Luchadores del HUV en Bogotá el 16 de Septiembre

Compartir

La salud pública está en remate al mejor postor por parte del gobierno. Aquí hay dinero para los ricos, pero para los pobres, ni salud, ni educación, ni salario y ni siquiera trabajo. El Ministro de Salud Alejandro Gaviria lo dejó en claro una vez más ante una comisión que se reunió con él en las horas de la mañana del 16 de septiembre, en medio de un portentoso mitin al frente de las instalaciones del Ministerio de Salud en la ciudad de Bogotá, presionando el rescate del Hospital Universitario del Valle – HUV.

Allí unos 250 luchadores (45 trabajadores del hospital y estudiantes de la Universidad del Valle), se desplazaron con sus propios recursos a la capital para exigir al gobierno que el único hospital público universitario que atiende a las masas en el Valle del Cauca, Chocó y Nariño, no sea privatizado. Pero Gaviria, puesto como ficha de ajedrez de los capitalistas, está para entregarles todo el jugoso negocio de la salud.

Tan pronto tuvo la oportunidad, el Ministro de Salud salió por la puerta contraria a donde se concentraron los defensores del HUV con pancartas, consignas y discursos, que no lo dejaron en paz ni un minuto. La huida deja un mensaje claro a los luchadores: de parte del gobierno no vendrá solución alguna a la salud pública. Ni el Ministro ni Santos está para cambiar el modelo privatizador, sino para reforzarlo como uno más de los negocios prósperos para los capitalistas.

Tiene enorme importancia el desplazamiento hasta la capital, tanto de los trabajadores del HUV que tuvieron que cuadrar sus turnos de trabajo, como los estudiantes de la Universidad del Valle que vinieron con sus propios recursos y el apoyo de una asamblea, porque la privatización es una política del gobierno central y no se podrá echar atrás ,si no se defiende el derecho a la salud pública en todo el país. Además es un gran ejemplo para la unidad del pueblo colombiano, una manifestación conjunta de estudiantes y trabajadores, en un movimiento independiente de politiqueros y por el HUV. También fue muy destacada la solidaridad de los estudiantes de la universidad pública de Bogotá, que llegaron después de las 10 am a la concentración haciéndola más masiva. Lastimosamente la presencia de los trabajadores de la salud pública en Bogotá no se notó, ni la presencia de las centrales obreras que los agrupan.

La manifestación quiso presionar la declaración de emergencia sanitaria para el Valle del Cauca a fin de que el gobierno inyecte el dinero que salvaría al Hospital. El Ministro fue indolente frente a esta petición, pero la movilización de las masas y la huelga de solidaridad que han hecho a partir del 18 de septiembre los estudiantes de la Universidad del Valle, son ejemplos de cómo hay que defender la salud pública, como parte de toda la plataforma de lucha que el pueblo colombiano reclama al gobierno de los explotadores.

Todo marchaba muy bien en aquella jornada hasta que se hicieron sentir los politiqueros como el hoy Senador del Polo Democrático, Jorge Iván Ospina, quien ante las rechiflas de los estudiantes por su presencia les dijo: “yo he hecho mucho más que ustedes por este hospital”. Uno de nuestros lectores denunció en su momento que este señor

“lanzó a la miseria a muchos trabajadores del H.U.V con sus familias, con su risa burlesca convenció a muchos con el argumento de que el H.U.V. se iba a acabar, que iba a ser cerrado, metiendo terrorismo psicológico masacró a más de 200 familias las que fueron llevadas a la miseria engañadas con el miserable ofrecimiento de 30 o 40 millones de pesos, perdiendo su jubilación y su pensión[[1]](https://docs.googlecom/file/d/0Bx PPaJj CrTlRY3hkN3hpQ2ZBdW8/edit?pli=1 «Alerta en el Hospital del Valle»)”

La independencia frente a ese politiquero fue un triunfo de la movilización, pero no fue completo porque el Representante a la Cámara Víctor Correa –elegido por la ralea conservadora de los terratenientes antioqueños—y miembro actualmente del Polo, sí se llevó a uno de los organizadores de la movilización estudiantil, para que allí diera su discurso ante los barrigones del Congreso, que no han asistido ni siquiera a los debates de la salud pública.

El compañero activista pretendía ingenuamente sensibilizar a los “padres de la patria” con hechos vivos donde se le han agravado y muerto pacientes en sus manos por la falta de recursos, cuando hoy las orejas están puestas en este ente pero para aprobar los proyectos del Gobierno, que ya les dio un aumento salarial de 2 millones de pesos, como parte del pago por adelantado para que se aprobaran todos sus propósitos.

Con esta acción el movimiento quiso encausarse hacia las esperanzas parlamentarias, cuando el trabajo apenas iniciaba en la capital. El camino pedregoso de mantener la movilización y la denuncia independiente todo el día, dando rienda suelta a la iniciativa de la muchachada revolucionaria conglomerada, fue diezmado por la división que hacen los politiqueros.

Pero los revolucionarios no se quedaron quietos. Además de apoyar la posición de los estudiantes frente a los politiqueros, insistieron a los trabajadores que no podían distanciarse de los estudiantes por el apoyo a un gerente o a un senador. Que estaba en juego el hospital, su trabajo y también el futuro de los muchachos estudiantes y por ello su actitud debía ser de unidad, no de separación. A su vez se difundió ampliamente el periódico Revolución Obrera con la convocatoria a la Campaña Política Antielectoral y la denuncia a todo el poder del capital.

A los obreros se les recordó que la bancada parlamentaria del Polo que hoy se dice “amiga del HUV”, es parte del robo de la salud y el engaño a sus trabajadores, confirmado en el caso de Ospina como gerente del HUV y en la capital con la última administración del Polo donde la red pública de hospitales de Bogotá quedó con más de $30.000 millones de déficit, mientras la EPS que se creó, Capital Salud, fue parte del “carrusel de la contratación” donde se le robaron millones al erario y no se solucionaron los problemas de los usuarios.

Tomado de: Revolucion obrera No. 439

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Martha dice:

    Un articulo muy interesante. Gracias por la ilustración. Un cordial saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *