LA REVOLUCIÓN DE OCTUBRE Y LA DICTADURA DEL PROLETARIADO

Compartir

LA REVOLUCIÓN DE OCTUBRE Y LA DICTADURA DEL PROLETARIADO 1

Ecos de la Celebración del Centenario de la Revolución de Octubre en Colombia (6)

Palabras de un viejo obrero revolucionario en el evento realizado el 28 de octubre en Bogotá con motivo del Centenario de la Revolución de Octubre.


Dijo el camarada Stalin: «El leninismo es el marxismo en la época del imperialismo y de la revolución proletaria. El leninismo es la teoría y la táctica de la revolución proletaria en general, la teoría y la táctica de la dictadura del proletariado. Lenin discípulo de Marx y Engels, actuó en el período del imperialismo desarrollado, en el período en que se despliega la revolución proletaria. El leninismo es el desarrollo ulterior del marxismo».

Hace 100 años el proletariado ruso llevó a cabo una extraordinaria gesta: llevar a la práctica la dictadura del proletariado apoyado en el marxismo, magistralmente desarrollado por el leninismo e inaugurar la Era de la Revolución Proletaria Mundial.

Previo a este hecho heroico, fue necesario dar una batalla enconada contra todas las formas de revisionismo que hacía grandes esfuerzos por impedir que el proletariado asestara el mortal golpe a burgueses, terratenientes e imperialistas.

Hace 100 años, los obreros rusos demostraron ser verdaderos héroes en todos los frentes, no solo material de fuerza en la lucha por la supervivencia, por la lucha económica, sino que fueron titanes en el combate ideológico y político; tuvieron la vitalidad y poder para tomar el cielo por asalto, desencadenando todo el potencial creador y progresista de obreros, campesinos e intelectuales revolucionarios.

La Revolución de Octubre marcó en el libro de la historia de la humanidad, que la lucha entre las clases sociales, es el motor de desarrollo, estancamiento o retroceso de la sociedad y, que en la etapa imperialista del capitalismo, la clase obrera tiene la misión histórica de destruir con la violencia revolucionaria, las estructuras del caduco Estado reaccionario y sobre sus cenizas construir uno distinto a todos cuantos han existido hasta ahora; un Estado al servicio de la inmensa mayoría de la sociedad, la mayor de las democracias posibles.

El Estado de Dictadura del Proletariado sin la dirección de un partido revolucionario como organización de vanguardia, regido por el centralismo democrático, no hubiera sido posible como tampoco el triunfo del proletariado sobre burgueses, terratenientes e imperialistas.

«¡Todo el poder a los Soviets!» fue la consigna de Lenin hace 100 años que retumbó en toda Rusia. Los Soviets de obreros, campesinos y soldados desencadenaron en pocas décadas un gigantesco desarrollo de la humanidad en todos los ámbitos de la vida económica, política, cultural, científica y deportiva.

Los Soviets de obreros, campesinos y soldados cumplieron y dieron el primer paso en el cumplimiento de la misión histórica en la construcción del Estado Socialista, en transición a la sociedad sin clases, acabando con toda forma de explotación y opresión; esto es, acabar con la explotación capitalista y la fuente de toda explotación como es la propiedad privada.

Hace 100 años el proletariado ruso, tras conquistar el poder político comprendió, tomando la experiencia de La Comuna de París, que no puede tomar posesión de la máquina estatal, sino destruir el viejo aparato burocrático, demolerlo hasta sus cimientos, no dejar piedra sobre piedra y, sobre las ruinas construir el nuevo Estado de obreros y campesinos, tomando sin dilación, las medidas analizadas con todo detalle por Marx y Engels:

  • Funcionarios elegibles y removibles en cualquier momento.
  • Sueldo no superior al salario promedio de un obrero.
  • Inmediata implantación de un sistema en el que todos desempeñen funciones de control e inspección.
  • En lugar de instituciones especiales de una minoría privilegiada (burocracia privilegiada, jefes del ejército permanente), ejercer el poder directo de las masas.
  • El Estado Soviético hizo realidad lo que en La Comuna fue un ensayo: el poder Soviético es un nuevo Estado sin burocracia, sin policía, sin ejército permanente, en el que la democracia burguesa está sustituida por una nueva democracia: la democracia que adelanta en primer plano la vanguardia de las masas trabajadoras, convirtiéndolas en legisladoras, ejecutoras y militares, creando el aparato para reeducar a las masas.
  • Se vinculan a las masas trabajadoras a las labores de la administración pública y a las milicias obreras y campesinas, se crearon formas organizativas de masas para controlar y aprender el funcionamiento del Estado, tales como: la Inspección Obrera y Campesina y la Comisión Central de Control.
  • La nacionalización de la tierra y entregarla a los campesinos para su usufructo, campesinos organizados en lo que llamaban los Coljoses.
  • Se acabó el analfabetismo en la ciudad y el campo.
  • Se electrificó toda Rusia.
  • Para contrarrestar el bloqueo imperialista se requirió implementar en las masas que el proletariado se hiciera su propia técnica.
  • Las fábricas pasaron a manos de los obreros.
  • Se crearon grandes fábricas para la construcción de maquinaria para la industria, la agricultura, la industria militar.
  • Para liberar a la mujer de la explotación del hogar y la crianza de los hijos, se crearon las guarderías sociales dirigidas por hombres y mujeres.

He ahí una breve radiografía de los avances bajo la dictadura del proletariado en Rusia.

«LEVANTAR LA BANDERA DE LA REVOLUCIÓN BOLCHEVIQUE»

También te podría gustar...