¡Ninguna ilusión en el Estado burgués!

También te podría gustar...