimos un grave error al publicar el artículo criticando injustificadamente su nota sarcástica frente a los mamertos.

Como habrá advertido, antes de recibir su nota retiramos la publicamos y decidimos hacer una aclaración pública ofreciéndole disculpas pues esto hace parte de nuestro estilo de trabajo. También podrá notar que en la historia de nuestra publicación siempre hemos corregido públicamente nuestros errores y desatinos, ateniéndonos al criterio de decir siempre la verdad, deactuar con lealtadfranqueza y valentía para corregir los errores.

Ahora bien, en cuanto a las circunstancias del error cometido, solo queremos comentarle que recibimos la contribución de un camarada y nos faltó rigurosidad para confrontar la imagen con el original. Un error de ligereza cometido, tanto por el camarada que envió la contribución como por nosotros. Un error del cual no solo nos autocriticamos sino del que sacamos la lección para no volver a cometer un desatino de ese tamaño en el futuro.

Solo nos resta decir que estamos lejos, muy lejos de querer calumniarlo o injuriarlo o que ese sea nuestro estilo de trabajo. En lo que a Usted respecta, por el contrario, valoramos sus aportes y notas frecuentes, y lo llamamos a continuar trabajando mancomunadamente por la causa que nos hermana.

A ese propósito de continuar trabajando mancomunadamente, le comentamos que nos disponemos a realizar próximamente lo que hemos llamado Conferencia Nacional Sobre el Trabajo de Agitación y propaganda, un evento del cual pretendemos recoger la sabiduría de las masas en cuanto a la utilización de los medos digitales para combatir el capitalismo y consideramos que serían de gran valor sus críticas, aportes, ideas y propuestas al respeto. Finalmente, aprovechando el trabajo realizado por el camarada que hizo la nota, republicaremos el artículo corregido junto con las presentes notas y la Rectificación Pública de nuestra parte.

Nuevamente, reciba nuestras sinceras disculpas y saludo fraterno,

Comisión de Agitación y Propaganda

Unión Obrera Comunista (mlm)

Marzo 15 de 2019

También te podría gustar...