NO DEJARSE DIVIDIR, LOS OBREROS SON UNA MISMA CLASE EN TODO EL MUNDO

Compartir

NO DEJARSE DIVIDIR, LOS OBREROS SON UNA MISMA CLASE EN TODO EL MUNDO 1
Los trabajadores se desplazan a otros países, principalmente para conseguir sus medios de subsistencia y escapar de los conflictos ocasionados por la voracidad de la clase más inmunda que ha parido el capitalismo; tal es el caso de los venezolanos huyendo de la crisis económica, social y política generada por la rebatiña entre los imperialistas, las clases dominantes y las locuras del chavismo que no hace otra cosa que desprestigiar lo que realmente significa el socialismo. Los colombianos también escapan a países de Europa y América, al igual que los africanos, peruanos, mexicanos, sirios… y lo que encuentran es rechazo, discriminación, xenofobia y más explotación porque los burgueses son una sola clase en todo el mundo.

Y esto sucede porque la crisis del capitalismo evidencia cada vez más que el mundo se polariza, destacando con más claridad quienes son los enemigos del pueblo: los parásitos capitalistas ahítos de ganancias a costa del sudor del pueblo; los bellacos que en cada campaña electoral prometen hasta el sol, para después descaradamente pisotear a quienes confiaron en sus falsas promesas; también son enemigos quienes defienden la explotación desde el establo parlamentario y las direcciones de las centrales sindicales.

Pero escapar no es la solución ya que a donde lleguen los desposeídos, siguen siendo parte de una misma clase, pues las condiciones de explotación y opresión son las mismas en cada rincón del mundo; no solo la clase obrera productora, sino la clase llamada a cambiar el mundo de raíz, fortalecida y unida por el imperialismo como sistema mundial de explotación de opresión, y cuyas fuerzas constituyen el ejército mundial de los sepultureros del capitalismo.

Los medios de comunicación se encargan de difundir las causas inmediatas de la inmigración, como es la necesidad de escapar de sus países para mejorar la situación, pues lo importante para los ricos es mantener distraído al pueblo de las causas más profundas, tratando de evitar lo inevitable: que toda la clase explotada y oprimida, que ya no aguanta más, acabe de una vez por todas con este sistema que no sirve para nada, ni siquiera logra atender la creciente inmigración causada por sus guerras de rapiña y por las crisis económicas de su caduco y oprobioso sistema.

Igualmente, esos mismos medios que se encargan de mostrar el infierno del país vecino, ocultan el propio y culpan a los inmigrantes de las consecuencias y lacras del injusto sistema que defienden: prostitución, delincuencia, mendicidad… alimentando los odios nacionales como ahora lo hacen en Colombia con los inmigrantes venezolanos, mientras la burguesía se beneficia de su sufrimiento aprovechando para rebajar los salarios de todos los trabajadores, agravando con ello la crisis social que a su vez agudiza todas las contradicciones y atiza la lucha de clases.

Pero contrario a las pretensiones de las clases dominantes y sus medios de desinformación, el pueblo colombiano ha sido solidario y ha apoyado a sus hermanos como una muestra de identidad, unidad, dignidad, y resistencia; todavía es una manifestación espontánea ante la ausencia del partido de la clase obrera en ambos países, pero los proletarios revolucionarios que se proponen construir ese Partido, imprescindible para triunfar sobre sus enemigos, deben elevar la conciencia de su clase y forjar la unidad con los trabajadores de todos los países, en el caso de Colombia y Venezuela para hacer retroceder a las clases enemigas comunes en lo inmediato, pero además y sobre todo, para desatar junto con los obreros de todos los países la Revolución Proletaria Mundial que acabe para siempre con la miseria y el sufrimiento impuestos a los trabajadores por este sistema moribundo.

También te podría gustar...