INDIA: Represión brutal en Cachemira durante el último año (Editorial del último número de People´s March)

Compartir
INDIA: Represión brutal en Cachemira durante el último año (Editorial del último número de People´s March) 1

El Estado indio domina brutalmente a los pueblos en la región de Cachemira y Jammu, ejerciendo su poder militar y asesino, poniendo de manifiesto la necesidad de que las masas de estas dos regiones, se unan al pueblo de la India para enfrentar a su enemigo común, pues solo de esta manera se puede resolver de fondo el problema de la autodeterminación de Cachemira y Jammu; haciendo de esta lucha, parte de la guerra popular que libran las masas en India para barrer de su territorio el Estado reaccionario y continuar avanzado en la construcción del nuevo Estado, basado en el poder armado de obreros y campesinos, que le dé continuidad al camino de Octubre, a las enormes experiencias dejadas por los obreros y campesinos de Rusia y China.


Tomado de: Dazibaorojo

La Red de Blogs Comunistas (RBC) ha traducido la editorial del último número de la revista People´s March (Vol.15, No.3, October 2020), en la que se denuncia la brutal represión perpetrada en Cachemira por el gobierno de la India, movido por la idea de construir una Nueva India unida bajo la ideología hindú-brahmánica, en Cachemira.

La lucha por la autodeterminación de Jammu y Cachemira choca frontalmente con la ideología fascista del presidente Modi y con los intereses de las multinacionales locales y extranjeras, y usan todas las triquiñuelas legales posibles, además de enviar al ejército y a los grupos paramilitares para sembrar de violencia todo el país, con el fin de acabar con sus aspiraciones como pueblo.


Represión brutal en Cachemira durante el último año (Editorial)

El gobierno fascista de Modi derogó el pasado 5 de agosto de 2019 los artículos 370 y 35A de la Constitución, que otorgaban un estatus especial a Jammu y Cachermira (Nota: nombre oficial de esta entidad política, que desde 1954 ha sido uno de los veintinueve estados que, junto con los siete territorios de la Unión, formó la República de la India) cuando fueron unidos a la fuerza a la India. Después de la derogación, lo que siguió fue un cierre estricto del país, restricciones al movimiento de personas, un bloqueo de las comunicaciones y detenciones masivas. Se pisó el acelerador de una guerra psicológica contra el pueblo al suspenderse los servicios de telefonía móvil y los servicios de Internet de banda ancha. Antes de esto, el gobierno de Modi había desplegado fuerzas armadas, dotadas incluso con armamento pesado, en Cachemira.

En poco tiempo, antes de un año, el parlamento de Cachemira se disolvió y se tomó el control del país desde Delhi, poniendo el gobierno en manos de la burocracia dictatorial y las fuerzas armadas. Con la abrogación del estatus especial, los burócratas se volvieron crueles y desalmados. Toda Cachemira y Jammu fueron convertidos en un gran campo de concentración, transformándose la región en la más militarizada del mundo.

Los encarcelamientos en masa, principalmente de líderes políticos y trabajadores militantes de todos los partidos, fueron la tónica diaria. Muchas personalidades que se pusieron al lado del pueblo fueron detenidas y encerradas en cárceles u obligadas a quedarse en sus casas bajo vigilancia, lo que resultó en un vació político. El fascista Modi y su pandilla se jactaron de esto como un logro en su plan principal de construcción de la Nueva India (India hindú y corporativa). Al hacer todo esto, el gobierno de Modi está sentando las bases para mandar a empresas como Ambani para saquear un gran botín de recursos en Cachemira. La abrogación no es más el principio de una invasión de Cachemira, la división en dos partes sin el consentimiento y la representación de los pueblos que estarán bajo el control de las fuerzas armadas para siempre.

La economía de Cachemira fue destruida y el sustento de la gente desapareció debido a los continuos toques de queda y cierres. La suspensión de Internet de alta velocidad mató a muchas empresas, se eliminaron cientos de cuentas de whatsapp que no se pudieron actualizar. Los trabajadores de hoteles, los conductores de barcos, los vendedores ambulantes sufrieron mucho. Las familias de los 26.000 operadores de taxis turísticos fueron a la bancarrota debido al bloqueo total. Los trabajadores de telares manuales sufrieron severamente debido a las condiciones deplorables y migraron a otros lugares. Cerca de 250.000 artesanos están abatidos. Toda la industria de las alfombras colapsó y el Estado tuvo una pérdida de 1.600 millones de rupias. La conocida cosecha de manzanas de Cachemira está devastada. Los sectores de la producción y construcción perdieron 4095 millones de rupias, lo que dejó a 70.000 trabajadores convertidos en parados, la agricultura y los sectores afines perdieron 4591 millones de rupias y se perdieron 12000 puestos de trabajo. El turismo recibió el mayor impacto, de 9191 millones de rupias y 74.500 puestos de trabajo perdidos. Hay alrededor de 10 lakh (1 lakh son 100.000 unidades de cualquier medida en el sistema de medición de la India) de estudiantes que no pudieron asistir a las escuelas, debido al toque de queda prolongado y al encierro. Los servicios básicos de salud, educación y bienestar sufrieron también lo suyo y, en definitiva, la economía ha sufrido un colapso total. La Cámara de Comercio e Industria de Cachemira declaró que el Estado tuvo finalmente una pérdida de 40.000 crore (1 crore son 100 lakh) y de 4.9 lakhde puestos de trabajo. Desde agosto pasado, el gobierno despidió a 1200 trabajadores de la salud. Los bandidos vestidos de azafrán decían que todo era por el desarrollo en Cachemira. Pero la realidad es bastante contraria. Después de la abrogación del estatus especial, el gobierno de Modi despidió a muchos empleados en muchos departamentos para llenar las vacantes con sus títeres. No ha habido desarrollo y solo pérdidas de dinero y personal desde agosto pasado.

Personalidades destacadas y juristas opinaron que la Corte Suprema se ha convertido en un instrumento formal sin resultados tangibles para la población, y que solo sirve a los intereses del gobierno de Modi. Hay continuas violaciones de derechos humanos que ocurren de manera flagrante en Cachemira. La confiscación de propiedades a los residentes de Mizoram ya había ocurrido en el pasado, ahora ocurre en Cachemira como herramienta de las fuerzas armadas con la justificación de frenar la militancia en el valle. Los niños también han sido retenidos y llevados a las comisarías. Por último, el acceso a la comunicación es un derecho fundamental en la actualidad. Este derecho se está negando descaradamente en Cachemira. Se han tomado medidas drásticas de seguridad y se ha eliminado cualquier posibilidad de protesta.

El gobierno fascista de Modi aprobó enmiendas a la ley para permitir la creación de «áreas estratégicas» para que el ejército pueda construir en ellas sin obstáculos y moverse sin limitaciones. El gobierno planeaba alterar la demografía de Cachemira, de mayoría musulmana, atrayendo a ciudadanos de otras religiones, preferentemente brahmánica. El gobierno tiene un plan estratégico para ocupar o nombrar a los cargos políticos y constitucionales importantes a su elección. Los hindúes de Cachemira también se sienten inseguros debido a la ley de domicilio. Debido a la nueva ley, el empleo y los negocios irán a manos de personas que vienen de otras regiones de India y que se convertirán en residentes de Cachemira. El gobierno ha dicho que los residentes permanentes obtendrán el certificado de domicilio basado en sus PRC (Nota: Population Research Centres (PRCs).El Ministerio de Salud y Bienestar Familiar (MoHFW) estableció una red de Centros de Investigación en Población). La orden ha provocado temores en el Registro Nacional de Ciudadanos en Cachemira, pero los funcionarios temían que algunos registros pudieran haberse perdido debido a una serie de razones, entre ellas inundaciones e incendios. Por la ley de nuevo domicilio del 4 de octubre de 2020, se podrán expropiar forzosamente las tierras, los recursos, los empleos y las empresas de Cachemira. Las fuerzas de seguridad han dejado de entregar los cuerpos de los militantes locales asesinados a sus familias para evitar reuniones emotivas, para evitar que se apoye a los jóvenes por unirse a la militancia. Aquí, la gente tiene la tradición de asistir a las cremaciones funerarias sin discriminación de ninguna religión. Esta tradición se sigue en Cachemira desde hace mucho tiempo. En realidad, la gente de Cachemira son verdaderos laicistas.

Las fuerzas armadas están deteniendo a los jóvenes de Cachemira matándolos y declarándolos como terroristas. Todo esto tiene como objetivo crear miedo entre los jóvenes.

El portavoz de la Cámara de Representantes de Estados Unidos expresó una profunda preocupación y envió una carta al Ministerio de Asuntos Exteriores sobre la situación imperante en Jammu y Cachemira. Human Rights Watch, Amnistía Internacional y el comité de la ONU expresaron su profunda preocupación y pidieron a los tribunales indios y a las instituciones de derechos humanos que intervinieran en el asunto de las violaciones de derechos humanos en Cachemira, continuos desde la abrogación del estatus especial.

