LA IMPORTANCIA DE LA PREVISIÓN MARXISTA

LA IMPORTANCIA DE LA PREVISIÓN MARXISTA 1

Hace tres años el periódico Revolución Obrera decía lo siguiente:

«La terrible situación del pueblo trabajador y las medidas que los burgueses preparan y empiezan a aplicar en su contra despiertan y acrecientan su indignación. Amplios sectores de masas continúan movilizándose, bloqueando, haciendo huelgas y luchando por impedir que los opulentos logren su cometido»

Y en el Encuentro Nacional con las Pensiones No y Salario Digno que se realizó entre el 8 y 9 de septiembre de 2018, los comunistas planteaban desde entonces la necesidad de preparar un Paro Nacional Indefinido:

«Como ha planteado Revolución Obrera, estas tareas hacen parte de la preparación del movimiento de masas para una gran batalla que se debe concretar en un Paro Nacional Indefinido, como único camino hoy para frenar el desastre de miseria y hambre que aumentarán para el pueblo con las nuevas reformas de burgueses, terratenientes e imperialistas.» (“Acerca del Encuentro Nacional con las Pensiones No y Salario Digno”, 02 de octubre de 2018).

Asimismo, luego de la entrada del país a la OCDE y la OTAN, señalaban las medidas anti obreras y anti populares que “inevitablemente agudizarán más la tan temida lucha de clases” y recalcaban nuevamente la necesidad de preparar el Paro Nacional:

«El ingreso a la OCDE y a la OTAN rubrica y acentúa el dominio semicolonial imperialista sobre la sociedad colombiana, con abiertas imposiciones en rebaja de salarios, disminución de pensiones, aumento de impuestos, libertad de precios para los monopolios, ventajas y más ventajas al capital financiero, y de encime, fronteras al servicio de la guerra reaccionaria de agresión a otros países y alistamiento de tropas para morir en ella defendiendo la bandera expansionista del imperialismo. ¡Brillantes grilletes para el pueblo vendidos por la bazofia de los gobernantes como «bienestar, libertad y seguridad» para todos! ¡Inevitablemente agudizarán más la tan temida lucha de clases!

[…] No hay otra forma de repeler el ataque que contra el pueblo colombiano han urdido sus enemigos con el ingreso de Colombia a la OCDE y a la OTAN. ¡Todos a las calles a preparar el Paro Nacional Indefinido!» (“OCDE Y OTAN dos grilletes de la dominación imperialista”, 25 de junio de 2018).

En 2019, con la presión de las bases, los dirigentes de las centrales sindicales decidieron convocar a paro nacional para el 21 de noviembre de ese año, varios días antes, y a diferencia de los jefes del Comité Nacional de Paro y de las organizaciones políticas de “izquierda”, se indicaba que el Paro Nacional debía ser de carácter Indefinido:

«Se NECESITA que este paro del 21 de noviembre sirva para organizar las fuerzas, para generalizar los comités de paro desde abajo y para desatar un verdadero Paro Nacional indefinido, donde se paralice la producción en todo el país y junto con la movilización de todo el pueblo en las calles, se conquisten las reivindicaciones más sentidas del pueblo colombiano.» (“¡Obreros, indígenas, campesinos, estudiantes, pueblo trabajador, a organizarse y a luchar por un Paro Nacional Indefinido!”, 9 de noviembre de 2019).

Luego de que el movimiento de Paro iniciado en noviembre de 2019 fuese interrumpido por la pandemia y por el papel apagafuegos de la burocracia sindical, se llamaba a continuar con el movimiento, inclusive planteando la necesidad de construir Comités y Asambleas Populares para darle mayor organización (algo que estamos viviendo en este momento):

«Los luchadores del pueblo se deben inclinar hacia la construcción de los Comités de Paro, amplios en su participación de diferentes sectores del pueblo […] Estos comités deben ser de luchadores populares, que ponen el pecho en las calles, bloqueando y paralizando la producción, movilizando a más sectores populares para llevar a cabo los preparativos del paro, a diferencia de la línea reformista que aglutina a los jefes de las centrales sindicales y de los partidos políticos de la pequeña burguesía y de la burguesía liberal que posan de «radicales» para encauzar el movimiento hacia las elecciones y la concertación con las clases enemigas de los trabajadores. […] Se necesitan las Asambleas Populares que sean amplias, abiertas y decisorias, no más reuniones donde en apariencia se les da voz a todos los asistentes, pero al final es la mesa la que impone las conclusiones y decisiones.» (“¡Construir Comités Pro-Paro! ¡Preparar Asambleas Populares!”, 26 de febrero de 2020).

A su vez, se indicaba que solo mediante el Paro General Indefinido se podía obligar al gobierno de Duque; y de paso se hacía mención que el movimiento de masas iba hacia una “gran Huelga Política de Masas”:

«Al gobierno de Duque, o a cualquier gobierno, se le exige y obliga a negociar en terrenos de las masas en lucha, en las calles, con la unidad, organización independiente; en estos momentos, con la Huelga Política de Masas o Paro General Indefinido; ese es el mejor juicio político, que más que a Duque, es a los explotadores y a su Estado. Precisamente hacia allá avanza la lucha, hacia una gran Huelga Política de Masas; es el camino por el que vienen andando hace rato y que se manifestó de forma magnífica el 21 y 22 de noviembre de 2019» (“Pasar de un día de movilizaciones al Paro General Indefinido”, 28 de octubre de 2020).

Posteriormente, analizando un informe del Ministerio de Defensa sobre las protestas durante el actual gobierno, se señalaba “el estallido social que se está gestando”:

«[…] las cifras de protestas duplican las del anterior gobierno, mostrando la agudización de las contradicciones sociales y la lucha de clases, como respuesta de las masas frente a la pretensión burguesa de descargar el peso de la crisis sobre el pueblo trabajador, y también en respuesta al terrorismo de Estado. El incremento de las protestas indica que se está gestando un gran estallido social […] La crisis económica, social, ambiental y política creada por la violenta explotación y la dictadura de los capitalistas, despierta las fuerzas sociales en la búsqueda de una salida a la insoportable situación, siendo esta la causa más profunda del estallido social que se está gestando.» (“Prepararse para el estallido social que se está gestando”, 21 de noviembre de 2020).

Lo anterior es una pequeña muestra de lo que en su momento eran palabras, pero en estos meses han sido confirmadas por los acontecimientos. Palabras que incluso llegaron a ser vistas con desprecio e incredulidad por muchos que hoy sacan pecho como representantes del paro y campeones de la lucha social cuando antes llamaban “irresponsables” a los que proponían organizar un Paro Nacional Indefinido. La realidad se les estrelló en la cara a estos bufones e instigadores de la política.

Fausto Ortega

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *