Kamala Harris, Fiel Defensora del Capital Imperialista

Compartir
Kamala Harris, Fiel Defensora del Capital Imperialista 1

Como un triunfo mediático de la burguesía, ha sido exhibida Kamala Harris, vicepresidenta de Estados Unidos; por ser mujer, negra e hija de inmigrantes surasiáticos; presentándola, como “digna representante de los intereses del pueblo de los Estados Unidos”; cuando en realidad nada dista más de la realidad, pues el prontuario que quisieron ocultar a través de los medios de comunicación, pone de manifiesto su verdadera condición, la de mujer burguesa capaz de representar, a través del Estado, no los intereses del proletariado y el pueblo en general, sino los intereses de su clase, la burguesía y los intereses del imperialismo.

Como Fiscal de Distrito de San Francisco y Fiscal General de California, se destacó por sus desmanes como los de cualquier otro policía corrupto, como los de cualquier politiquero, pues la manipulación de pruebas, el falso testimonio y el ocultamiento de información crucial, incluso para imputar cargos a personas inocentes, hacen parte de su prontuario, con sus comportamientos siempre contribuyó a preservar los negocios turbios y la explotación de mano de obra barata en las prisiones estadounidenses, sin importarle pasar por encima de la inocencia de muchos detenidos.

Pero sobre todo, tras su imagen benevolente, en realidad Kamala Harris quiso ocultar su interés por representar a los inversores de Wall Street, sus reales impulsores, quienes desnudaron esta verdad cuando Biden decidió nombrarla fórmula presidencial.

Tal es la verdadera naturaleza del impulso dado a Kamala Harris, la burguesía no puede más que saltar alborozada, pues su ganancia está garantizada en las manos de esta vicepresidenta ya que ella es arte y parte en la explotación asalariada, defenderá e impulsará las correrías imperialistas por seguir destruyendo pueblos y ciudades por todo el mundo y de ser necesario, por volver a reducir a la sociedad a sus guerras mundiales de las cuales se sirve para quemar fuerzas productivas –hombres y máquinas- para salir de las crisis de sobreproducción a las cuales está condenado el capitalismo.

El pueblo no debe dejarse engañar, ni poner ninguna ilusión en Kamala, ni en ningún otro dirigente que pongan los ricos a administrar sus negocios desde el gobierno en Estados Unidos o cualquier otro país; para las masas todo lo que quieran conquistar depende exclusivamente de su organización, movilización y lucha; aferrándose firmemente a la verdad de que solamente con la revolución proletaria mundial, el proletariado en alianza con el campesinado, lograrán acabar con todas las lacras generadas por esta sociedad; y en este sentido, no está lejano el día cuando el comunismo brillará en todo el mundo.

También te podría gustar...