INDIA: Represión brutal en Cachemira durante el último año (Editorial del último número de People´s March) 2

El notorio fascista Modi y su pandilla no hicieron caso de las palabras de esas instituciones. Solo prestan atención a los dictados de sus jefes Trump, Ambani y Adani (Nota: estos dos últimos, multimillonarios hindús con gran influencia en el gobierno y en el entramado corporativo capitalista de la India). Los oficiales de la policía y el ejército en Cachemira actúan como líderes políticos y hacen declaraciones despectivas para difamar al movimiento, acusando a Cachemira de fomentar el terrorismo, como Pakistán.

Antes de la abrogación del estatus especial en Cachemira, los líderes políticos de todos los partidos se separaron de las clases dominantes indias. En Cachemira, ahora la situación se encuentra en un estado de vacío político. Los líderes políticos quedaron políticamente desactivados. Se encuentran en un estado de dilema limbo, en una posición de no saber «qué se debe hacer». Es la ocasión para que todos los grupos de base se unan a la lucha popular y, si lo hacen, obtendrán algo de respeto.

Antes de la abrogación del estatus especial, la Conferencia Nacional, el PDP (People Democrat Party), etc., los partidos se convirtieron en la élite gobernante y explotaron los recursos de Cachemira al unísono con las clases dominantes indias. Ahora BJP (Nota: El Bharatiya Janata Party (BJP), que traducido significa Partido Popular Indio, fue fundado en 1980 y es uno de los dos mayores partidos políticos de la India, junto con el Congreso Nacional Indio) , las bandas azafrán del RSS (Nota: Rashtriya Swayamsevak Sangh, grupo paramilitar nacionalista hinduista, los matones del gobierno fascista de Modi), reemplazarán a la élite gobernante local y se convertirán en el nuevo establecimiento gobernante. En engaño del fascista Modi sobre el desarrollo e implementación de empresas es un mito, como en el resto de la India. Sin embargo, el saqueo de los recursos y la supresión de personas es una realidad.

Para llevar adelante su plan, Manoj Sinha, líder de RSS y un títere en manos de Modi, ha sido nombrado nuevo vicegobernador de Cachemira. En realidad, tanto Modi, como Amit Shaw, Rajnath singh, Ajit Doval, Mohan Bhagavath, Ram Madhav, Vijay Kumar, Dilbagh Singh (DGP, Cachemira), Bipin Rawat, son funcionarios de inteligencia y altos mandos militares, y estos funcionarios son los verdaderos culpables, terroristas y traidores. Estos son los verdaderos enemigos de todos los pueblos de la India.

El problema de Cachemira es la cuestión de la nacionalidad. Las bandas fascistas paramilitares, el frenesí fascista de los grupos de justicieros azafrán, tienes como fin, al servicio de la burguesía compradora y el imperialismo, propagar la ideología de la “nación india, cultura india, una nación, un mercado”, etc. Con esta propaganda interesada, se pretende destruir la cultura y someter definitivamente a los pueblos indígenas, los dalit, las mujeres, los musulmanes y la clase trabajadora. Se trata de una campaña criminal que busca aniquilar a todo lo que se les opone en su planes de construir una Nueva India, digital, supuestamente autosuficiente, moderna, etc.

Las nacionalidades surgieron durante las revoluciones burguesas como un proceso histórico, especialmente en Europa. Se desarrollaron fuertes sentimientos nacionales entre la gente debido al interés económico durante el desarrollo del capitalismo. Personas con lenguaje común, cultura, economía, geografía, estilo de vida y otras cosas similares, se consideraron a sí mismas como una nacionalidad. Se ha demostrado que cualquier argumento en contra de lo anterior solo puede tener como fin defender unos concretos intereses creados.

La propaganda de una sola nación, una sola cultura, es un falsedad, intentar engañar a la gente e insultar sus sentimientos. En realidad, las corporaciones multinacionales necesitan un mercado más grande para satisfacer sus ansias continuas de aumentar el beneficio. En resumen, estos traidores pregonan los sentimientos nacionales en beneficio de las corporaciones de la India y extranjeras.

En Rusia, con la revolución de 1917, las nacionalidades se independizaron de las clases dominantes derrocando al viejo y podrido sistema, que pasó a ser dirigido por el proletariado. Ahora, también en el contexto indio, el pueblo de Cachemira debería unirse al proletariado indio, a sus clases oprimidas y las fuerzas revolucionarias, para erradicar el viejo sistema podrido semifeudal y semicolonial y poder construir una libertad real. Demócratas, intelectuales, escritores, artistas, activistas de derechos civiles, estudiantes, deben apoyar la lucha de la nacionalidad de Cachemira y unirse al movimiento para salvar la democracia en la India.

También te podría gustar...